Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 JUEVES 21 7 2005 ABC Internacional El Parlamento británico investigará posibles fallos de sus servicios de Inteligencia y de Seguridad Blair desea convocar una Conferencia Internacional sobre el terrorismo islámico b El gobierno británico proyecta crear de forma inmediata una base de datos de extremistas para impedir su entrada en el país o proceder a su expulsión EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. El Comité de Inteligencia y Seguridad del Parlamento británico investigará los posibles fallos de los servicios de Inteligencia y Seguridad del Reino Unido, que no sólo no detectaron la preparación de los atentados del 7 de julio, sino que además aconsejaron rebajar el nivel de alerta ante la creencia de que no existía una inmediata amenaza terrorista. Aunque la posibilidad de esa investigación ya se había anunciado pocos días después del 7- J, la confirmación de que se llevará a cabo supone el primer cuestionamiento institucional para la sólida posición en la que había quedado el primer ministro, Tony Blair, tras las explosiones de Londres. Especialista en los grandes gestos, que normalmente la oposición ve como maniobras de distracción, Blair salió ayer al paso de las sombras de fiasco de los servicios de Inteligencia interiores, el MI 5, con el anuncio de la posible convocatoria de una Conferencia Internacional sobre terrorismo islámico, en la que participen tanto los países que hasta ahora han albergado redes de Al Qaida como los que han resultado víctimas de sus atentados. La convocatoria tendría como finalidad intentar una acción concertada en todo el mundo para extirpar desde la raíz las enseñanzas extremistas afirmó Blair durante la última sesión de control del Parlamento antes de las vacaciones. Aunque los terroristas usarán todo tipo de argumentos para justificar lo que hacen, las raíces de este fenómeno son profundas y con frecuencia no se encuentran en un único país, por eso es necesaria también una acción internacional indicó. Pakistán podría haber detenido al cerebro del 7- J E. J. B. LONDRES. En la redada realizada los dos últimos días en escuelas religiosas y mezquitas de Pakistán, que ha llevado a la detención de unas 350 personas, las autoridades paquistaníes podrían haber apresado a quien se apunta como cerebro del 7- J, Haroon Rashid Aswad, de origen británico y calificado como una significativa figura de Al Qaida. Medios británicos aseguran que fuentes del espionaje paquistaní han confirmado su detención, pero el Gobierno de Islamabad indica que nadie con ese nombre está en poder policial, aunque no se descarta que Aswad utilizara otra identidad. Informaciones periodísticas indican que el número telefónico de Aswad estaba en los móviles de los cuatro terroristas de Londres. Las redadas, que han provocado ya varios enfrentemientos entre la Policía y grupos integristas, se dirigen contra quienes publican material que incita al odio, hacen discursos provocadores o dan refugio a extremistas. Se enviarán unidades de Inteligencia a zonas de Inglaterra de fuerte presencia musulmana para infiltrarse Para el alcalde de Londres, el problema deriva de que en los años 80 EE. UU. reclutó a Osama bin Laden aceptable que mediante sermones, páginas de internet o artículos se glorifique o se disculpen actos terroristas, lo que puede llevar a otros a verse animados a cometerlos Por otra parte, en el debate sobre si los atentados de Londres tienen relación con la guerra de Irak terció ayer el alcalde de Londres, Ken Livingstone, que siempre se opuso a la invasión. Ken el Rojo como es conocido por su izquierdismo dentro del Partido Laborista, indicó que el problema actual deriva de que en los años ochenta los norteamericanos reclutaron y entrenaron a Osama Bin Laden, le enseñaron a matar y hacer bombas y le pusieron a matar rusos para echarlos de Afganistán Muchos jóvenes han visto una doble medida; han visto lo que ocurre en Guantánamo, y piensan que no es una justa política exterior declaró. Tony Blair, durante la comparecencia de ayer ante la Cámara de los Comunes les y de espionaje, como haber estimado que uno de los terroristas del 7- J, Mohammed Sidique Khan, no suponía ninguna amenaza a pesar de que su nombre salió a relucir durante una investigación acerca de la presunta preparación de un atentado con un camión cargado de explosivos el año pasado, o haber dejado entrar en el país a un sospechoso que estaba en la lista de personas peligrosas, que accedió al Reino Unido un par de semanas antes del 7- J y se marchó horas antes de los atentados (la Policía aún no ha determinado si tiene o no relación con el ataque) Para subsanar esa baja guardia, las autoridades británicas enviarán unidades de los servicios de Inteligencia a zonas de Inglaterra con fuerte presencia musulmana, con el fin de lograr una mayor infiltración entre la población de esas áreas, para recabar infor- AP mación y al mismo tiempo protegerlas de ataques de islamofobia. Se trata de las llamadas unidades de contacto musulmán que ya operan en Londres y que según el ministro del Interior, Charles Clarke, han logrado prevenir intentos de reclutamiento de extremistas. Sobre el informe del MI 5 Blair fue preguntado por el líder conservador, Michael Howard, sobre el informe del MI 5 dado a conocer por The New York Times, en el que se indicaba que ningún grupo tramaba o tenía capacidad para atentar en el Reino Unido. El premier respondió simplemente que los servicios secretos hacen todo lo que pueden para proteger el país. La lista que ha comenzado a elaborar el Comité de Inteligencia y Seguridad del Parlamento incluye varios posibles fallos de las autoridades policia- Nuevos delitos de terrorismo Clarke presentó ayer en el Parlamento la próxima creación de una base de datos de extremistas de todo el mundo para impedir su entrada en el país y también lograr su expulsión del Reino Unido si son extranjeros. En ella se incluirán quienes incurran en los tres nuevos delitos que van a tipificarse: colaborar en la preparación de actos terroristas, incitar indirectamente al terrorismo y dar o recibir entrenamiento terrorista. Según Clarke, se considerará in-