Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 21 7 2005 Opinión 5 MEDITACIONES ALGO SE QUEMA ESDE el que te pego leches de Ruiz- Mateos no se recordaba cosa igual. El diputado del PP Rafael Hernando se iba derechito a por Rubalcaba, que le había increpado dándose golpecitos en la cara. Estáis fingiendo le dijo, incauto, al hombre que acababa de enterrar a unos amigos en Guadalajara. Hervían los pasillos del Congreso, con alusiones al Prestige a las cacerías de Cascos, a la ópera que escuchaba Zapatero mientras ardía el monte, a la celebración ventera de Barreda. Al manchego Marín se le iba la bronca de las manos. El verano ha calentado los ánimos, incendiado el bosque y quemado los ánimos ya calientes de la escena política. Sosiego, señorías, y un chapuzón vacacional para enfriarse. MARCO AURELIO D LEER Y PENSAR NO HAY VIDA SIN I+ D EDITAR LA VIDA DE MICHAEL KORDA Traducción de Fernando González Téllez Debate Barcelona, 2005 376 páginas 21 euros L Un samaritano esquizoide y honorable Hubo un tiempo en el que las editoriales dejaron de ser un nicho de prestigio intelectual y de clase, y pasaron a ser, para bien y para mal, así como, en ocasiones, para nada, un mecanismo empresarial de la cultura de masas. Y esa es la historia que cuenta con singular talento el director de Simon Schuster, Michael Korda, un editor que vivió esa peripecia y aprendió con ella a nadar y guardar la ropa sin desatender una elegante soltura para caer siempre de pie, como los gatos. Sobrino de Alexander Korda, Zoltan Korda y Merle Oberon, es probable que mamara en los años más góticos de la cinematografía el arte de conseguir libros de gente tan patibularia como Jacqueline Susann o Harold Robbins, y de tratar casi con mano de santo a narradores como Truman Capote, Graham Greene y Tennesee Williams al borde de la extenuación moral, el letargo narrativo y el colapso psicofísico. Parece un libro para editores, pero es, en realidad, un manual para aficionados a la literatura que necesiten aprender lo que vale un peine y con quiénes se están jugando los cuartos. Todo un espectáculo. EDUARDO CHAMORRO OS datos acaban de publicarse: son malos para España. Sin Investigación y Desarrollo no existe progreso para una sociedad como la española, ni avance, ni bienestar, sino mero sometimiento. En Lisboa, mayo 2000, la Unión Europea tomó acuerdos solemnes: los Quince hicieron programas para 2010 que admirarían al mundo, tal sería el desarrollo tecnológico europeo. José María Aznar, que cumplió muchos de sus compromisos en la primera legislatura, incumplió éste, no sólo por su culpa. También Tony Blair, excelente en sus discursos, más discutible en sus realizaciones, emprende ahora su enésima cruzada verbal a favor de la inversión en I+ D, mientras da un tajo de 429 millones de euros a los programas de investigación de la Comisión Europea (gracias a la absurda presidencia semestral, con la que quería acabar el tratado constitucional) Es notable la dispersión de algunos jefes de gobierno, emDARÍO peñados en atender cincuenta frentes VALCÁRCEL a la vez. Los frentes esenciales son cinco o seis. Los demás deben ser soslayados. El avance español en I+ D es uno de los indispensables. Como la defensa, la construcción europea, el cumplimiento presupuestario, la cuestión territorial, la lengua española, el Museo del Prado... De esos frentes se ocupa el Rey. Su poder es simbólico pero efectivo. Deberían ocuparse, con el Rey, los jefes de gobierno. Algunos hacen buenos propósitos, que luego olvidan. Pero los países no sólo son sus gobiernos. Son también sus empresas, sus cuerpos intermedios, sus redes sociales... Hay compañías de dimensión media- grande, Técnicas Reunidas, Abengoa, Indra, que invierten más del 5 por ciento de su volumen de ventas en I+ D. Otros gigantes españoles (Telefónica, EADS) también apuestan fuertemente por la investigación. Lo hacen en defensa de su propio interés: todo en una empresa se hace por el propio interés, un principio que mueve el mundo. Hay naturalmente los asuntos del día (la polémica en la que Piqué y Rajoy, aparentemente enfrentados, han ganado, ambos, no pocos puntos; o en América, la denuncia por un responsable de la Casa Blanca de un miembro de la CIA, la señora Valerie Plame, dignísima agente secreta: si efectivamente es Karl Rove el filtrador, el desprestigio caerá sobre él y su jefe directo, el presidente Bush) Pero esa es la miscelánea del día. Bajo ella corren, en silencio, ríos subterráneos de poderoso caudal. Han tardado años o siglos en formarse. Uno de esos ríos se llama I+ D y de él dependerá que Europa llegue a ser oída en el mundo. Estados Unidos invierte el 2,60 por cien de su PIB en Investigación. El PIB norteamericano supera los 12 billones de dólares. El español es 12 veces menor. En I+ D América invierte por tanto 30 veces más que España. Alemania invierte el 2,52, lo que significa que por cada euro español los alemanes invierten más de 7,5. El ratio es de 1 a 5 respecto a Francia o de 1 a 6 respecto a Gran Bretaña. Suecia, con un PIB del tercio del español y mueve millones de habitantes, invierte 1,7 euros frente a 1,05 de España. Dos propuestas: los gobiernos centrales o autonómicos, pero también la Comisión Europea, deben incentivar a las empresas españolas de la dimensión de Técnicas Reunidas o de Indra. Pero deben también apoyar a los pequeños. Ejemplo: el Real Instituto Elcano (tres años a tientas, en busca de su hueco, sin dar con él) puede promover estudios pero no puede emprenderlos solo: carecería de credibilidad. Podría abordarlos con entidades privadas, Incipe, Cidob, Fride, que han peleado durante años, con enorme tesón, en esa área. Puede coordinar, por ejemplo, dos grandes estudios sobre mercados norteafricanos y suramericanos, de aquí a 2010. Son de gran peso los condicionamientos políticos, culturales, sociales, no sólo económicos, de los que depende el desarrollo o decadencia de esos mercados, decisivos para España. En todo caso, evitemos la repetición de Lisboa: cuando un estado asegura (e incumple) algo durante ocho ejercicios anuales, es difícil creerle cuando se compromete a abordarlo el año noveno.