Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 21 7 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil GUERRA EN LOS CIELOS E ZAPATERO LLEGA TARDE A LA TRAGEDIA C ASI a trancas y barrancas y tres días y medio después de que se conociese el espeluznante alcance de la tragedia del Alto Tajo, el presidente del Gobierno ofreció ayer sus primeras impresiones sobre este asunto. Hasta entonces, ni una declaración pública, ni un comunicado oficial de apoyo y agradecimiento a la labor que desempeña el colectivo antiincendios en estas sus horas tristes, ni una presencia en alguno de los lugares que componen la vasta geografía de esta catástrofe (monte, tanatorio o ayuntamientos) nada. Si acaso, y gracias a la pericia periodística, apenas había llegado de Rodríguez Zapatero una simplona explicación- -bien es cierto que privada- -que resume lo ocurrido en: Viene una racha de viento y en un segundo... ¡plaf! Demasiado ha sido el impacto social de la nefasta noticia y demasiado el revuelo, controversia e inquietud que ha seguido a la catástrofe- -sobre todo según se van desentrañando sus circunstancias- -como para que el presidente del Gobierno eluda la cuestión durante más de 72 horas y sólo acceda a entrar en ella en vísperas de un viaje a China y, quizá, movido por la transcripción de la ramplonería del ¡plaf! La política, y más cuando se practica desde tan alta magistratura como la que ocupa Zapatero, está inexorablemente ligada a los gestos y muchas veces a los reflejos. Y más aún cuando ha de ejercitarse en un escenario donde se mezclan el dolor por la pérdida de vidas humanas, la intensa preocupación por la catástrofe ecológica desatada en un parque natural, la indignación de la población local por la deficiente respuesta de la Administración y la incertidumbre por los muchos puntos oscuros que se esconden en la gestión de la crisis por parte de las autoridades. Agítese este complicado cóctel y se obtendrá el bebedizo perfecto donde un político ha de dar la talla siempre, porque es en ese acre lugar donde mejor se mide la altura de los gobernantes. No es la primera vez que asistimos a la desconcertante política gestual del presidente socialista. En primer lugar, comparativamente hablando, pues no se entiende que no aparezca por Guadalajara en tres días y medio (ayer prometió hacerlo muy pronto y sí lo hiciera en el Paseo de la Castellana a la mañana siguiente del incendio del edificio Windsor, sobre todo cuando en el Alto Tajo han muerto once personas y ardido decenas de miles de hectáreas de sobresaliente riqueza ecológica mientras que en el siniestro del rascacielos madrileño no había ni un herido. Esto no tiene explicación. Porque esta actitud huidiza, o al menos esquiva con la cruda realidad, contrasta con la que ha tenido la vicepresidenta del Ejecutivo, que dio la cara el domingo por la noche en uno de los epicentros del dolor a sabiendas de que se la partirían Oportunidad y valentía son dos cualidades de primer orden en un político. Pero más allá de las comparaciones con otras personas u otras circunstancias, lo más preocupante es esa inhibición, ese no darse por enterado o tardar demasiado en hacerlo que Rodríguez Zapatero interioriza ante acontecimientos de gran calado y que contravienen la declaración de intenciones que hizo nada más llegar a La Moncloa: Voy a estar cerca de la sociedad Pero parece que sólo es así cuando a él le conviene. Varios ejemplos: la ausencia de una declaración pública audiovisual tras la muerte de Juan Pablo II, un acontecimiento planetario de alcance e importancia incalculables, en un país de abrumadora mayoría de católicos; o la renuncia a condenar un atentado de ETA, rompiendo una tradición de todos los presidentes del Gobierno, días después de que él mismo sacara a la palestra el debate sobre la negociación con la banda terrorista. Tarde llegó, pues, la reacción oficial del presidente del Gobierno a la catástrofe humana y ecológica del Alto Tajo. Bienvenidos, sin embargo, el pésame transmitido personalmente a las familias y las medidas urgentes (jurídicas y de coordinación) que ayer anunció poco antes de partir hacia China y que aprobará el Consejo de Ministros de mañana, pues mejorar la respuesta de las administraciones en la lucha contra el fuego, plaga estival que inexorablemente asuela España todos los años, es siempre una prioridad del Gobierno. Aunque estas medidas dejan un poco en evidencia las lagunas que contenía el súper plan antiincendios, que implicaba a una decena de ministerios, aprobado por el Ejecutivo socialista hace sólo un mes. L creciente número de compañías aéreas de bajo coste ha provocado, además de una clara rebaja en los precios pagados por los viajeros, una estimable caída en las cuentas de todas las tradicionales y una profunda revolución en el sector aéreo. Iberia llevaba tiempo estudiando competir con aquellas en su terreno y con sus propias armas: ofrecer viajes baratos con aviones que operan en aeropuertos de segunda y con menos costes laborales. Empezará con una compañía con base en Barcelona para defender su mercado desde Cataluña, una de las zonas con más vuelos baratos. Una estrategia de supervivencia que serviría también como aviso a las presiones sindicales internas en Iberia. Un episodio más en una recrudecida guerra en los cielos en la que más vale poner las barbas a remojo, una vez peladas las del vecino. Fernando Conte, presidente de Iberia AFP AHORA, PRISIONES H BARREDA, ENTRE EL AGUA Y EL FUEGO ACE bien el Gobierno en parar los pies al lendakari, Juan José Ibarretxe, que ha comenzado una ofensiva para hacerse con las competencias penitenciarias en el País Vasco, enmascarada en una batería de reclamaciones que, según el PNV, completarían el cumplimiento del Estatuto de Guernica Milagrosamente y después de haberlo denostado tanto, este texto vuelve a ser útil para los nacionalistas cada vez que tienen algo que pedir. No es casualidad que, conociendo el tradicional tactismo peneuvista, la petición se haga en un contexto en el que tanto se habla de una hipotética negociación con ETA, en la que el acercamiento de presos siempre ha supuesto una piedra angular. Esta vez, el Ejecutivo central no cede y acierta en la firmeza y en el no. L OS datos que se van conociendo sobre la secuencia de actuaciones de las autoridades socialistas de Castilla- La Mancha en el incendio del Alto Tajo son cada vez más inquietantes. ABC revela hoy que, quizás abrumado por las dimensiones de la tragedia, el Gobierno castellano- manchego ocultó durante al menos dos horas la muerte de los trabajadores forestales. Desde las ocho de la tarde se tenía constancia de que se habían encontrado los cuerpos calcinados de los miembros del retén, mientras que hasta las diez y media de la noche no se anuncia oficialmente su óbito. Un perfecto galimatías pareció, pues, presidir la toma de decisiones, alguna de ellas tan esencial como la de declarar el estado de alerta 2 incendio incontrolado, que lleva aparejada la intervención de la Administración central en la emergencia. Y también en esto hay discrepancias y desfase temporal entre la realidad y lo que se dijo. Como máximo dirigente de la Junta castellano- manchega, José María Barreda debe dar explicaciones, muy detalladas, de cómo se gestionó la crisis, de qué sabía y qué no sabía en cada momento y de quién fue el responsable de las decisiones que se fueron tomando. La queja de la población local sobre la falta de medios y el desamparo al que se vio sometida parecen cada vez más fundadas si tenemos en cuenta el desconcertante comportamiento de las autoridades autonómicas. Sólo si Barreda despeja todas, y son muchas, las incógnitas que se acumulan podrá recuperar el crédito político que va perdiendo a chorros según se va conociendo la verdad de lo ocurrido en el puente de mando que dirigía la emergencia en el Alto Tajo. Y se le acumulan las malas noticias al presidente de la Junta de Castilla- La Mancha. Ayer mismo, Zapatero se comprometía ante el presidente murciano, Ramón Luis Valcárcel, a mantener las cesiones de agua del Tajo al Segura, penúltima batalla que Barreda libra desde hace meses sin éxito, y que ayer perdió casi definitivamente. Entre el agua y el fuego es mucho lo que se juega estos días el presidente de la Junta manchega, cercado por los problemas y enfrentado a una complicada situación al haber asumido, voluntariamente o no, el papel de cortafuegos del Gobierno. DEPENDE DEL JUEZ L A precipitación con la que en España se aprobó el matrimonio entre homosexuales y el hecho de que la casi totalidad de los países del mundo no lo permitan está sembrando de dudas a los juzgados españoles, algunos de los cuales han elevado consultas para saber si pueden casar cuando uno de los miembros de la pareja es español y otro extranjero y en su país de origen no se permite este tipo de unión. Como no existe criterio definido, unos jueces casan y otros no, con lo que la conquista de la supuesta igualdad tan cacareada por el Gobierno dependerá del juez y del lugar de donde sean los contrayentes. Por tanto, la falta de consenso no sólo es social, sino que alcanza también a los juzgados.