Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 Economía MIÉRCOLES 20 7 2005 ABC Investigan al director de compras de Volkswagen, Francisco García, por supuesto engaño ABC FRÁNCFORT. La justicia alemana ha abierto investigaciones al director de compras del fabricante automovilístico alemán Volkswagen, Francisco García Sanz, por supuesta calumnia y engaño a proveedores. Según la prensa alemana, algunas empresas acusan a García Sanz, nacido en Madrid en 1957, y a otros tres empleados de Volkswagen de haber proporcionado informaciones falsas sobre la situación financiera de la compañía germana y de haber dejado de conceder pedidos. Un portavoz de Volkswagen manifestó a Efe que se trata de un nuevo escándalo que no está relacionado con las investigaciones que la propia compañía y la Fiscalía llevan a cabo contra algunos antiguos directivos de la empresa por presunta implicación en sobornos a compañías abastecedoras de componentes. La Fiscalía alemana aseguró ayer que nos encontramos al comienzo de las investigaciones, que aún durarán mucho tiempo El juez anula la indemnización de 1.122 millones al ex dueño del Banco de Valladolid Admite el recurso del Fondo de Garantía de Depósitos y da el caso por cerrado b El magistrado Joaquín Ebile cali- Una errata billonaria La primera resolución del juez Ebile en este asunto supuso una auténtica conmoción en el mundo financiero. Si la cuantía de la indemnización que el magistrado quería expresar ya era por sí misma sumamente elevada, ésta se disparó por cualpa de una errata. A la hora de mecanografiar la resolución, el responsable de este trabajo señaló que la cantidad que el Fondo debía pagar al ex propietario del Banco de Valladolid era de 1.121.877.955,54 millones de euros. Es decir: 1.121 billones de euros. La inmediata aclaración, sin embargo, tampoco tranquilizó demasiado a los responsables del FGD. Tras un interminable proceso judicial, el asunto terminó en la mesa del juez Ebile, titular del juzgado de primera instancia número cuatro de Madrid, que en enero pasado impuso al FGD la mencionada indemnización. Ahora, el juez ha decidido, sin embargo, dar por concluido el procedimiento de la ejecución y archiva estas actuaciones, tal y como reclamó el Fon- fica de largo, complejo y cansino el contencioso que Domingo López Alonso y el FGD han mantenido desde 1981 ABC MADRID. El juez Joaquín Ebile, que se hiciera famoso en enero pasado al imponer al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) el pago de una indemnización de 1.122 millones de euros para el antiguo propietario del desaparecido Banco de Valladolid, ha declarado nulas todas las actuaciones realizadas hasta ahora en este caso, dándolo por cerrado. El Fondo evita de esta forma el desembolso de una cantidad que habría dejado sus reservas a cero. El caso tiene sus orígenes en 1978, cuando el FGD intervino el Banco de Valladolid, debido a la crisis patrimonial por la que atravesaba. El propietario de la entidad- -que posteriormente sería vendida a Barclays- el empresario Domingo López Alonso, emprendió un pleito contra el Fondo, por los perjuicios causados por la intervención. do en varios recursos. Sobre esta decisión cabe recurso de apelación. El juez, que había suspendido en febrero pasado el pago de la indemnización hasta resolver los recursos del Fondo, califica de largo, complejo y cansino el contencioso mantenido desde el año 1981 por Domingo López Alonso y el FGD. Advierte, además, al ex propietario del Banco de Valladolid que el cálculo de intereses que originó esa millonaria cuantía requeriría, en todo caso, una liquidación judicial que fije el importe exacto La reclamación de López Alonso no puede hacerse directamente por la vía ejecutiva por lo que están viciados tanto el auto que despacha la ejecución como la misma ejecución despachada Además, el juez dice que no se está en el supuesto de una subsanación por defecto o deficiencia de título ejecutivo, sino de carencia total de éste De esta manera, el juez no sólo rechaza el cálculo de los intereses propuesto por López Alonso, sino que también niega la posibilidad de que se cifren de nuevo, porque la sentencia que condenaba al Fondo no es dineraria y, por tanto, no da derecho a cobrar cuantía alguna.