Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional iNCENDIO TRÁGICO EN GUADALAJARA MIÉRCOLES 20 7 2005 ABC JESÚS ABAD Único superviviente del siniestro El fuego nos vio y dijo: Vosotros sois míos Miembro del retén de Cogolludo y funcionario del ayuntamiento soriano de Arcos del Jalón, salvó la vida del huracán de fuego escondiéndose debajo de uno de los camiones autobomba en los que habían intentado huir TEXTO: ABC MADRID. El día más trágico de la vida de Jesús Abad quedará grabado para siempre en su memoria con olor a ceniza. Él es el único superviviente del retén de Cogolludo que el pasado sábado se enfrentó a las llamas en el entorno de la Riba de Saelices (Guadalajara) en un incendio que se cobró la vida de once compañeros. Ayer, envuelto aún en vendas en el Hospital Universitario de Guadalajara, explicó en una entrevista a Televisión Española cómo el fuego se volcó sobre ellos mientras descendían por una pista forestal: Creo que nos vio y dijo: Vosotros sois míos Jesús, de 45 años, asegura que el fuego estaba muy lejos pero cambió de repente su trayectoria para echarse encima de los miembros del retén. De buenas a primeras había un humo negro ya de llama comenta, al darnos cuenta de que el viento había cambiado de trayectoria intentamos salir de allí, pero ya no nos dio tiempo, el fuego nos enganchó Según cuenta, cuando las llamas comenzaron a acosarles logró arrancar uno de los camiones autobomba que llevaba el equipo, pero se despeñó por un barranco. Jesús salió por la ventanilla del copiloto y, cuando giró la cabeza, vi a los chicos del 4 x 4 muy mal, creo que se estaban muriendo Entonces corrió a refugiarse bajo un segundo camión, que estaba chorreando agua, y desde allí comenzó a llamar a los servicios de emergencias del 112. El huracán de fuego fue muy grande explica. en esos momentos no puedes hacer nada. Por muchos equipos y mucha motobomba que tengas, solo puedes ver cómo arde todo Jesús asegura, con la voz entrecortada, que creyó morir en el incendio: Dentro de mi camión vi que moría y Jesús Abad, tendido en su cama del Hospital Universitario de Guadalajara abajo cuando salté rodeado de fuego, también vi que moría: te falta todo, te falta oxígeno, te ves ardiendo, te ves... muerto Por ello, no sabe cómo fue capaz de salvar la vida en tales circunstancias. No sé que me ha salvado, no lo puedo decir. Serían las ganas de vivir, porque el valor lo tenemos todos. Cuando vas a un sitio de esos vas con el valor que llevas y sabes a lo que te arriesgas Jesús no sabe explicar si estuvo minutos u horas escondido en aquel lugar, pero no porque perdiera la consciencia, sino porque vivió momentos muy tensos en los que no tuvo una clara noción del tiempo. En cualquier caso, su esposa Carmen aclara que su marido recuerda lo que sucedió en todo momento y, de hecho, permaneció hablando con los responsables del 112 durante gran parte del tiempo que estuvo refugiado junto a la rueda del camión Lo que no se le ha roto a Jesús, funcionario del Ayuntamiento de Arcos del Jalón (Soria) son sus ganas de regresar al monte. Después de varios añosde experiencia luchando contra el fuego, desde su cama del hospital, pese a estar completamente inmovilizado, no podía ocultar su impaciencia por regresar al trabajo. En cuanto pueda estaré de nuevo con mis compañeros de Guadalajara o con los de Castilla y León, de donde soy afirmó. Mientras, a la puerta de su habitación, donde un cartel indica que no se admiten visitas, su esposa y su hija Verónica relatan cómo el instinto de supervivencia de Jesús le permitió que volviera a nacer Por el hospital han TVE pasado estos días diferentes representantes políticos para interesarse por su estado de salud, algo que a la familia no nos consuela ni nos da apoyo aseguró Carmen. Solo esperan que Jesús se recupere pronto de esta pesadilla. El superviviente de Cogolludo tuvo un último mensaje para los excursionistas que encendieron la barbacoa que inició el trágico incendio. Les pido que miren lo que han hecho, que tengan la cabeza ahora para pensar en lo que han hecho insistió. Volver al trabajo Ahora, recalca su mujer, lo importante es que está bien y su ánimo es alto gracias al constante apoyo de familiares y amigos En principio, salvo complicaciones, no se prevé que su hospitalización se prolongue muchos días más, pese a tener quemaduras de primer grado- las de menor gravedad- en antebrazos y cara y cuatro costillas rotas por el vuelco de su camión. A los que encendieron la barbacoa les pido ahora que piensen en lo que han hecho, que tengan cabeza Dentro de mi camión vi que me moría. Te falta oxígeno, te falta todo; te ves ardiendo, te ves... muerto