Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 19 7 2005 Deportes 89 TOUR DE FRANCIA SEGUNDA JORNADA DE DESCANSO Lance Armstrong es normal en el cara a cara. Tira de las maletas, gasta bromas, saluda en euskera, besa a Sheryl Crow y se hace fotos con asturianos de Laviana. Ha grabado en su bici los seis símbolos de su vida: el Tour, Texas, el cáncer, la radioterapia, la quimioterapia y París Unas horas con su eminencia TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS FOTO: AP Obsesionado por la seguridad, su última adquisición es un policía de élite cuyo padre, un fontanero madrileño, trabajó en la casa de Luis Ocaña en Mont de Marsan PAU. Sheryl Crow corretea juguetona por los jardines del hotel Villa Navarre, en Pau. Su melena rubia se desliza por el aire mientras pedalea en una Trek negra plegable. Viste camiseta blanca y pantalón corto oscuro con ostentosas bandas amarillas en los laterales en honor de la célebre pulsera livestrong (vive fuerte) Un día más en el Tour, junto a su inseparable Lance. La organización no distingue entre nobles y plebeyos. La agencia de viajes de ASO establece un sistema rotario para designar hoteles a los equipos. El Discovery Channel representa para el Tour, a efectos logísticos, lo mismo que el AG 2 R. Y la brigada de Armstrong ha apilado una sinfonía de alojamientos estrechos e incómodos durante la última semana. Sheryl viaja a diario en la caravana. No se queja, acostumbrada ella a las suites royales y los caprichos de las estrellas del rock. El Tour castiga, pero siempre te alivia con algo. La fortuna ha regalado tres días mágicos al Discovery en esta posada fabulosa. Y en la distancia corta, Armstrong parece normal. ¿Estáis aquí? saluda extrañado Johan Bruyneel, el director del conjunto, cuando se le reclama para una entrevista. No, no. Tengo rueda de prensa. A las cuatro en punto dice mientras se esfuma con el móvil cosido a la oreja. Aparece Pedro Celaya, el médico vizcaíno, siempre irónico, jovial, con un libro bajo el brazo, Cumbres de leyenda Y en el carrusel mañanero, se presenta amable la sombra del campeón, el que corre cada día a su vera, el guardaespaldas de Armstrong. ¿How are you, guys? pregunta Erwin Bayarta, antiguo escolta de George Bush en su periplo como gobernador de Texas. Me encanta la paella y la cerveza comenta de charla. Armstrong sonríe relajado junto a su compañero Hincapié antes de entrenarse en la jornada de descanso ra y Noval saludan a una panda de guajes llegados desde Laviana (Asturias) Savoldelli, el ganador del Giro, se para a comer un melocotón en la mesa portátil donde Bruyneel repasa la Prensa. Un auxiliar agarra un cazo y bendice con agua la cabeza de George Hincapié, el rodador que venció en la etapa reina de montaña. Todos ríen, incluso Jogi Muller, el ex ciclista suizo metido ahora a relaciones públicas del Discovery. Es el especialista políglota en alejar periodistas de Armstrong en todos los idiomas posibles. Sorry no desolé mi dispiace Pero esta vez Armstrong se encuentra ahí, a diez metros, al fondo del camión. Tira de una maleta negra que conduce hasta su habitación. A medio camino le planta un beso a Sheryl Crow y saluda en euskera a Valentín Dorronsoro, el antiguo auxiliar del Liberty. ¿Oso ondo? ¿Muy bien? Vuelve después de unos minutos, ya uniformado de ciclista. Hace estiramientos mientras camina, siempre fotogénico. Sus compañeros le están esperando para salir. Noval aprovecha y queda de cine con sus paisanos. Diez asturianos se retratan con Rubiera, Noval y el sheriff Armstrong sube a su bici, la Trek azul y negra que lleva rotulada su vida. Ha serigrafiado seis imágenes en el cuadro, debajo del si- AFP Dani Pedrosa fue a conocerlo Un comando protege al campeón. La última adquisición se llama Philippe Borro, un policía de élite designado por el ministerio del interior francés. Sólo hay 120 como él en el país. Su padre, Lázaro Borro, ha acudido esta mañana al hotel para conocer al líder. Tiene experiencia en esto de alternar con estrellas. Este fontanero madrileño criado en Cebreros (Ávila) -donde nació el ex presidente Adolfo Suárez- -y emigrante a Pau hace 40 años, arregló tuberías en varias ocasiones en la casa de Luis Ocaña, en Mont de Marsan. Todos quieren conocer a Lance Armstrong. Como Dani Pedrosa, el campeón mundial de motociclismo, que se acercó el pasado fin de semana al Tour a estrechar su mano. Salen los ciclistas de las habitaciones y se encaminan al campamento de bicis, autobuses y camiones. Han quedado a las once para entrenarse. Rubie- llín. Una caravana, que representa el Tour; un estado (Texas) un cangrejo (el cáncer) unas aspas de hospital (la radioterapia) una calavera (la quimioterapia) y la Torre Eiffel (París) Seis láminas. Seis Tours. Y una fecha grabada en el mismo tablero, 02- 10- 1996, cuando le detectaron el cáncer. Jogi Muller ha abierto la cancela a los fotógrafos y antes de partir, éstos le reclaman a Armstrong una foto con Hincapié. La pareja levanta el pulgar, se miran, se ríen. Y el líder del Tour echa el cierre a la sesión. Espero que este año me entreguéis el premio naranja suelta antes de montar de nuevo y desaparecer por las calles de Pau. Etapa 16 Mourenx 112 m Mourenx- Pau Marie- Blanque 1.035 m Aubisque 1.709 m HC 180,5 Km Pau 210 m Arthez d Asson 401 m Basso y CSC renuevan tres años con Riis En el segundo día de descanso, Bjarne Riis selló los vínculos para el futuro de su equipo. De entrada, alcanzó un acuerdo por tres años más con la empresa americana de informática Computer Sciences Corporation, que da nombre al CSC. Y después, consiguió el compromiso de Ivan Basso, segundo del Tour y 27 años, por el mismo periodo de tiempo. El italiano dijo haber rechazado una oferta del Discovery Channel. 1 Bidos 226 m Ichère 674 m S Pardiès- Piétat 392 m 3 4 S 0 km 27 50,5 70,5 108,5 140,5 161 180,5 Km Adiós a los Pirineos. Aunque no se llega en alto, la ascensión al Marie Blanque y, sobre todo, al coloso Aubisque promete otra jornada de emociones para aquellos que buscan la gloria de un triunfo con resonancia mundial