Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 Economía MARTES 19 7 2005 ABC La OPEP garantiza que en 2006 habrá suficiente crudo en los mercados ANTONIO SÁNCHEZ. CORRESPONSAL VIENA. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) lanzó ayer a los mercados una nueva llamada a la calma al asegurar que las necesidades de petróleo para el próximo año se verán largamente satisfechas. En su informe de julio, hecho público en Viena, el cártel estima que la demanda llegará en 2006 hasta los 85,2 millones de barriles por día, un 1,85 más que en el presente ejercicio (entre 2005 y 2004 el crecimiento se prevé del 1,98 Respecto a la oferta, el grupo calcula que los países que no pertenecen a la OPEP pondrán en circulación 56,2 millones de barriles diarios, lo que dejaría en manos del cártel la responsabilidad de cubrir los restantes 29 millones de barriles diarios que necesitará la economía mundial. Esta organización asegura estar más que preparada para hacer frente a esa demanda y recuerda que ya en el segundo trimestre de este año su producción era de 30 millones de barriles y que su capacidad de bombeo subirá hasta los 33,4 millones en 2006, lo que asegura no sólo el abastecimiento sino también una amplia capacidad de reserva y maniobra en caso de contingencias que hagan bajar la circulación de crudo. En relación con la demanda para este año, la OPEP rebaja su previsión en 150.000 barriles, hasta los 83,66 millones. La energía nuclear es imprescindible según el Instituto de Estudios Económicos José María Fidalgo se suma a la corriente para abrir un debate sobre el tema petróleo, el cumplimiento del protocolo de Kioto y la dependencia energética cuestionan el rechazo del Gobierno a las centrales nucleares ABC MADRID. El director general del Instituto de Estudios Económicos, Juan Emilio Iranzo, afirmó ayer que la energía nuclear es imprescindible por razones medioambientales y, por ello, opinó que España se planteará construir nuevas centrales para poder cumplir el protocolo de Kioto al no tener ya capacidad de emisión de gases. Se deben construir centrales nucleares y se están construyendo dijo Iranzo, quien recordó los nuevos proyectos de plantas nucleares en Francia, Finlandia, Estados Unidos, China y Marruecos. Añadió que la energía nuclear no depende de los costes variables, como ocurre con el petróleo, sino de los tipos de interés y de su baja utilización. Por ello, abogó porque en el caso de que se construyan estas centrales se pongan en funcionamiento rápidamente para evitar más altos costes b El encarecimiento del Juan Iranzo cleares y apostó por mejorar las actuales plantas y construir otras más pequeñas de seguridad pasiva porque es un potencial, al fin y al cabo El economista recordó también la importancia de las energías renovables, sobre todo la eólica, en España, aunque indicó que ésta no se puede almacenar y no produce energía cuando más se necesita. Además, señaló que este tipo de energía sólo es rentable cuando cuenta con subvenciones, mientras que la energía hidráulica, el gas y la nuclear sí son rentables Sobre la utilización de la energía nu- Construir plantas más pequeñas El director general del Instituto de Estudios Económicos afirmó en Santander que el mundo desarrollado tiene que tener en cuenta las centrales nu- Iberdrola acudirá al concurso de 1.700 MW eólicos en Portugal BELÉN RODRIGO. CORRESPONSAL LISBOA. Iberdrola participará en el concurso internacional convocado ayer en Lisboa por el Gobierno luso para la puesta en marcha de 1.700 MW nuevos de energía eólica. Iberdrola es el segundo mayor inversor extranjero en Porgural y actualmente posee 2.965 MW eólicos repartidos en un centenar de parques de todo el mundo. El grupo español adquirió a Gamesa en abril del año pasado su primer parque eólico en Portugal, el de Catefica, de 18 MW. En septiembre, constituyó la empresa Aeolia y, en noviembre, llegó a un acuerdo con Gamesa para hacerse con otros 250 MW eólicos antes de que finalice 2007. El Ejecutivo portugués espera con este proyecto una inversión de 900 millones de euros que permita crear un polo industrial y la generación de 1.600 puestos de trabajo. Los ayuntamientos recibirán 731 millones como compensación por la supresión del IAE ABC MADRID. El Gobierno y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) firmaron ayer el acuerdo definitivo para aumentar en 120 millones de euros la compensación a las corporaciones locales en 2006 por la supresión del impuesto de Actividades Económicas (IAE) La firma se produjo en el Ministerio de Economía y Hacienda, con la presencia de su titular y vicepresidente económico, Pedro Solbes, y del ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, como representación del Gobierno, mientras que por parte de la FEMP acudieron su presidente, Francisco Vázquez, y las vicepresidentas, Rita Barberá y Rosa Aguilar. Solbes explicó antes de la firma del documento que éste se compone de tres partes que buscan profundizar en la colaboración entre las administraciones. Precisó que la primera de ellas corresponde a esa compensación de 120 millones por la liquidación del IAE. La FEMP entendía que los 611 millones que había calculado el Gobierno como compensación para este año por la práctica desaparición de ese impuesto, cuyo rendimiento era una de sus fuentes de financiación, eran insuficientes, por lo que iniciaron una negociación que concluyó con el acuerdo de que el Estado añadiría 120 millones. Además, la FEMP ha pedido que esa cantidad se cobre ya en 2005 y se consolide de modo que, a partir de 2006, los incrementos se calculen sobre la suma total de 731 millones. El presidente de la FEMP, Francisco Vázquez, mostró ante los medios la gran satisfacción que le producía la firma de este acuerdo ya que, aseguró, supone cerrar un capítulo pendiente y un refuerzo para las economías municipales clear para generar electricidad, el secretario general de CC. OO. José María Fidalgo, dijo en Teruel que será necesario abordar el debate y la reflexión sobre el uso de la energía nuclear dada la situación de dependencia energética de España. Fidalgo precisó que no soy pro nuclear y explicó que la factura energética es un problema para la competitividad de la economía española y sus costes para las empresas superan a los laborales y señaló que la política energética no se ha abordado Reconoció que la energía nuclear es un tema controvertido y que el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha definido contrario a este recurso energético, pero añadió que el debate es ideológico y en su discusión se desconocen bastantes puntos En este país, agregó, tenemos que darnos suficiencia en materia energética ante una dependencia, que no sólo tiene repercusiones en España, sino también en otros países de la Unión Europea y que afecta a la competitividad. En este sentido, añadió que todavía el carbón puede generar riqueza en determinadas condiciones y que la carta energética debería contemplar varios componentes, uno de los cuales es la nuclear, que tiene virtualidades indudables Respecto al sector eléctrico hay que añadir dos cuestiones. Por un lado, las declaraciones del profesor José Ignacio Pérez Arriaga, que es el encargado de elaborar el Libro Blanco que presentará mañana al ministro de Industria, José Montilla. Arriaga declaró ayer que el sector eléctrico español es sólido aunque destacó que sigue existiendo un atasco regulador que hay que resolver para mejorar las condiciones del mercado. Pérez Arriaga, que rehusó adelantar las conclusiones del Libro Blanco, afirmó que la actual normativa, que inició la apertura hacia la liberalización, no ha conseguido que el mercado funcione correctamente La luz podría subir un 20 Por otro lado, el profesor del Instituto Químico de Sarriá, Pere Palacín, afirma en una tesis que el precio de la luz podría subir un 20 en los próximos cinco años debido a la poca competencia que existe actualmente en el sector eléctrico español. El estudio explica que el intervencionismo de los gobiernos es una de las principales causas de la poca competencia existente en este sector, donde los tres principales productores poseen una cuota superior al 80 del mercado en la mayoría de los países europeos. Otra consecuencia es el deterioro de la calidad del servicio debido a la falta de inversiones, a la oposición social ante la construcción de nuevas infraestructuras y al excesivo consumo.