Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 19 7 2005 27 El escándalo de la agente de la CIA también salpica a la oficina del vicepresidente Dick Cheney El ex tesorero del partido de Lula da Silva confirma que existía una caja negra con fondos ilegales Polémica en Londres por un informe que vincula el 7- J con la guerra de Irak El gobierno indica que se ha terminado el tiempo para las excusas frente al terrorismo b El texto, realizado por dos académicos, asegura además que las fuerzas de seguridad estuvieron en los noventa más atentas del IRA que del extremismo islámico EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. El Gobierno británico insistió ayer en rechazar que los atentados de Londres sean consecuencia de la participación del Reino Unido en la guerra de Irak, como asegura un informe de Chatham House, laboratorio de ideas antes conocido como Instituto Real de Asuntos Internacionales, realizado por dos académicos. Éstos aseguran que la invasión de Irak ha puesto en mayores aprietos al Reino Unido y a otros países occidentales. El informe da alas a las pocas voces que hasta ahora se han atrevido a denunciar públicamente que el 7- J constituye una reacción a la guerra de Irak, cuando todavía existe un ambiente político de cerrar filas entorno al Gobierno laborista frente a los ataques suicidas del 7 de julio. Perfumes para las bombas Dos días antes de los atentados, Germaine Lindsay, el terrorista de origen jamaicano, compró docenas de perfumes por valor de unos 1.350 euros, lo que llamó la atención de los dependientes; las sospechas fueron trasladadas a la Policía tras las explosiones. Frascos de Jean Paul Gaultier, Fahrenheit, Emporio Armani y Boss, que constituyen una manifestación del lujo decadente de Occidente, pudieron ser utilizados en la fabricación de las bombas con el fin de darles un efecto napalm con efecto incendario, según indicaba ayer el Daily Mirror. Lindsay tuvo un especial interés en adquirir la colonia Jean Paul Gaultier, presentada en latas, de las que adquirió diez. Las compras las realizó en tres tiendas, en cada una de las cuales gastó unos 450 euros en perfumes. Los elevados gastos de Lindsay también provocaron extrañeza en su banco, que se puso en contacto con la Policía cuando se divulgó el nombre de Lindsay como uno de los terroristas suicidas de los atentados de Londres. Tres terroristas de los atentados de Londres viajaron a Pakistán. Dos de ellos, Khan y Shehzad, fueron captados por las cámaras del aeropuerto de Karachi terroristas han golpeado a todo el mundo, a países aliados de EE. UU. que respaldaban la guerra en Irak, y a países que no tienen nada que ver con ella. Ha golpeado en Kenia, en Tanzania, en Indonesia, en Yemen. Ha golpeado este fin de semana en Turquía, que no apoyó la guerra de Irak declaró. Es responsabilidad del mundo civilizado- -agregó Straw- -resistir a este terrorismo y no proporcionarle ninguna excusa AFP Más pendientes del IRA Otra de las conclusiones del estudio de Chatham House es que durante los años noventa las fuerzas de seguridad estuvieron más pendientes de los movimientos de personas vinculadas al IRA que de centrar su atención en los extremistas islámicos, a los que no se tomaba en serio porque apoyaban el terrorismo fuera del Reino Unido. Por otra parte, las autoridades de inmigración han confirmado que tres de los terroristas suicidas viajaron el año pasado a Pakistán. Mohammed Sidique Kahn y Shehzad Tanweer lo hicieron juntos y permanecieron allí tres meses, mientras que Hasib Hussain lo hizo por separado. Algunas fuentes aseguran que previamente, Germaine Lindsay, el cuarto terrorista, había vi- Seguidismo británico El texto firmado por Frank Gregroy, de la Universidad de Southampton, y Paul Wilkinson, de la de St. Andrews, lleva por título Estar en el asiento del pasajero para atacar el terrorismo es una política de alto riesgo Considera que el seguidismo británico respecto al gobierno de Washington ha supuesto un elevado costo en vidas de soldados británicos en Irak y de civiles en Londres y ha perjudicado la misma lucha antiterrorista. Estas apreciaciones fueron rechazadas por el ministro de Exteriores, Jack Straw. El tiempo para las excusas frente al terrorismo ha terminado. Los sitado Afganistán. Entre las líneas de investigación que se están llevando a cabo, está la de determinar quién financió la operación. Existe constancia de la transferencia de una importante suma de dinero desde Londres a Pakistán, pero aún no se ha determinado si guarda relación con los atentados. El ministro del Interior, Charles Clark, mantuvo ayer encuentros con los grupos de oposición para consensuar las nuevas medidas antiterroristas que debe aprobar el Parlamento. En un principio los partidos de la oposición apoyan las medidas, pero quieren hablar de los detalles con Clarke. El Gobierno prevé aprobar la ley para diciembre. Identificadas todas las víctimas Por otro lado, y según informó el forense Paul Knapman, ya han sido identificadas todos las víctimas de los atentados. El anuncio se produce horas después de que el balance oficial de muertos aumentara ayer hasta 56, según informó la Policía británica, que precisó que este incremento se produce tras la identificación de uno de los cadáveres, no por el fallecimiento de un herido. También se identificó a una segunda víctima de nacionalidad polaca. Las autoridades de inmigración han confirmado que tres de los terroristas suicidas viajaron el año pasado a Pakistán