Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LA NUEVA ESTRATEGIA POPULAR MARTES 19 7 2005 ABC Rajoy se reunió ayer con Rodrigo Rato en la sede del Fondo Monetario Internacional IMF El PP planea echarse más a la calle para contrarrestar la ausencia de elecciones en dos años Incrementará sus contactos con colectivos sociales y ciudadanos para presentar alternativas encargado un informe sobre las competencias asumidas por las comunidades autonómas debido al desistimiento del Gobierno CRISTINA DE LA HOZ MADRID. Los cambios anunciados en el PP por su máximo líder, Mariano Rajoy, para el curso político que inaugurará a la vuelta de las vacaciones de verano, no parece que vayan a pasar por renovación de caras entre los que ocupan responsabilidades en el organigrama popular. Los actuales ocupantes de esos cargos pueden sentirse tranquilos sobre su continuidad, incluso esperanzados, porque esa nueva etapa de la que habla Rajoy sí incluye dar juego a más personas, tanto en el partido como en el grupo parlamentario y entre los líderes territoriales, pero se trata fundamentalmente de una nueva estrategia basada tanto en el ejercicio de la oposición como en la presentación de propuestas en positivo y, también, en acercarse más a la sociedad, a la calle Quizá el último detalle sea el más llamativo de todos y explique, por ejemplo, la presencia de Mariano Rajoy en la manifestación de los regantes murb La dirección popular ha cianos el pasado jueves, cuando él mismo había insistido por activa y por pasiva que sólo acudía a las manifestaciones de las víctimas del terrorismo. No es que hubiese cerrado la puerta a otras convocatorias, pero hasta entonces, siempre había puesto su acento en público en salir a la calle para frenar la nueva estrategia antiterrorista del Gobierno. También la experiencia de la campaña gallega ha servido de mucho. Convencidos de que sólo les faltó unos pocos días para conseguir el puñado de votos que habría confirmado el diputado 38, Rajoy incrementó allí su presencia a pie de calle, estrechando muchas manos y besando a no menos niños, repartiendo publicidad a las bañistas o lanzando el penalti de unos chavales que jugaban al balón. Era la consolidación de una estrategia más populista, más pegada al terreno, en parte lo que el propio Rajoy ha calificado ahora de más eficaz Alternativa a las urnas Pero sólo en parte, no el todo. Y es que hay una circunstancia muy concreta que obliga a los populares a cambiar el Rajoy retoma el hilo directo de Aznar con la administración Bush PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Dentro de la llamativa carrera entablada en la política española por lograr una entrevista con el presidente Bush, Mariano Rajoy se va a adelantar por puntos a José Luis Rodríguez Zapatero. El líder de la oposición será recibido hoy martes en la Casa Blanca durante una hora como parte de una delegación de la Unión Demócrata Internacional (más conocida por sus siglas en inglés IDU) foro donde se integran fuerzas políticas de centro y conservadoras como el Partido Republicano estadounidense y el Partido Popular de España. Mariano Rajoy ha puntualizado que no vengo a suplantar al presidente del Gobierno, que no es mi papel pero que no debería sorprender que haya llegado antes que Zapatero hasta el Despacho Oval. El líder del PP ha indicado que su deseo es que el presidente español tuviera una relación normal con el presidente de Estados Unidos y no la actual política incomprensible del Ejecutivo socialista hacia el gigante americano. Rajoy está desde el lunes en Washington para participar en el comité ejecutivo de la IDU, donde tiene previsto asumir una de las vicepresidencias en sustitución de su antecesor y amigo Aznar. Durante su estancia en la capital de EE. UU. Rajoy ha aprovechado para almorzar con Rodrigo Rato, director gerente del FMI. Durante su alocución ante la plana mayor de la IDU, que debate un documento común sobre terrorismo, Rajoy se ha centrado en los consecutivos ataques del 11- M y el 7- J sufridos por Europa. A su juicio, algunos siguen sin comprender que esas agresiones en Madrid y Londres contra la democracia y la libertad forman parte de una guerra que iniciaron los terroristas un 11 de septiembre