Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional INCENDIO TRÁGICO EN GUADALAJARA INDIGNACIÓN CONTRA LAS AUTORIDADES MARTES 19 7 2005 ABC CENSURADO E ran inevitables las odiosas comparaciones entre la oposición británica tras el 7- J y los socialistas españoles. Pero se ha exagerado demasiado. Porque las virtudes cívicas de los vecinos europeos, aunque sean los británicos, no dan para tanta admiración. Lo que ha ocurrido es que esas virtudes fueron obligadas por circunstancias como el apoyo a la guerra de Irak de los conservadores y muy favorecidas por la ausencia de suculentos intereses electorales inmediatos. Pero, fuera de esas circunstancias, los europeos se nos parecen bastante. Hay un dato revelador muy reciente que alimenta todo este escepticismo. Hace tan sólo dos meses, Jaime Mayor Oreja presentó en el Parlamento europeo un informe sobre prevenEDURNE ción del terrorismo y URIARTE medidas antiterroristas. Y cuesta creerlo tras el 7- J, pero he aquí que el grupo socialista y los liberales, con la honrosa excepción de Rosa Díez, le exigieron la eliminación del adjetivo islamista de todo el texto. Parece un chiste, pero, pocos meses después del 11- M y con cientos de informes policiales sobre las redes del terrorismo islamista, los políticos europeos se negaron a reconocer la naturaleza de la principal amenaza contra Europa. Y luego está ese localismo y estrechez de miras que cuestiona la realidad de la supuesta nación europea. Porque dado el contraste entre la gran movilización de los dirigentes europeos tras el 7- J y la escasa reacción al 11- M, parece que el 11- M les hubiera parecido ajeno, y el 7- J, propio. Pensaron que lo de España no iba con ellos, casi lo mismo que les ocurrió durante décadas con ETA. Nunca se sintieron afectados ni partícipes. Pero ahora Londres sí les parece el centro de Europa. Y les inspiran medidas antiterroristas que la propia oposición británica se negó a aprobar hace tan sólo pocos meses. Algunos han censurado al Gobierno español por no haber tomado suficientes medidas antiterroristas tras el 11- M. Pero es que han sido las mismas que las del resto de Europa. Y ya veremos la efectividad de las nuevas intenciones tras el 7- J. Si los políticos europeos aún no están seguros de que esto sea terrorismo islamista, es difícil que puedan combatir algo que ni siquiera son capaces de identificar. De momento, Alemania negaba ayer mismo la extradición a España de un líder de Al Qaida. Y la libertad de movimientos de líderes islamistas es al menos tan escandalosa en otros países como en España. Y nos queda también un lugar para la disposición a la cesión, quizá un lugar de honor. Hay precedentes inquietantes. Aún me sorprende la ausencia de polémica tras determinadas liberaciones de rehenes europeos secuestrados por terroristas en Irak. Hay gobiernos que han pagado a los terroristas. Todo el mundo lo sabe, pero, nadie, absolutamente nadie, ha dicho nada. Y no se trata de un dilema moral. Es más bien otra censura, una autocensura colectiva, consciente y vergonzante, sobre nuestras debilidades y contradicciones. El fuego ha quemado ya 12.000 hectáreas, el equivalente a 17.000 campos de fútbol Crece la irritación contra las administraciones del PSOE mientras el incendio no cede b Los habitantes de Ciruelos denuncian que no se intervino a tiempo, que el dispositivo se activó tarde y que el desastre pudo haberse evitado ROBERTO PÉREZ MARANCHÓN CIRUELOS. A mediodía de ayer cundía el optimismo ante la posibilidad de controlar el avance del fuego, pero por la tarde cundía de nuevo el desánimo. El despliegue de medios terrestres y aéreos no logró frenar el frente que seguía arrasando arbolado. Poco después de las seis de la tarde, el presidente de Castilla- La Mancha, José María Barreda, informó que a esa hora el fuego ya había calcinado unas 12.000 hectáreas y que la superficie arrasada, equivalente a 17.000 campos de fútbol, iba en aumento. Los cortafuegos que se habilitaron no pudieron parar el avance de las llamas. 3.000 hectáreas de parque natural Un avance que, como se temía, alcanzó de lleno el parque natural del Alto Tajo, destruyendo, hasta el momento, unas 3.000 hectáreas de la reserva. La tensión generalizada hizo que Barreda quisiera salir al paso a las críticas generalizadas de los vecinos de la zona y reafirmó que se actuó correctamente desde que se tuvo conocimiento del inicio del fuego en Riba de Saelices y su posterior avance hacia Ciruelos del Pinar. Aseguró que se dedicaron suficientes medios y con rapidez, pero que las condiciones del terreno y las fuertes rachas de viento de hasta 50 kilómetros por hora impidieron que se pudiera controlar. Dijo también que ayer se seguía trabajando con un despliegue de medios aéreos y terrestres que no se ha visto jamás En Ciruelos, como en otros municipios que fueron desalojados, la versión era totalmente distinta. El fuego estuvo a punto de acabar con el pueblo. Se quedó a menos de 300 metros y, según varios lugareños, si al final no entró fue porque el propio teniente de alcalde cortó el paso de las llamas con un tractor. Fernando Sanz, un vecino, explicó que a primera hora de la tarde del sábado vieron cómo el fuego avanzaba y esperaron una rápida actuación. Pero afirma que los medios llegaron tarde, que fueron escasos en las primeras horas y que faltó coordinación. Asegura que a las cuatro de la tarde habían ardido por lo menos 200 hectáreas, no se vieron medios aéreos y si se hubiera intervenido de forma adecuada el fuego se habría atajado Y destaca que quienes fueron a extinguir el fuego sobre el terreno trabajaron de forma extraordinaria pero se lamenta, por ejemplo, de que la primera excavadora llegara a las once de la noche Otro vecino criticaba que ningún político diera la cara hasta que hubo once muertos Ciruelos ha perdido su paisaje y el pinar que el municipio ganó en juicio a Unión Resinera hace décadas. Los habitantes de varios pueblos y los 146 niños del campamento de Luzaga que fueron evacuados abandonaron ayer por la mañana los centros públicos y casas particulares en los que se les acogió en Maranchón y Alcolea del Pinar. Los bomberos tratan de controlar las llamas en las cercanías de Santa María del Espino AFP