Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 19 7 2005 Nacional INCENDIO TRÁGICO EN GUADALAJARA EL DOLOR DE UNA PROVINCIA 13 Nada será igual a partir de ahora en la localidad guadalajareña donde estaba la base de la brigada contra incendios. Su alcalde ha declarado tres días de luto por los desaparecidos Cogolludo llora a su retén de la muerte TEXTO: FERNANDO ROJO COGOLLUDO. Con las banderas a media asta, un bando declarando tres días de luto y el corazón encogido, despertó ayer Cogolludo de la pesadilla del domingo. A un lado de la plaza, una vecina colocaba un crespón negro sobre una bandera de España. Al otro, Jesús Martínez- -el dueño del restaurante que alardea de servir el mejor cabrito asado de la zona- -lloraba amargamente mientras señalaba la mesa en la que no podrán sentarse a partir de ahora algunos de sus clientes más asiduos. Hace unas semanas, celebramos aquí la comunión de sus dos hijos, y ahora el fuego se lo ha llevado dice Jesús al conocer la noticia de que Alberto, el agente forestal de Arbancón, es uno de los desaparecidos en la tragedia de La Riba de Saelices. Casi todos, de la comarca Prácticamente todo gira en Cogolludo alrededor de su inmensa plaza, que ayer aparecía aún más vacía, fruto sin duda del dolor por haber perdido entre las llamas a una decena de sus trabajadores. Nos hemos quedado consternados, porque aunque sólo uno reside en el pueblo, la mayoría están afincados en la zona asegura el alcalde, Ángel Sierra, que acredita que estaban preparados para afrontar un incendio, pero la mala suerte se ha cebado con ellos Sin embargo, no todos consideran que éste y otros retenes contra incendios tenga la suficiente experiencia como para encarar el mayor fuego que jamás conoció la provincia de Guadalajara: Con todos los respestos, son estudiantes y temporeros. Experiencia, nula. No sé cómo se pueden referir a ellos como agentes forestales afirma Manuel desde detrás de la barra de un bar que también comparte plaza con la imponente fachada del Palacio Ducal. María Antonia no está en absoluto de acuerdo con esta visión. Uno de sus hijos integró durante muchos años los retenes contra incendios que se diseminan por toda la provincia. Tienen que superar un curso y unas pruebas físicas. Yo sí que les veo una base, porque en el curso les dan todas las claves acerca de cómo reaccionar en cada momento comentaba esta vecina con la mirada hacia el infinito: Es que desde que he conocido la noticia estoy un poco perdida. Aún no me lo puedo creer asegura. Jesús también quiere romper una lanza por la profesionalidad de estas brigadas, que más de un día se han tenido que marchar corriendo con el primer plato sobre la mesa Va a ser un duro golpe para todos nosotros lamenta el alcalde mientras recuerda a los que se han marchado para siempre. Por encima de todos ellos, duele en Cogolludo la desaparición de Ródenas, un hombre muy gracioso y muy divertido. Llevaba muchos años en los retenes, más que muchos guardas constata el restaurador. Sin él, sin todos los demás, nada será igual a partir de ayer en Cogolludo, un pueblo que a estas horas sigue llorando a su retén de la muerte. Tres familiares de una de las víctimas intentan consolarse ANGEL DE ANTONIO Hace unas semanas celebramos aquí la comunión de sus dos hijos, y ahora el fuego se lo ha llevado Mercedes Vives, 32 años, Humanes Marcos García, Guadalajara Se apuntó hace meses atraída por la naturaleza Separada y con dos hijos, era la única mujer del retén de Cogolludo. Su ex marido aseguraba ayer que se había apuntado hace unos meses porque le gustaba la naturaleza Hijo de la delegada provincial de Educación Además de por su rebosante juventud, su fallecimiento ha causado especial impacto en Guadalajara por tratarse del hijo de la delegada provincial de Educación. Llevaba cuatro años en los retenes, Julio Ramos, 28 años, Balconete José Ródenas Cogolludo Era muy valiente, se metía donde hiciera falta Los familiares de Julio aseguran que este joven, que llevaba cinco años en los retenes, era muy valiente. Se metía donde fuera necesario. Así le ha pasado se lamentaba ayer su tío. No decía jamás que no a ningún trabajo Aunque natural de Ciudad Real, era el único que residía en Cogolludo. Separado y con un hijo, era un habitual de las partidas de mus del pueblo. Y era muy trabajador, no decía que no a ningún trabajo