Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional INCENDIO TRÁGICO EN GUADALAJARA EL DOLOR DE UNA PROVINCIA MARTES 19 7 2005 ABC ONCE VIDAS ROTAS POR LAS LLAMAS Pedro Almansilla, 53 años, Cifuentes No se dejaba nada por hacer, pero siempre con precaución Desde que inició su carrera a mediados de los 70, el coordinador provincial de incendios participó en los principales fuegos de la provincia. Benito, un ex compañero, da fe de su capacidad: Era un hombre que no se dejaba nada por hacer en un incendio, pero siempre con mucha precaución Alberto Semillán, de Arbancón Hijo de forestal, llevaba el oficio en las venas CHEMA BARROSO Familiares de las víctimas esperan noticias de la identificación de sus seres queridos Una legión de psicólogos vela para que no se derrumben los familiares de los once fallecidos Algunos de ellos mostraron su indignación por la falta de noticias b La Guardia Civil tomó muestras Casado y con dos hijos, quienes le conocían aseguran que Alberto, hijo también de un forestal jubilado, llevaba su oficio en las venas A pesar de su juventud, los doce años de profesión le hacían conocerse el monte con los ojos cerrados Luis Solano, 34 años, Guadalajara El retén, una excusa para la fotografía, su pasión Los amigos de Luis, hijo de un importante abogado de la capital, recuerdan que su auténtica vocación era la fotografía. Esto del retén era una manera de sacarse un dinerillo y una excusa para dedicarse a la fotografía, su auténtica pasión de ADN de los familiares para proceder a su cotejo con el extraído de los cuerpos. Los análisis se demorarán al menos 36 horas F. ROJO R. PÉREZ GUADALAJARA. La consideración de desaparecidos que se había atribuido en un primer momento a varias personas fue el flotador anímico en el que se asieron durante toda la jornada los familiares y amigos de los once miembros de la brigada con base en Cogolludo que se tragó las llamas en La Riba de Saelices. Va a aparecer, sé que va a aparecer se decía a sí misma en alto Leticia, la novia de Manuel, uno de los componentes más jóvenes del retén. Aún no nos lo creemos expresaban abatidos y abrazándose los unos a los otros los amigos de Luis Solano. Todos- -los familiares y el resto de guadalajareños- -emprendían la difícil tarea de asimilar una tragedia sin precedentes en esta provincia acostumbrada a todo tipo de catástrofes. Según fueron pasando las horas, esa esperanza de ver a sus seres queridos aparecer se fue desmoronando en la planta baja de un céntrico hotel de la capital alcarreña, convertido desde el domingo por la noche en refugio de las familias. Los psicólogos del Samur y de la Cruz Roja se encargaron de mantenerles alejados de los periodistas que se apostaban en la puerta y, sobre todo, del tanatorio donde fueron llegando con cuentagotas los once cadáveres a lo largo de la jornada. Hemos preferido que los familiares no fueran al ta- Los evacuados ya están en sus hogares J. H. ALCOLEA DEL PIINAR. Los vecinos de Tobillos y Santa María del Espino, los únicos que permanecían evacuados ayer por la tarde, recibieron ya el permiso para retornar a sus casas, una vez que el fuego no parecía amenazar a estas localidades. Alcolea fue una de las localidades que albergó la madrugada del domingo a medio centenar de habitantes de Luzón y Santa María del Espino. El sábado, además de Tobillos, fueron evacuados los residentes de Ciruelos y Mazarete. Los de Ciruelos contaron por la mañana con el visto bueno de la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha para volver a sus casas, mientras los de Mazarete lo hicieron el domingo. natorio hasta que los restos no estuvieran identificados o no se requiriera su presencia aseguró María Dolores Condés, responsable de los psicólogos venidos de Madrid. Las dificultades para el levantamiento de los cuerpos en mitad de los pinares devastados retardó su llegada en helicóptero hasta Guadalajara. No hay derecho a que no nos digan nada protestaba un tío de Julio Ramos, aun- que después justificaba la tardanza en que las cosas las tienen que hacer bien Por fin, sobre las cuatro de la tarde, el equipo de identificación de la Guardia Civil aterrizaba con la juez en el tanatorio de la capital alcarreña para completar la identificación. Minutos antes, una legión de medio centenar de psicólogos, entre ellos varios de los que intervinieron con las víctimas del 11- M, habían tomado las salas especiales donde se atendían a los familiares. El principal objetivo de las tareas de acompañamiento y asistencia psicosocial era, según explicó Condés, afrontar los casos de estrés agudo y normalizar los síntomas A pesar de que el dolor y la rabia por las once muertes era mayúsculo, los técnicos del Samur encontraron a las familias relativamente enteras Al menos así lo consideraba su coordinador, Esteban Gacimartín, que pronosticaba que lo peor llegará cuando vean los ataúdes; en ese momento tendremos que estar muy cerca de ellos para que no se vengan abajo Por su parte, los especialistas de la Guardia Civil también trataban de aminorar el dolor practicando las primeras pruebas para la identificación de los cadáveres a través del análisis de las huellas dactilares y dentales, de tal manera que las víctimas no tengan que realizar una identificación visual de los cuerpos. Pero su mal estado les obligó a recoger muestras de ADN entre los familiares por si fuera necesario practicar otro tipo de pruebas en las que tendrían que intervenir médicos forenses y para las que sería necesario el traslado de los cuerpos. Eso dilataría la vigilia varios días. Manuel Mantecas, 23 años, Marchamalo Amigo de sus amigos y un muchacho muy cariñoso Estudiante de electrónica, llevaba tres o cuatro años en el retén. Su novia, Leticia, le define como un muchacho muy cariñoso, muy tranquilo, muy calmado Sergio Casado, 21 años, Cabanillas Le gustaba pasar los veranos recorriendo los montes A pesar de residir en Cabanillas, su familia procede de Luzón. Por eso, era uno de los que mejor conocía la zona incendiada: Le gustaba mucho la naturaleza y andar por los montes de la comarca todos los veranos Jorge Martínez, 26 años, Jadraque Amante de todos los deportes, sobre todo el fútbol Estudiante de Inef, su gran afición eran los deportes, y por encima de todos, el fútbol Había militado en el equipo de su pueblo y ahora jugaba en un conjunto de la Regional madrileña. Jesús Á. Juberías, 43 años, Jadraque Un tipo agradable que llevaba cuatro años de retén Allegados a Jesús Ángel atestiguan que se trataba de un tipo agradable y que llevaba cuatro años en los retenes contra incendios. De una familia muy conocida en la zona. su padre regentó un bar en Jadraque.