Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MARTES 19 7 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil DICHO Y HECHO H LA TRAGEDIA DEL ALTO TAJO RAS rendir homenaje degratitud y duelo a los fallecidos y aportar amparo a sus familias, en el análisis de una tragedia como la devenida del incendio del parque natural del Alto Tajo- -cuyas consecuencias han sobrepasado la catástrofe ecológica para sembrar de dolor toda España por la muerte de once agentes forestales- conviene empezar por el principio, por el origen de las llamas. Que el siniestro haya sido motivado por la imprudencia de unos excursionistas que, desatendiendo la advertencia del guía que les acompañó al paraje, se empeñaron en hacer una barbacoa, dice bastante de la dificultad de luchar contra el riesgo potencial que encierra la españolísima costumbre, sociológicamente muy arraigada, de cocinar en el campo. Comprobamos hoy que toda la insistencia de las autoridades para que se evite esta práctica cuando las circunstancias lo desaconsejen precisa de ser aumentada para que se intensifique la prudencia. Si al final se concluye que es imposible atajar estar mala práctica, quizá sea sensato prohibirla. La declaración ante la Guardia Civil de los autores de la imprudencia ha de aclarar si efectivamente ésta fue la causa del siniestro. Si es así, la justicia deberá determinar las responsabilidades y actuar de forma contundente. La persecución de los incendios que (ora intencionados, ora por descuidos) son debidos al hombre debe acentuarse habida cuenta de lo que está en juego: visto lo visto en Guadalajara, no sólo se arriesga el patrimonio ecológico, sino la vida de los ciudadanos. En los últimos quince años un centenar de personas han perecido entre las llamas, y no siempre se ha tratado del personal que trabajaba en la extinción. El siguiente punto de análisis es la respuesta al fuego, y ése sí atañe directamente a las administraciones, responsables de la movilización de las dotaciones de extinción y socorro necesarias y de garantizar la máxima seguridad en su trabajo. La indignación de la población de la zona con la vicepresidenta del Gobierno y el presidente de Castilla- La Mancha por la escasez de medios supone la constatación del desamparo al que se han visto sometidos. Se alaba, con razón, el rápido despliegue presencial del Gobierno en la zona y la determinación de Fernández de la Vega, que dio la cara con prontitud ante los vecinos sabedora de que los ánimos estaban caldeados. Pero quizás haya que anotar que este interés se produjo sólo cuando se conoció la muerte de los trabajadores. El monte- -parque natural, no lo olvidemos- T llevaba ardiendo un día entero, devastadas ya 6.000 hectáreas, y ningún ministro había aparecido por allí. Evidentemente, hay que reforzar la capacidad de las autoridades judiciales- -como sugirió ayer el ministro López Aguilar- -para perseguir las imprudencias que se tornan en un delito medioambiental. Pero parece claro que antes hay que mejorar los recursos destinados a la prevención y a la extinción. Porque a la hora de redactar estas líneas el incendio seguía activo, después de haber calcinado ya 12.000 hectáreas. Y, por supuesto, las administraciones han de reaccionar antes, con toda la premura posible tras la primera chispa. ¿Por qué ayer se ordenaba la movilización de más recursos (incluidos miembros de la Brigada Paracaidista) y no se hizo la mañana del domingo cuando el fuego presentaba ya unas dimensiones catastróficas? Todos los veranos, España arde por sus cuatro esquinas. Y siempre se denuncia la falta de recursos. Entrado el siglo XXI quizás sea el momento de no resignarse a ver cómo el monte se hace pavesas. Parece necesario crear un órgano coordinador efectivo que supervise los mecanismos de respuesta de las distintas Comunidades, primeras responsables en combatir esta plaga, que establezca los dispositivos de apoyo, que denuncie las imprudencia, persiga a los pirómanos y que, en definitiva, ayude a atajar un fenómeno tan recurrente como letal que pone en riesgo el patrimonio medioambiental, los recursos del campo y, sobre todo, la vida de los valerosos miembros de los equipos de extinción. La catástrofe de Guadalajara aporta otras lecciones y memorias. La primera, que sólo es responsable directo de ella la persona que la ocasiona y que el dolor y el nerviosismo inherentes a esta sofocante circunstancia deben apear de esos primeros momentos la demagogia y el ventajismo partidista. Ningún gobierno tiene la culpa de que un inconsciente haga lumbre donde no debe ni de que un temporal parta en dos a un petrolero. Si acaso, será responsable de la tardanza en la respuesta o de la mala gestión del socorro. En este apartado, el PSOE ha podido comprobar que en todas partes cuecen habas y que es más fácil predicar desde la oposición que dar trigo desde el Ejecutivo. Por eso lo mejor es, en estos momentos, centrarse en dar amparo a los familiares de los fallecidos, en redoblar medios y esfuerzos para sofocar definitivamente las llamas que asuelan la provincia de Guadalajara y en analizar los errores cometidos. ACE unos días, ERC reclamaba al presidente del Gobierno que pusiese orden en el gallinero tras las voces surgidas en el PSOE que alertaban sobre la inconstitucionalidad de la reforma del estatuto que prepara el tripartito. Dicho y hecho. En la primera reunión de la Ejecutiva socialista, y 72 horas después de la entrevista en La Moncloa con Carod, Zapatero se avino a la petición y recordó a los dirigentes discrepantes las virtudes del silencio. Al parecer, el debate, el diálogo y el escuchar a todos del que se ufana el jefe del Ejecutivo no incluye a quienes con su discurso incomodan al Gobierno catalán, incluido el presidente del partido, que fue el último en sumarse a la corriente discrepante. Pero el asunto tendrá más recorrido, pues después de que Blanco pidiese que no se opine, Chaves se ratificó y reclamó su derecho a la libertad de expresión. Así andan las cosas. José Luis Rodríguez Zapatero AP MEJORAR EL DERECHO NA sentencia del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso planteado por el Gobierno contra el convenio colectivo de una empresa que estipulaba que sus empleadas o empleados podrían acumular las horas de lactancia hasta completar un mes de permiso retribuido. Entiende el alto tribunal que en la realidad cotidiana, con la lejana distancia que suele separar el hogar del lugar de trabajo, la hora diaria de lactancia suponía un derecho casi inejercitable. Concluye además que esta práctica de la acumulación no vulnera el estatuto de los Trabajadores- -como argüía el Ministerio de Trabajo en su recurso- -sino que perfecciona los derechos que en él se recogen. El Supremo demuestra estar bastante más puesto al día en realidad social que los burócratas ministeriales. U UN LAMENTABLE RESQUICIO A decisión del Tribunal Constitucional alemán que anula la fórmula con la que se adoptó en este país la llamada Orden Europea de Detención es una pésima noticia para la lucha antiterrorista. Afortunadamente, la sentencia no pone en duda la validez de este vital mecanismo del Estado de Derecho, pero eso no impide que la imprevisión de los legisladores alemanes vaya a permitir que escape de la justicia Mamoun Darkanzali, un individuo del que existen sólidos indicios de que podría haber participado, de forma muy activa, en la preparación de los más terribles actos terroristas como miembro de la nebulosa de Al Qaida. Algunas voces insistirán que los jueces han llevado a un extremo innecesario la política de garantismo que en condiciones normales se puede esperar de un estado democrático. En su descargo, sólo se puede señalar que los diputados de todos los partidos han dado argumentos para que puedan tener dudas sobre la aplicación de esta decisión marco L europea. A estas alturas, unos y otros parecen instalados en unas Batuecas en las que no deben de existir ni los atentados, ni los terroristas suicidas, ni Al Qaida ni Osama Bin Laden. Alemania fue de los últimos países en transponer a su legislación nacional esta decisión política, con lo cual tampoco se justifica el argumento de que hubieran tenido poco tiempo para hacerlo. El Parlamento alemán no se dio ninguna prisa en adaptar este mecanismo legal, creado a iniciativa española y que constituye una de las piezas básicas del espacio europeo de libertad y seguridad. Ahora todos se rasgan las vestiduras y los diputados prometen que en cuestión de semanas estará preparada una adaptación adecuada de la euroorden Bueno será que se den prisa. Pero ya puestos, no estaría de más que el Bundestag lo haga esta vez mejor, sin dejar cabos sueltos ni agujeros negros por donde puedan escabullirse los terroristas perseguidos por la justicia. Aunque tarden unas horas más. AMARGO AZÚCAR M ILES de remolacheros de casi toda la Unión Europea se manifestaron ayer en Bruselas en contra de una reforma del sector azucarero que prepara la Comisión y que, en síntesis, prevé una drástica bajada de precios para promover el abandono de las industrias y la reducción de producción. España cuenta con una importante presencia en esta actividad agrícola. La remolacha supone el sustento de decenas de miles de familias (sólo en Castilla y León da empleo directo a 15.000 personas) que esperan del Gobierno que multiplique los apoyos entre otros socios para detener una reforma del todo inaceptable para sus intereses.