Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 7 2005 Deportes 93 Las tribunas resistieron la Guerra Civil, pero no la desidia administrativa Sin gradas por culpa de un expediente dormido desde 1981 Cuando los responsables del Hipódromo quisieron reparar y acondicionar la maltrecha y clásica Tribuna se encontraron con una desagradable sorpresa. No podían hacer nada, ni siquiera pintarla. Nada. El inmueble de Eduardo Torroja, Premio Nacional de Arquitectura, primera grada construida en España con una cubierta voladiza, había sido declarado Bien de Interés Cultural. Se encuentra en una situación casi ruinosa, pero lo más grave es que el expediente de clasificación está abierto y pendiente de resolución... desde 1981. Lo que no lograron los obuses de la Guerra Civil casi lo consigue la desidia administrativa. La reapertura del Hipódromo ha acelerado unos trámites dormidos y el Ministerio de Cultura dará en breve una solución. Sin embargo, el 25 de septiembre las carreras deberán verse desde unas gradas desmontables y las apuestas y servicios sanitarios se situarán en carpas provisionales. Claudio Carudel, a la izquierda, y Ceferino Carrasco, dos mitos de las carerras rectores. Un año más sin poder correr en estas instalaciones llenas de historia- -se estrenaron en mayo de 1941- -hubiera podido suponer la puntilla definitiva. Ahora mismo, en toda España hay unos 700 caballos de carreras, poco más de la mitad de los que se entrenaban en la capital allá por los años 80. Y eso que se compite hasta en cuatro hipódromos, los de Mijas, Dos Hermanas, Pineda y Lasarte. Carrasco recuerda: Cuando esto se cerró tuve que irme a San Sebastián. Estuve allí cinco años, pero Madrid es el motor. Sin Madrid han desaparecido montones de yeguadas. Miles de personas tuvieron que buscarse la vida en otros campos... No exagera. Los estudios económicos en Francia e Inglaterra aseguran que por cada caballo de carreras en activo se generan de cinco a siete empleos, principalmente en las áreas rurales. El interés por revitalizar el sector resulta evidente. Pero por qué se piensa que ahora puede salir adelante lo que se ha pasado casi nueve años parado y nadie fue capaz de levantar. La esperanza se cifra en las apuestas externas. El LAE pondrá en marcha dos tipos. La Quíntuple Plus de carácter técnico, consiste en elegir seis números de entre los asignados a los caballos; y la Lototurf seis números de una tabla de 31 más el número del caballo ganador de una carrera (la cuarta de cada programa) que si se acierta multiplica por cinco el premio. Además, TVE ofrecerá en directo al menos dos carreras... Y a partir de ahí contar con que los viejos aficionados se despierten e intentar recuperar con ofertas atractivas a la generación perdida Una inversión que se rentabilizará con las apuestas Juan Antonio Romero, director económico y financiero de Hipódromo de La Zarzuela recuerda que hemos hecho una renovación total de la finca. La inversión, cuando termine la primera fase, únicamente para lo que es el turf, se acercará a los 50 millones de euros. Hemos tenido que hacer las pistas nuevas, rehabilitar las cuadras, poner en cada box una alarma antiincendios... Se han hecho todas las infraestructuras nuevas: agua, luz, alcantarillado... Todo estaba en unas condiciones muy deficientes y no teníamos ni los planos de por dónde iban los servicios. Así que decidimos hacerlo todo nuevo Y cómo se rentabiliza una inversión tan colosal. Queremos- -explica Ro- Las obras de remodelación en esta primera fase han costado 50 millones de euros mero- -abrir la finca los 365 días del año. Construir un centro de ocio, un centro integral de caballos, una escuela de aprendices, una escuela de equitación, ofrecerlo a las empresas para que aquí organicen sus convenciones. Tenemos un lugar maravilloso que hay que aprovechar al máximo y darlo a conocer a todos Pero la panacea será otra: Las carreras son en general deficitarias en todos los hipódromos. Por eso el futuro pasa por las apuestas. Vamos a tener una externa en la Comunidad de Madrid en la que se podrá apostar por las carreras de aquí y por las del resto de España y hasta del extranjero. Pero las que de verdad darán viabilidad al proyecto serán las dos apuestas públicas nacionales que lanzará el LAE