Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 7 2005 Economía 81 JUAN VELARDE FUERTES ÁLVARO URIBE Y LA ECONOMÍA i en alguna región económica han arraigado insensatas propuestas de políticas económicas, mezcladas más de una vez con niveles altísimos de corrupción de los gobernantes, esa es Iberoamérica. También es una región donde, como consecuencia de tensiones políticas, se han dado virajes rapidísimos hacia la ortodoxia, pero ésta no ha sabido calar en la gente. Me contaba Jesús Silva Herzog, el secretario de Economía mexicano que pechó con el anunció en septiembre de 1982, en la reunión del Fondo Monetario Internacional. del comienzo de la famosa crisis de la deuda externa, que en la campaña que siguió a este anuncio, en un mítin popular, un campesino se le acercó y le dijo, casi implorante: ¡Aunque no sea verdad, ilusiónenos, que somos y siempre seremos pobres! A demasiada gente ilusionaron los demagogos, y quienes no lo hicieron, más de una vez crearon modelos económicos desde rupturas radicales con la democracia, como fueron las medidas que se adoptaron de acuerdo con la doctrina de la Seguridad Nacional. En estos momentos, parece que retornan al galope esos viejos fantasmas. En Argentina, con la Administración Kirchner, aparece de nuevo Aldo Ferrer, el economista que escribió un célebre opúsculo derivado del estructuralismo económico latinoamericano, Vivir con lo nuestro Bolivia, presionada por un populismo desaforado, que se ha aliado a un indigenismo con lejanas raíces en el peruano Haya de la Torre y su APRA, parece que no va a poder escapar de una catástrofe económica terrible. La corrupción en Brasil ha estallado dentro de la Administración de Lula. Los actuales delirios sociopolíticoseconómicos de Venezuela son sabidos y casi se comenta con sarcasmos lo que allí se pretende. La relación, desgraciadamente, no concluye con eso. El poder de las ideas sobre la vida socioeconómica, decía Keynes que no debe ser minusvalorada, y añadía que tienen mucha más fuerza que los intereses. El feroz artículo de Roger Scruton, The man who destroyed France publicado el 25 de junio de 2005 en The Spectator señala lo mismo al buscar las causas de eso que Baverez titula en su libro La France qui tombe Y esas ideas deletéreas son las que pugnan por triunfar en Iberoamérica. Por eso resulta reconfortante encontrarnos en Colombia con una realidad bien diferente gracias al presidente Álvaro Uribe, que acaba de abandonar Madrid, al que ha visitado dentro de una búsqueda de ampliación de lazos económicos con un amplio espectro de países. El 7 de diciem- S bre de 2005, en Cuzco, señalaba Uribe que se avanzaba en la integración con Mercosur de la Comunidad Andina, a la que pertenece Colombia. Además constituye Colombia, con Venezuela y México, el grupo de los Tres. En el acuerdo Panamá- Puebla se ha admitido a Colombia como observadora para avanzar en la integración gasífera del continente iberamericano, así como en la comunicación eléctrica y por carretera. Los tres países de la Comunidad Andina negocian con Estados Unidos para integrarse en el Tratado de Libre Comercio. Pero no era posible olvidar la Unión Europea y, para eso, el eslabón histórico de enlace, era España. Pero Uribe es, además, un doctrinario. Su mensaje clave, que desarrolla su acción política como alcalde de Medellín, como gobernador de Antioquia, y ahora como presidente de la República, se presentó en esta última ocasión como un Manifiesto democrático que tituló Hacia un Estado Comunitario. Los 100 puntos de Uribe Ese mensaje del Estado Comunitario va por otro sendero del que se lanza desde el estructuralismo económico latinoamericano, mezcla indigesta de marxismo leninismo y de keynesianismo. También, y de ahí el adjetivo democrático y sus referencias de oposición al neoliberalismo en cuanto mensaje unido a la doctrina de la Seguridad Nacional, esa que se enseñoreó del ámbito iberoamericano en tiempos de la Guerra Fría con modelos, al par, muy autoritarios en política y, simultáneamente, muy abiertos hacia el mercado. Las bases fundamentales para llegar a esa sociedad de clases medias, como pretende el Estado comunitario, son: un control muy riguroso del gasto público; un sistema tributario En los tres años de Uribe las cosas han marchado bien: los asesinatos se han reducido un 30 en el periodo 2003- 2004 y los secuestros un 52 el PIB ha crecido un 4 en 2004 y se espera lo mismo para 2005 y la inflación ha bajado del 6,5 al 5,5 que persiga la evasión fiscal; una dura lucha contra la corrupción; apertura en lo económico hacia los otros países iberoamericanos, hacia los Estados Unidos y hacia la Unión Europea; lucha contra el terrorismo y la inseguridad con este lema subyacente: Por pensar en la paz sin autoridad esto se nos ha venido agravando orientación de la Hacienda hacia las atenciones de las clases menos dotadas y hacia la financiación de las infraestructuras básicas; mantenimiento, dentro de un capitalismo al que no se critica, por considerar que no tiene alternativa, de un grupo de empresas públicas, a las que se incita a tener la rentabilidad de las privadas. En los tres años de Uribe las cosas han marchado bien. La inseguridad ciudadana en los dos primeros años de su administración se ha reducido: en el periodo 2003- 2004, los asesinatos en un 30 y los secuestros en un 52 En lo económico, el PIB se incrementó un 4 en 2004 y se espera que éste sea el porcentaje de incremento en 2005. La inflación, que era del 6,5 en 2003, disminuyó al 5,5 en 2004, y se espera que se sitúe en 4 en este año. Las balanzas exteriores están aceptablemente equilibradas. El peso de la deuda pública en el PIB que era del 56 en el 2003, se redujo al 52,1 en 2004 y en 2005 da la impresión de que se sitúa en el 50,4 En su informe, fechado en diciembre de 2004, titulado Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2004 la CEPAL sintetiza esto indicando que en 2004 la economía colombiana mostró una dinámica favorable, destacándose la inversión privada y la demanda externa Además, dentro del clima ortodoxo que ha conducido a una mejoría fiscal, y dentro del que se podría llamar programa comunitario de Uribe indica CEPAL que el Gobierno ha presentado ante el Congreso una nueva reforma previsional. El proyecto se concentra en cuatro puntos, en los que se pretende asegurar la mayor viabilidad financiera del sistema, a saber: eliminar los regímenes privilegiados de jubilación; eliminar la mesada 14 para los nuevos pensionados; fijar un tope de 25 salarios para las jubilaciones del sector público, y prohibir que los trabajadores obtengan condiciones previsionales superiores a las del régimen general a través de convenciones colectivas