Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Espectáculos LUNES 18 7 2005 ABC CLÁSICA Festival de Perelada Obra: Novena Sinfonía, Coral de Beethoven. Intérpretes: Orquesta Filarmónica Arturo Toscanini. Orfeó Català. Solistas: Eva Mei, Silvia Tro, Steve Davislim, Alan Titus. Dirección: Lorin Maazel. Lugar: Castillo de Perelada (Gerona) Fecha: 16- VII EL REGRESO DEL MAESTRO MAAZEL PABLO MELÉNDEZ- HADDAD tratado en toda su inmensidad con oscuridad trágica. También es verdad que el conjunto italiano- -formado en su mayoría por entusiastas jóvenes intérpretes- -acusó bastantes detalles de poca pulcritud ante un tratamiento de agógica y de dinámicas siempre cambiante. La situación varió diametralmente en el límpido- -y ejecutado de manera casi exageradamente clásica- -segundo movimiento, cuya primera parte contrastó con la soltura del comienzo. Maazel cargó las tintas en el tercer movimiento hasta humedecer lagrimales al frasear con una delicadeza extrema esas líneas melódicas sublimes que saltan de la cuerda a la madera en un diálogo con algo de ancestral. El verano pasado Lorin Maazel debió suspender su gira española al mando de la Filarmónica Arturo Toscanini debido a problemas de salud, privando de esta manera, entre otros, a los muchos admiradores que el flamante director musical del valenciano Palau de les Arts Reina Sofía tiene entre los habituales del Festival de Perelada, que entonces debería haber inaugurado. Este año de espera valió la pena, ya que con esta personalísima Novena que Maazel se trajo y en la que contó con un inspirado Orfeó Català, el director norteamericano demostró cómo puede amasar a su entero gusto una partitura ya tan sobada para acabar pintándola con colores propios. Las novedades fueron muchas, especialmente en ese primer movimiento Soltura creativa La soltura creativa regresó en un nada efectista Himno a la Alegría interpretado con ese sello extrovertido y sin complejos tan propio de las versiones de Maazel, quien lucha por equilibrar rigor y placer estético. La admirada soprano Eva Mei, la ascendente mezzo valenciana Silvia Tro Santafé, el joven tenor Steve Davislim- -perfecto en su solo- -y el inconmensurable bajo Alan Titus, defendieron con sobrada solvencia las partes solistas, a quienes se unió un trompeta genial y un Orfeó Català matizado hasta en el último silencio, resistiendo muy bien los forte tanto tenores como sopranos. El éxito fue absoluto, aunque todo el mundo olvidó esa poco conseguida Leonora III que abrió el concierto. Lorin Maazel, durante su concierto en Perelada EFE