Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad LUNES 18 7 2005 ABC Medio Ambiente La marisma de La Rocina, en el Parque Nacional de Doñana, donde se alimentan numerosas aves acuáticas, muestra estos días este aspecto debido a la sequía EFE PLANIFICACIÓN ÉTICA DEL AGUA JUAN GUILLAMÓN ÁLVAREZ Decano del Colegio de Ingenieros de Caminos de Murcia n el preámbulo del PHN de 1993 se puede leer: Hoy en día existen conocimientos científicos suficientes para permitir la construcción metódica de una planificación hidráulica, segura en sus fundamentos, coherentes en sus soluciones, deductiva y lógica en su método de ejecución El ministro Borrell mantenía por aquel entonces que la política hidráulica se enmarca en períodos de cuartos de siglo, a fin de que esté a cubierto de los bandazos coyunturales de procedencia social, económica o política Y sin embargo, sólo doce años después, tal planificación hidráulica se diluye por razones políticas o por cuestiones basadas en el ecologismo más radical, y desde luego argumentando cuestiones científicas y técnicas de difícil asunción. Sin duda, las cosas han cambiado y corresponde ahora definir la planificación hidráulica bajo el punto de vista del desarrollo sostenible, lo cual implica que se tendrán en cuenta los referentes ecológicos por muy difusos y sujetos a interpretación subjetiva que resulten. Así son las cosas y por eso es preferible utilizar el talento antes que emplear el cemento a mansalva. También, en materia hidrológica, no sería correcto hablar ni de excedentes ni de sobrantes porque es mucho más ajustado a la realidad el análisis basado en la determinación de los caudales trasvasables lo cual significa optar por la E planificación ética del agua, tal como Ricardo Segura, director técnico de la Confederación del Tajo, lo expresa: La planificación estará presidida por la búsqueda de un equilibrio entre la protección del recurso y su aprovechamiento, dando lugar al concepto de aprovechamiento racional y sostenible del agua, lo cual es una manifestación del uso ético por la generación actual de los recursos naturales Con la derogación del trasvase del Ebro se otorgan argumentos suficientes al gobierno de Castilla- La Mancha para reclamar su intención de clausurar el trasvase del Tajo, pues si ambientalmente no es posible considerar aguas trasvasables en la desembocadura del Ebro, ¿cómo mantener un sistema hidráulico con origen en la cabecera del río Tajo? (pese a que no existe documento bibliográfico alguno que describa los desmanes medioambientales causados) Poner en conjetura el trasvase del Tajo sería catastrófico para la del Segura, pues en estos momentos depende de los caudales del Tajo más que de sus propios recursos superficiales. Las grandes cifras por las que se explica la actual situación del Segura son las siguientes: Demanda (Sostenible) Agricultura (1.600 Hm 3) Abastecimientos urbanos (300) Industria (100) Total 2.000 Hm 3. Recursos necesarios: Superficiales (400 Hm 3) Aguas subterráneas renovables (200) Aguas residuales recicladas (100) Retornos de riego (100) Desalación (200) Total 1.000 Hm 3. El balance es claro. Se necesitan 1000 Hm 3 de recursos adicionales, de los cuales, si 540 se obtienen del Tajo, 460 deberán venir de otras cuencas. Y lo digo así porque la Directiva Marco de Aguas- -tan referida- -no tutela acogotar a las regiones con graves problemas de agua, ni tampoco a aplicar el principio de apáñense con lo que tienen (si bien lo ideal sería autoabastecerse) Hay que evitar que la falta de agua sea un freno para un desarrollo económico y social sostenibles. Se debe responder a una demanda razonable tanto desde el punto de vista ecológico como económico, porque la ética del agua forma parte de un código de desarrollo sostenible que lleva consigo un enfoque nuevo del progreso en el que se armonizan objetivos ecológicos razonables y defendibles, y porque el ecologismo radical comienza denunciando una ética sin medio ambiente para acabar en un ambientalismo sin ética. Respecto a los embalses, no sé qué decir pero es posible compadecer la garantía de abastecimiento, riego y dotaciones a cierto desarrollo sostenible y tasado, con el mantenimiento de un medio ambiente con futuro. Pero sin infraestructuras no hay progreso. Vendrán riadas y sequías y se echarán de menos las infraestructuras que ahora se desprecian. El trasvase Tajo- Segura debe asegurar su funcionamiento pues de otro modo la situación en la cuenca del Segura sería catastrófica (consta en las directrices de ordenación del territorio elaborados por la Comunidad Autónoma de Murcia que los asentamientos urbanos de nueva creación en el litoral deberán abastecerse con aguas procedentes de la desalación) La cuenca del Segura, por sus especiales características y porque es el único territorio con pobreza hídrica de toda la Unión Europea, necesita soluciones específicas, siendo los trasvases una solución impolutamente normal, mientras que la desalación masiva de agua del Mediterráneo (batiendo récords mundiales) es cuando menos un disparate ambiental. Como conclusión, estimo que en lugar de haber utilizado argumentos técnicos precarios para eliminar el trasvase del Ebro, lo más ético sería haber hecho una propuesta del siguiente tenor: Dada la situación de conflicto entre las cuencas cedentes y receptoras, se estima conveniente aparcar hasta mejor ocasión el trasvase del Ebro, a fin de evitar confrontaciones no deseadas. Una vez limadas las tensiones- -mediante el consenso de todos y prescindiendo de prejuicios absurdos- -se planteará el trasvase- -si éste fuera eficiente- respetando las condiciones ambientales exigidas por todos (y no sólo por los ecologistas) que se estimen necesarias para propiciar, en igualdad de oportunidades, el mejor desarrollo de todas las regiones de España. Mientras tanto, y dada la precariedad de recursos actualmente existentes, se emprenderán una serie de medidas para actuar sobre las aguas marinas y obtener, en condiciones suficientes de calidad, agua dulce con la que paliar los déficits hídricos hasta tanto en cuanto se pueda definir un Plan Hidrológico Nacional consensuado por todos. Puestas así las cosas, no sólo los de Aragón y Cataluña entenderían la propuesta sino que me atrevo a decir que también los ciudadanos del Mediterráneo. Al menos eso creo. Y sería muestra de un buen talante.