Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 7 2005 31 Un ecuatoriano mata a su pareja con un cuchillo jamonero mientras ésta se duchaba Cientos de patinadores de El Retiro denuncian numerosas carencias y el abandono municipal te algún que otro malévolo lanzamiento y mostrando su agrado por los numerosos inmigrantes que se incorporaban este año a la fiesta marinera. Respecto a la sequía, hizo referencia a que en la Comunidad todavía no la han decretado; de ser así se hubiera hecho sin agua, como ya ocurrió en dos ocasiones, utilizando en su lugar espuma o confeti A quienes no parecía importarles la falta de lluvias de los últimos meses era a los numerosos participantes- -5.000 según la organización- -que, tras el pasacalle, tomaron la zona húmeda cargados con cubos, palanganas, pistolas de agua, globos, botellas, garrafas y hasta macetas, que se convertirían en improvisados cañones. Agua va Todo valía. El caso era hacerse con un recipiente capaz de alojar unos cuantos litros que, al momento, serían lanzados como auténtica munición contra amigos, vecinos y transeúntes, mayores o pequeños. Al grito de Agua va seguían otros como Estás herida de muerte -haciendo referencia a un lanzamiento con pistola de agua en pleno corazón- La manga riega que aquí no llega o Échala, échala que animaban aún más a un público ya totalmente empapado y lanzando a diestro y siniestro. Cuando el agua de los camiones se agotó, la fiesta no decayó. Ya sin agua pero con la misma alegría- -y con litrona en ristre- los bucaneros se desplazaron hasta la plaza del Nica para participar en un concierto de Balbarda y en actividades circenses programadas en las alternativas Fiestas de la Carmela. Los cubos se convirtieron ayer en auténticos cañones para una guerra naval Cada camión cisterna contenía 8.000 litros de agua FOTOS: JULIÁN DE DOMINGO De una celebración popular a una fiesta naval El origen de esta tradicional fiesta que acaba de cumplir veinticuatro años se remonta a un sofocante día de calor de julio de 1981. Eran las fiestas de Nuestra Señora del Carmen y los jóvenes participantes ya no sabían cómo combatir la canícula. Recurrieron entonces a lo más cercano, las bocas de riego del Bulevar de Peña Gorbea. Comenzaron refrescándose, pero la atmósfera invitaba al juego y al esparcimiento, por lo que pronto comenzaron a lanzarse agua y a reivindicar el deseo de Puerto de Mar para Vallekas Como recuerda la Cofradía Marinera de Vallekas, un año después, en 1982, más de 3.000 vecinos inauguraron ese utópico puerto de mar. Fue la primera Batalla Naval, organizada por los colectivos, apoyada por la Junta Municipal y en la que se nombró al primer presidente de la República de Vallecas. Como en esta ocasión, la sequía ya hizo acto de presencia en otras ediciones y los vallecanos demostraron su ingenio para inventar nuevas fórmulas para ahorrar agua. Así, en 1993 se desarrolló con espuma y en 1995 con agua reciclada. Incluso en 1996 hubo un colectivo que llegó a plantear la utilización de calimocho...