Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 7 2005 Nacional 17 Media hora de conversación a solas J. L. L. El líder de la oposición, Mariano Rajoy, y el anterior presidente del PP, José María Aznar, quisieron ayer desmentir los rumores que señalan una mala relación entre ambos. La puesta en escena de su encuentro en un hotel de la localidad serrana de Navacerrada (Madrid) -donde se desarrolló el campus de FAES- -apuntó siempre en esa dirección. Los dos llegaron con tiempo a la cita. Aznar apareció primero, a las doce del mediodía, y se sentó solo en una mesa de la terraza del establecimiento hotelero. Su mujer, Ana Botella, ocupó una mesa contigua junto a otros dirigentes del PP. Diez minutos más tarde llegó Rajoy. El saludo entre ambos fue cordial. Un largo apretón de manos y los dos tomaron asiento. Con una bebida de cola- -Aznar- -y una botella de agua- -Rajoy- el anterior El PP presentará mañana una enmienda de totalidad al nuevo Estatuto catalán Piqué, que había elogiado el esfuerzo del PSC, sólo preveía enmiendas parciales al texto b El líder de la oposición avisa que no tolerará que destacados dirigentes del PSOE digan lo mismo que el PP y después no denuncien la situación en su partido Ana Botella fotografía a Aznar y el actual presidente del PP tuvieron oportunidad de charlar a solas por espacio de media hora, sin esconderse de las cámaras. Tan solo fueron interrumpidos en una ocasión. Rita, una alumna del campus, se acercó a la mesa para que Aznar le firmase un ejemplar de su último libro. La osada alumna departió con ellos unos minutos y después los dejó a solas. JAVIER PRIETO Al acabar el acto de clausura del campus, Aznar esperó pacientemente- -mientras su esposa le hacía fotos con militantes del partido- -a que Rajoy terminase de hablar con unos periodistas. A la puerta del hotel, acompañados por Ana Botella, el ex presidente del Gobierno y el líder de la oposición se despidieron deseándose mutuamente unas felices vacaciones. J. L. L. NAVACERRADA. El líder de la oposición, Mariano Rajoy, no sólo planteó ayer en el campus de FAES lo que quiere que sea el PP del siglo XXI. Rajoy aprovechó su intervención en Navacerrada (Madrid) para arremeter contra el Gobierno de Zapatero y el tripartito catalán. Para empezar, aseguró que el proyecto de Estatuto que han diseñado los socialistas catalanes y sus socios es radicalmente contrario a la Constitución Después, avisó al Gobierno y al tripartito que si realmente pretenden el respaldo del PP, tendrán que retirar la reforma que en estos momentos está sobre la mesa. Por último, anunció que los populares formalizarán el próximo martes su oposición a ese José María Aznar Presidente de FAES En la España de hoy sólo hay un partido que impulse una verdadera acción política al servicio del interés de todos y ése es el PP. Otros abandonan el espacio del consenso de la transición y dividen a España y a los españoles Sólo el PP, con Rajoy a la cabeza, está en el espacio de la moderación centrista y habla de España, del futuro de los españoles y de nuestros riesgos como nación frente al mundo ¿Es un buen futuro para España disgregarse y diluirse al compás de una negociación con una banda terrrorista? No, ése no es el futuro mejor y el PP lo dice Una mayoría tiene en la memoria el recuerdo muy cercano de que se puede gobernar sin destruir ni manipular. Esa mayoría tiene una expresión: el PP borrador con una enmienda a la totalidad y con otras modificaciones a todos y cada uno de los artículos de ese Estatuto Con ello, Rajoy excluye toda posibilidad de que el presidente del partido en Cataluña pueda apoyar la reforma estatutaria. Josep Piqué había elogiado ayer mismo en declaraciones a Europa Press el esfuerzo del PSC por hacer contitucional el borrador y aseguraba que su partido sólo presentaría enmiendas parciales. Dirigentes del PSOE, aprovecharon para aplaudir al líder de los populares catalanes, en contraste con las incoherencias de Rajoy. El líder de la oposición avisó de que los populares no darán su respaldo a un proyecto estatutario que pretenda que España se divida en varias naciones así como a modelos de financiación bilaterales que buscan modificar la legislación básica del Estado, utilizar el artículo 150. 2 de la Constitución, cambiar leyes orgánicas o hacer algo que no se sabe qué tiene que ver con el interés general Rajoy lanzó todas sus baterías contra el presidente del Gobierno, al que acusó de querer desmantelar el Estado sin que los españoles lo noten demasiado y bajo presión de los integrantes del tripartito, formaciones políticas gracias a las cuales el señor Zapatero logró ser presidente Y todo con engaño, estafa y mentira denunció. Asimismo, quiso dejar claro que, a partir de ahora, no va a aceptar que destacados dirigentes del PSOE- -como Guerra, Bono, Ibarra y, ahora, Chaves- -digan lo mismo que el PP sobre este tipo de reformas y, después, no denuncien la situación en el seno de su partido El campanario de la aldea Según Rajoy, un buen ejemplo del supuesto empeño del Gobierno del PSOE en desmantelar el Estado lo constituye su política del agua y su decisión de derogar el Plan Hidrológico Nacional. No se suprime el PHN por razones económicas, ecológicas o de eficacia. No se suprime por falta de consenso con las instituciones, puesto que el 80 por ciento del Consejo Nacional del Agua y muchas Autonomías- -algunas de ellas del PSOE- -apoyaron al Plan. Se suprime lisa y llanamente porque molesta al tripartito de Cataluña por ser un proyecto nacional que sobrepasa el campanario de su aldea En este contexto, afirmó que el presidente del Gobierno y sus socios saben que, sin nuestros votos, no pueden abordar una reforma directa de la Constitución. JAVIER PRIETO