Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LUNES 18 7 2005 ABC Rajoy pasa la página del 11- M, da un giro a su labor de oposición y anuncia cambios en el PP Acusa a Zapatero de querer desmantelar España de igual manera que reparte televisiones del PP plantea ante Aznar que no se trata de ser más blandos ni más duros sino más eficaces en la defensa de los intereses de España J. L. LORENTE NAVACERRADA (MADRID) Rajoy quiso demostrar ayer ante su partido y ante Aznar que tiene en sus manos las riendas del PP. Rajoy eligió el campus 2005 de la Fundación de Análisis y Estudios Sociales (FAES) -que preside Aznar- -para presentar en sociedad su nuevo PP: en primer lugar, planteó pasar la página del 11- M y la derrota electoral de los populares en los últimos comicios legislativos; en segundo término, anunció un cambio de rumbo en su labor de oposición; y, por último, dio a conocer que hará los cambios necesarios en el partido para acometer esa nueva etapa. El discurso de Rajoy en Navacerrada no debe interpretarse como una rebaja en su tono de oposición crítica al Gobierno socialista. Todo lo contrario. Sus palabras de ayer fueron durísimas contra Zapatero, al que acusó reiteradamente de desmantelar España de la misma forma que reparte televisiones Bajo la atenta mirada de su antecesor, el presidente del Partido Popular explicó las líneas básicas de lo que será la estrategia del PP de aquí a las elecciones generales de 2008. El líder de la oposición empezó su intervención reconociendo que el PP acaba de concluir un año ingrato, muy condicionado por la derrota electoral que ha estado marcado por un calendario electoral frenético y por las dificultades de estos meses de oposición, con un congreso nacional del partido y sus consiguientes congresos regionales. b El presidente El líder de la oposición interpreta que el Gobierno inicia una nueva etapa y el PP debe hacerlo también Su intención es que el partido haga todos los cambios que sean necesarios para adaptarse a las nuevas circunstancias. No se trata de ser más blandos ni más duros, ni más adustos ni más simpáticos. Se trata de ser más eficaces, de cumplir mejor nuestro deber y defender con más empeño los intereses de España dijo en un claro mensaje a las familias del PP. El líder de la oposición no quiso hablar de nombres en ese nuevo PP, pero quiso dejar claro que necesitará de todos los recursos que el partido pueda poner a su disposición, porque su objetivo es alcanzar la victoria en las próximas elecciones municipales, autonómicas- -ambas en 2007- -y generales- -previsiblemente, en 2008- En este punto, quiso hacer un guiño a Aznar y dijo que necesitará más que nunca ese semillero de ideas que es FAES Rajoy quiere un partido flexible y ágil, capaz de apelar a la mayoría, porque es un partido abierto y de amplio espectro que marque la iniciativa y desarrolle un marcaje riguroso e inteligente al Gobierno socialista. En una palabra, cerrarle todos los caminos de sus excusas e impedir que escurra el bulto de su mala gestión y de sus errores Necedad supina El presidente del PP planea un partido más abierto a la sociedad- tanto a quienes piensan como nosotros como a los que no están de acuerdo que multiplique su capacidad de interlocución y actualice su lenguaje y su estrategia de comunicación. Somos un partido de centro y, precisamente, porque no somos socialistas ni nacionalistas Rajoy quiso hacer un guiño a Aznar y dijo que necesitará más que nunca ese semillero de ideas que es FAES El líder del PP quiere que su partido actualice mensajes y estrategia de comunicación ni extremistas de ningún color estamos en condiciones de entender y dar respuesta a esa mayoría de españoles que ven en la moderación y la sensatez los principales requisitos de la vida política El PP de Rajoy apostará por el mensaje de la España unida frente los socialistas, que, en su opinión, sólo atienden a las exigencias de sus socios nacionalistas a cambio de conservar el poder, aunque sea a costa de demoler el Estado En este punto, el líder de la oposición se refirió a las declaraciones de Zapatero del pasado sábado, en las que el presidente del Gobierno quiso dejar claro que en 2008 habrá una Constitución fuerte que unirá los territorios Para Rajoy, esa frase es como la alianza de civilizaciones, el mar de injusticia universal, la ciudadanía la paz y el talento que refleja- -según dijo- la ignorancia astronómica, la irresponsabilidad manifiesta o la necedad supina del jefe del Ejecutivo. Previamente, Aznar advirtió que el futuro de los españoles se puede disgregar y diluir al compás de la negociación con ETA y la desarticulación del Estado, sometido a los dictados de los que no quieren que exista España Mariano Rajoy Presidente del PP Acabamos de concluir un año ingrato y condicionado por la derrota electoral. No quiero consumir mi tiempo en recordaros las dificultades de estos meses de oposición y un calendario electoral frenético A partir de ahora, el Gobierno inicia una etapa y nosotros tendremos que hacerlo también. Por nuestra parte, haremos todos los cambios que sean necesarios para adaptarnos a las nuevas circunstancias Voy a necesitar todos los recursos que el partido pueda poner a nuestra disposición, porque me propongo alcanzar la victoria en las próximas elecciones generales España, por primera vez en su historia, está en manos de quienes no quieren ser españoles. Zapatero quiere desmantelar el Estado Empate técnico Dicho esto, intentó animar a los militantes populares con el argumento de que, un año después del triunfo socialista, el PP se encuentra en una situación de empate técnico con el PSOE, que deja abiertas todas nuestras posibilidades para el futuro Pasada la página del 11- M, Rajoy cree llegado el momento de dar un giro a su partido. La situación, para el líder del PP, es ahora la adecuada, ya que sus adversarios- -los socialistas- han gastado ya sus mejores cartas, las más populistas, las más arrulladoras Ahora- -señaló- -tendrán que gobernar... si es que saben. Ahora comienzan las cuestas y los tropezones. Algunos ya han aparecido, como ocurre con nuestro triste aislamiento internacional, y habrá más. La economía llama a la puerta. También la educación, la sanidad y, por encima de todo, el pago de las hipotecas nacionalistas Rajoy y Aznar, antes de empezar la clausura del campus de FAES