Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión LUNES 18 7 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil LA TRAGEDIA LLEGA A LOS INCENDIOS L incendio que desde el sábado arrasa elparque natural del AltoTajo (Guadalajara) se cobró ayer la vida de al menos once personas que participaban en su extinción. La devastación forestal pasa a un plano secundario por el alcance de una tragedia marcada por la muerte de todo un retén, uno de tantos que prestan un valeroso servicio a la sociedad, que contrae con ellos una deuda de gratitud no siempre reconocida. La investigación de las circunstancias del siniestro resultará esencial para determinar si tanto en su génesis (al parecer fruto de la imprudencia de unos excursionistas en torno a una barbacoa) como en la planificación de la extinción existe algún tipo de responsabilidad que supere las barreras de lo fortuito y de la fatalidad. La movilización de fuerzas- -bien equipadas y dirigidas para hacer frente a las llamas, pero también para defenderse de ellas- -es una exigencia para las administraciones, que deben asumir este objetivo como una prioridad para minimizar el efecto del fuego y evitar que éste sorprenda a quienes lo combaten. Los abucheos con que fue recibida la vicepresidenta del Gobierno cuando anoche visitó la zona revelan la indignación de la población local, que se ha sentido desasistida en el acoso y angustia que ha vivido este fin de semana según iba avanzando el fuego. Por ello, la recurrencia de los incendios hace esencial un plan estatal definitivo que mejore tanto la prevención como la coordinación de los dispositivos necesarios para hacer de la extinción una tarea lo más rápida, efectiva y segura posible. E CATALUÑA Y EL GUIRIGAY TERRITORIAL DEL PSOE A displicencia de ERC en su relación con el Gobierno habrá hecho recordar a más de uno aquel aforismo que a cada cual le hace dueño de sus silencios y esclavode sus palabras. El presidente del Gobierno se comprometió a apoyar el estatuto que saliera aprobado del Parlamento catalán. No puso más condiciones. La constitucionalidad del texto fue una matización posterior, en absoluto implícita en aquel exceso de confianza presidencial, porque ya entonces, en plena campaña electoral catalana, se daba por sentado que la reforma estatutaria estaría promovida por una mayoría nacionalista y socialista partidaria más de un nuevo modelo constitucional que del desarrollo del autogobierno. Pese a los sucesivos desmentidos emitidos por el PSOE y el Gobierno, lo cierto es que en el Boletín del Parlamento catalán está publicado desde el pasado día 11 un proyecto de reforma estatutaria cuyo artículo 1 dice: Catalunya és una nació Esta declaración no es la imposición de una minoría, sino la voluntad política del socialismo catalán, con elrespaldo del Gobiernocentral, cuya estabilidad parlamentaria depende en ambos casos de ERC. Por eso, los independentistas catalanes se sienten fuertes y con autoridad suficiente para exigirle a Zapatero que ponga orden en el gallinero de su partido, es decir, que calle a las voces críticas del PSOE que están alertando sobre las consecuencias de esa reforma. La timorata respuesta de Ferraz y La Moncloa abona la arrogancia de ERC y acelera el proceso de parcelación de los intereses que hasta ahora se consideraban nacionales. Cuando un Gobierno autonómico decide llamar nación a su comunidad, pretende un poder judicial casi soberano, instaura un régimen de derechos ciudadanos y de financiación al margen de la Constitución y aspira a una relación confederal con el Estado, lo propio no es mandar callar a todo el mundo, como ha hecho Pérez Rubalcaba, sino ponerse al frente de la preocupación de millones de españoles, socialistas y no socialistas, por el futuro de España. Al PSOE tácticamente le ha venido bien durante un tiem- L po generar desde sus filas una cierta oposición al Gobierno. Esta polifonía interna ha arrebatado en ocasiones al PP su protagonismo opositor en este debate. Pero cuando de las palabras se pasa a los hechos, las apariencias no bastan para salir del paso. Las advertencias de Guerra, Bono o Rodríguez Ibarra sobre la ruptura de principios constitucionales básicos (entre ellos el de la solidaridad) si se aprueba el texto estatutario del tripartito empiezan a no ser asimilables por la versatilidad del propio PSOE. Ayer mismo fue Chaves, presidente de los socialistas y de la comunidad que más diputados aporta al Congreso, quien se unió a esta corriente discrepante al considerar inaceptable el texto que se está cocinando en Cataluña. Si los acontecimientos siguen por este rumbo, lo que la opinión pública empezará a percibir es que las posiciones exigentes del PP- -tachadas de inmovilismo- -eran más acertadas que las expectativas alegres y confiadas que dibujó el presidente del Gobierno para la tensión territorial heredada de la etapa del PP. Sin duda, en parte de las críticas de los barones socialistas hay un cálculo de los perjuicios electorales que sufrirán en sus feudos si el Gobierno franquea el paso al estatuto que propone el tripartito. El mismo Chaves, ayer quejumbroso, ha dado en este último año varios bandazos al respecto y aportado cierta comprensión a las aspiraciones de Maragall y Carod. Pero aunque ese sector nacional del PSOE no ha demostrado tener una influencia decisiva en la toma de decisiones del Ejecutivo y de la dirección del partido, resulta imprescindible que se escuche la voz autorizada de esa corriente jacobina que siempre ha defendido la tradición nacional del partido. Y que entendía que la cuestión pasa por laalternancia en el poder de dos proyectos nacionales (uno de centro- derecha y otro de centro- izquierda) con los que se identifican la inmensa mayoría de los españoles. Por eso es normal que haya inquietud en el PSOE ante esta oscilación hacia un proyecto nuevo que coaligue a su partido, de histórica vocación nacional, con formaciones nacionalista muy interesadas en jibarizar a España. RAJOY ABRE UNA NUEVA ETAPA ARIANO Rajoy anunció ayer, en la clausura de los cursos de verano de FAES, las líneas básicas de la labor de oposición del PP para el próximo curso político y lo que queda de legislatura. En síntesis, suponen una renovación de los mensajes y de la estrategia de comunicación con el objetivo de ensanchar la masa social de apoyo a los populares. Especificó el líder del PP que no se trata de ser más duros o más blandos sino de ampliar su trabajo y el corpus doctrinal de la formación a los asuntos que atañen directamente a los ciudadanos. Consiste, en definitiva, en pasar página del último año que, como reconocía el presidente popular, ha estado muy condicionado por la derrota electoral del 14- M devenida de la matanza de los trenes, y que ha terminado por condicionar casi toda la labor de oposición y provocado una complicada digestión. Desde estas mismas páginas se había advertido la necesidad del PP de olvidar aquel vuelco electoral para centrarse fundamentalmente en la variada gama de problemas e incertidumbres queestá dejando la deficiente tarea gubernativa de Rodríguez Zapatero. Y es congruente con este objetivo Tony Blair AFP LA MADEJA DEL TERROR un ritmo inferior al que los cuerpos policiales desmantelaron en España la célula terrorista del 11- M, los servicios de inteligencia británicos van completando el puzle de la matanza del 7 de junio, cuyas piezas encajan entre sorpresas tan desafortunadas como la revelación de que uno de los implicados fue investigado el año pasado por el MI 5. Pese a sus vínculos indirectos con el terrorismo, los agentes británicos no lo consideraron una amenaza y rechazaron la posibilidad de vigilarlo. La incapacidad del MI 5 para controlar los movimientos de los sospechosos ponede manifiesto la dificultad- -global, también registrada en España- -de despejar la laberíntica madeja del fundamentalismo islámico, una red por la que, de Londres a Madrid, pasando por Pakistán, circulan miles de sospechas e individuos. M de ampliar la mayoría social en torno al PP la reivindicación que el líder de la oposición hizo del centro, cuyas virtudesse multiplican enun contexto donde el PSOE ha acentuado su deriva izquierdista. Acierta pues Rajoy en la lectura de los tiempos y quizás también en la terapia que éstos precisan. Por eso resulta valiente y adecuado encarar el nuevo curso mirando hacia adelante y hacer todos los cambios necesarios para que el partido y sus mensajes se adapten a lo que él calificó como la nueva circunstancia Se trata de recuperar la iniciativa política que un año después sigue en manos de Zapatero, pese a la innegable pirotecnia populista y los gruesos errores que ha marcado la gestión del PSOE. Sin descuidar la labor crítica y vigilante inherente al oficio de oposición, al PP le toca trabajar en la elaboración de propuestas que afecten directamente a la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos, para ser advertido por la mayoría de éstos como la primera referencia y recuperar así la preeminencia en la parrilla política y social de España. Con esa base será más fácil el regreso a La Moncloa. A