Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Los domingos DOMINGO 17 7 2005 ABC MÁS QUE FÚTBOL Laporta, correctamente vestido en un acto público Laporta, el caganer galáctico La noticia surgió en ABC. Una carta al director del periodista José María García- Hoz relataba cómo el presidente del Barça faltaba al buen gusto, a las normas de educación y convivencia más elementales al intentar traspasar el arco de seguridad el aeropuerto del Prat. Al final, Joan Laporta se quedó en calzoncillos entre gritos contra el personal de seguridad. El suceso ha saltado del papel impreso a la red y ha inundado ordenadores de medio mundo POR ÁNGEL GONZÁLEZ ABAD S I el Barça es algo más que un club, su presidente ha dejado claro que es algo más que un presidente. La cara amable de Joan Laporta, el hombre que se embarca en misiones humanitarias por medio mundo y que incluso se autoproclama diplomático y visita casi con rango de estadista a presidentes y altos mandatarios, quedó semidesnuda, en calzoncillos, en un ataque de prepotencia sólo porque le obligaron a pasar una y otra vez por el detector de metales del aeropuerto del Prat. Es la nueva imagen de Laporta, el trionfant más prosaica, de menos diseño, pero la que ha inundado en los últimos días la red de redes. Una simple búsqueda de Laporta en calzoncillos en el Google da casi seiscientas entradas en las webs más variopintas. De la noche a la mañana, Laporta se ha convertido en un galáctico, en calzoncillos, pero galáctico al fin. El relato que hizo en ABC el periodista José María García- Hoz, testigo directo del incidente, deja al descubierto la personalidad de un hombre que llegó al Barça como un salvador y que poco a poco está provocando tensiones internas y externas por sus extralimita- ciones. Y es que el hombre que perdió la compostura hasta el extremo de espetar a quien le recriminó su actitud esa chulería de ¿Qué pasa? ¿Te has excitado? tiene problemas en el seno del club. Porque allí también hay voces que le recuerdan sus promesas incumplidas; aquello de que no iba a vender patrimonio y ahí está la operación de Can Rigal; o que no se iban a subir los precios de los abonos, y ahí están los nuevos por las nubes; y hasta amigos del alma que no lo han podido soportar más como el vicepresidente Rosell y varios miembros de su junta que han abandonado la nave. De cualquier forma, quedarse en paños menores en el aeropuerto del Prat, rodeado de guardaespaldas y desgañitándose por ser requerido una y otra vez a atravesar el arco de seguridad, denota prepotencia. Como la denota que ahora su preocupación mayor sea encontrar un fórmula para evitar pasar por los detectores de metales en vez de asumir sus responsabilidades como un ciudadano más. La información de García- Hoz en ABC fue recogida en todos los medios de comunicación al día si- Ha sabido que a Beckham y Ronaldo les dejan eludir los arcos detectores de metales y no quiere ser menos guiente y Laporta no tuvo más remedio que reconocer los hechos. No admitió que perdió los nervios, pero tuvo que ratificar aquello de ¡Me tenéis hasta los cojones! ¡Si queréis que me quede en pelotas lo vais a conseguir! y dejó claro que le gusta practicar el ¡Usted no sabe con quien está hablando! No pidió perdón, sólo disculpas, y en exclusiva a los barcelonistas que se hubieran podido sentir ofendidos. Y para que sucesos así no vuelvan a repetirse, lejos de un espíritu de enmienda del presidente, el Nadando y guardando la ropa. También los slip Barça anda buscando que alguien le dé un salvoconducto para que no tenga que pasar más por un detector de metales. Algo así como un tratamiento de diplomático. Y es que se han enterado que algunos galácticos como Beckham o Ronaldo, tienen reconocimiento como embajador de Unicef el primero, o un carné de la ONU en el caso del brasileño. Laporta no puede ser menos. Su hecho diferencial está claro. Laporta en calzoncillos ha inundado ordenadores de medio mundo. Ni Florentino Pérez ni el presidente Rodríguez Zapatero- -pese a su reconocido barcelonismo- -ni el mismísimo Pasqual Maragall ni, mucho menos, el inefable y polémico Carod- Rovira, tienen una sola entrada en Internet en calzoncillos Eso tiene un valor que el cada vez más cuestionado Joan Laporta presenta como un activo más. De momento, sus vecinos del Espanyol ya le han encontrado acomodo y consideran que si tanto le gusta andar enseñando la ropa interior, qué mejor que ser un caganer -una figura tradicional de los belenes en Cataluña que representa a un hombre defecando- galáctico, pero caganer al cabo.