Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 17 7 2005 Los domingos 65 agosto de 1991, cuando Lituania se proclamó independiente. -Una provocación- -dice R. Pukinskas- -para que se hubiera llegado a mayores. Sabemos quiénes fueron los criminales. Pero Rusia da largas en el asunto. Desde entonces, Lituania se ha convertido en miembro de la UE y Medininkai es un punto especialmente importante, un bastión de la UE con Bielorrusia. No hay que perder de vista que el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, desprecia casi olímpicamente los derechos humanos, y casi en la misma proporción las relaciones con la UE. Por ello, en algún sentido podemos decir que la seguridad de los países de la UE está en manos lituanas. Coches de alta gama En Medininkai, los lituanos inspeccionan unos 2.000 coches cada 24 horas. Hay instalado un detector de elementos radiactivos. -Ayer mismo- -dice Pukinskas- -bloqueamos un Mercedes que venía de Bielorrusia, porque descubrimos que había sido robado, imagínense... ¡en España! Muchos de ellos transitan por Medininkai para perderse en la inmensidad bielorrusa o rusa. Durante las horas que pasamos en Medininkai, hay una exhibición de coches de lujo: un todoterreno Lexus, un Audi, otro todoterreno Toyota, un Passat, un Mercedes... nuevos o seminuevos. Llevan matrículas provisionales. Algunos, en teoría todos, han sido comprados legalmente en Austria y en Alemania. Serán revendidos y rematriculados en Rusia. También transitan humildes bielorrusos a pie, cargados con bolsas de tela en las que hay bienes de consumo que escasean en Bielorrusia y que, si se dispone de dinero, se tienen en abundancia en Lituania, al menos en Vilnius. Y es que la capital de Lituania se ha convertido en una ciudad cara. Hace gala de centros comerciales enormes, como el Acrópolis, donde se puede encontrar de todo a precios a veces superiores a los españoles. Difícilmente un lituano se puede permitir esas cifras: el salario medio anda, al cambio, en unos 300 euros mensuales. En verano, en Vilnius, el calor no agobia. No sólo no agobia sino que al caer la tarde, paseando por la ribera del río Neris, se agradece llevar una cazadora a mano. En Lituania, el invierno es muy duro y largo. El índice de suicidios es uno de los más elevados del mundo. Esperemos que el optimismo vital se vaya instalando en las mentes de la gente de ese país. Eso, la mejora de la educación y de la economía, que empieza a percibirse, y la protección de la familia contribuirán a que desaparezcan las lacras del tráfico con personas y de las bandas criminales. Un grupo de jóvenes fotografiadas durante una clase de historia en un colegio de Vilnius. Mujeres como ellas están en el objetivo de las mafias que comercian con seres humanos en Lituania de los lituanos no necesitan permiso de trabajo. El comercio con personas y la prostitución son una cara de la moneda, la otra son las bandas criminales. ¿A qué se debe que haya tantas bandas criminales lituanas operando en España, especialmente en la zona mediterránea? -le pregunto al periodista Audrius Matonis, director del Servicio de Noticias Báltico jadores. A Kastitis Inciura le exigieron unos 2.000 euros. Si no les pagaba, le amenazaban con que llevarían a su novia, Ariajan Kakaitye, a trabajar en un club de alterne Todos ellos cumplen condena ahora en España. Otro ejemplo reciente. Un tal Gintaras K. está imputado en el homicidio de un español, un hecho que él mismo ha reconocido y por el que, dicen fuentes judiciales, no se ha podido proceder a su extradición. Gintaras K. que tenía antecedentes criminales en Lituania, con otros compinches, se dedicaba también a extorsionar a sus paisanos. Es un hecho probado que a Vytautas J. con domicilio en Almoradí (Alicante) lo hirió de consideración cuando se negó a entregarle dinero. Hay muchos casos de robos con fuerza en naves industriales y de delitos relativos a la prostitución, aunque, en la prostitución, son últimamente las mafias rumanas y albanesas las que se llevan la palma en la Costa del Sol. Lo primero que te muestra la policía de fronteras lituana al llegar a Medininkai, puesto fronterizo con Bielorrusia, es el monumento conmemorativo a los siete policías compañeros suyos, tiroteados y rematados con un tiro de gracia por agentes especiales del Ministerio del Interior ruso, en Bandas criminales en España -Hace unos años- -argumenta- muchos lituanos, gente normal, consiguieron trabajo en zonas agrícolas de la costa mediterránea de su país. Se corrió la voz de que se podía trabajar en España. Y lo que al principio era meta migratoria de gente que trabajaba en la agricultura, se convirtió después en destino de maleantes y bandas criminales, que extorsionan a sus propios compatriotas. Se fueron bandas criminales que estaban cercadas aquí, en Lituania, y que han encontrado en España un destino para esfumarse y seguir haciendo de las suyas. ¿Están relacionados con el Ejército, a la vista de la brutalidad con que actúan en crímenes con violencia en España? -No- -contesta Bazylevas- Aunque sí que hay que tener en cuenta que Lituana fue parte de la Trabajo en el extranjero. Modelos y bailarinas. Salario perfecto Se cree que al menos mil mujeres al año resultan defraudadas por ese tipo de publicidad Unión Soviética hasta 1990, y que, como tal, los lituanos tenían que servir en el Ejército soviético. Un botón de muestra de lo que ocurre con esas bandas lituanas en España. Darius B. Vidmantas V. Arturas V. Tomas G. Aurelius D. y Audrius J. mayores de edad, lituanos, sin antecedentes penales en España, formaban una asociación llamada Panevezhis que buscaba trabajo a los lituanos llegados a España. Los componentes de Panevezhis se conocían ya de Lituania. De esa forma, por ejemplo, ofrecían mano de obra a subcontratistas de la Costa del Sol, a cambio de una comisión que les tenían que pagar los traba-