Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 17 7 2005 Los domingos 63 El integrismo se camufla en el mestizaje ITALIA ALEMANIA REINO UNIDO FRANCIA Un imán que predica la concordia JUAN VICENTE BOO ROMA. El imán del centro islámico de Vía Jenner en Milán, el más significativo de Italia, es rotundo: Seremos los primeros en denunciar cualquier amenaza terrorista. No queremos saber nada con quienes siembran el odio. Confundir a los musulmanes en general con estos asesinos es un error grave Hace dos años, Abdel Hamid Shaari rechazó rotundamente el llamamiento a la lucha formulado desde la cárcel por Desdémona Lioce, de las Brigadas Rojas, respondiendo que desde los años setenta hasta hoy, habéis dejado una estela de muerte y asesinos A diferencia de otros imanes violentos, Shaari está orgulloso de que siempre nos hemos movilizado a favor de los italianos secuestrados en Irak, hemos acudido a las manifestaciones y hemos realizado llamamientos a través de Al Jazira La mezquita de Munich, en el punto de mira GUSTAVO MORA BERLÍN. En Munich, la mezquita del Centro Islámico viene siendo observada con atención por las autoridades desde que se descubriera que uno de los instigadores del atentado contra el World Trade Center de Nueva York en 1993 procedía de allí. Su historia es rocambolesca. La fundaron en 1958 antiguos nazis. Acabada la guerra, miles de musulmanes del Ejército Rojo que habían cambiado de bando y luchado para Hitler buscaron refugio en Alemania Occidental. En Munich establecieron una de las mayores comunidades musulmanas de Europa. La Guerra Fría los hizo muy interesantes para los servicios secretos occidentales por sus conocimientos lingüísticos y sus contactos con la Unión Soviética. Pero ellos tenían su propia ideología, la de los Hermanos Musulmanes, un movimiento que ha inspirado a organizaciones como Hamás y Al Qaeda. En los suburbios de Leeds E. J. BLASCO LONDRES. Las barriadas de las grandes ciudades inglesas se han convertido en caldo de cultivo para el adoctrinamiento del radicalicalismo islámico, que logra camuflarse entre la vida de una comunidad mulsumana mayoritariamente moderada. Leeds, nuevo centro financiero en el norte de Inglaterra, tiene una población de 30.750 musulmanes. En Birmingham o en la vecina Bradford hay muchos más, pero lo que importa para la penetración de las redes terroristas no es tanto el número de musulmanes como la facilidad del camuflaje. Y en el barrio de Beeston, distante del centro de Leeds, había una suficiente mezcla racial como para que los movimientos de la célula que llevó a cabo los atentados del 7- J pasaran desapercibidos. Allí vivían tres de los terroristas suicidas, y el cuarto acudía a una de las casas de la zona, en la que probablemente se alojó el considerado cerebro de la operación. Una catedral sitiada por el culto musulmán JUAN PEDRO QUIÑONERO PARIS. En Francia hay entre 5 y 6 millones de musulmanes, que cuentan con unos 1.500 lugares de culto. Hace meses que la policía denunció la proliferación inquietante de focos de prédicas islamistas revolucionarias. Entre todos esos focos, los lugares de culto, escuelas, librerías y población joven radical, la región Isla de Francia, en general, y la ciudad de Saint- Denis (antiguo feudo comunista) en particular, ocupan un lugar privilegiado. Varias delegaciones y oficinas de líderes religiosos influyentes se encuentran no lejos de la basílica- catedral. En Saint- Denis quizá haya más musulmanes que católicos practicantes. La catedral cristiana que forma parte del patrimonio mundial está hoy sitiada por una miríada de minúsculos lugares de culto musulmán, donde se confunden tendencias muy diversas.