Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 17 7 2005 Internacional 37 Un ataque suicida en una gasolinera iraquí provoca cerca de 60 muertos civiles Dieciséis personas, entre ellas tres militares británicos, murieron ayer en otros atentados ABC BAGDAD. El negro paisaje de Irak se ensombreció ayer aun más con el peor atentado cometido en los últimos meses. Sobre las ocho de la tarde, hora local, un suicida hacía estallar su carga explosiva junto a un camión cisterna que entraba en una gasolinera del centro de Musayeb, una pequeña localidad de mayoría chií situada a unos 90 kilómetros al sur de Bagdad. La explosión y el posterior incendio provocaron cerca de 60 muertos y más de un centenar de heridos, según los primeros balances oficiales. Según testigos presenciales, el terrorista corrió hacia el camión cisterna cuando éste entraba en la la estación de servicio, donde numerosos vehículos hacían cola para repostar. La terrible explosión provocó un incendio que rápidamente se extendió a viviendas cercanas y a una mezquita chií, que podría constituir el objetivo del ataque terrorista. Antes, la violencia ya había sido, como sucede casi a diario en Irak, la nota dominante de la jornada. Al menos dieciséis personas- -entre ellas dos niños iraquíes y tres soldados británicos- -habían muerto en otros atentados que tuvieron lugar en distintos puntos de un país que arroja mensualmente cerca de 800 víctimas mortales. Los tres militares británicos, pertenecientes al Primer batallón del Regimiento de Staffordshire, fueron víctimas de una emboscada mientras patrullaban el barrio rebelde de Al Rissala, en la localidad de Al Amarah, cuando, según testigos presenciales, un artefacto explosivo estallaba al paso de su vehículo. En Mosul, 375 kilómetros al norte de Bagdad, cuatro policías murieron y otros 18 resultaron heridos cuando un terrorista suicida hacía estallar la carga explosiva que portaba en su cinturón junto a una comisaría. y económicas iraquíes. En la agenda de la visita, cuya duración se prevé de tres días, figuran acuerdos de colaboración en materia de energía, transporte y seguridad. Al Yáfari, junto al vicepresidente iraní Reza, ayer en Teherán EPA Visita a Irán En plena espiral de violencia, el primer ministro iraquí, el chií Ibrahim al Yáfari, aterrizaba en el aeropuerto internacional de Teherán, donde fue recibido por el titular iraní de Industria y Minas, Isaac Yahanguiri, lo que supone la primera visita del máximo responsable político iraquí a su vecino oriental desde el final de la guerra que entre 1980 y 1988 dejó cientos de miles de muertos. Mi viaje a Irán es un paso muy positivo en las relaciones entre ambos países, ya que terminará con los residuos del pasado declaraba el viernes Al Yáfari, quien ha acudido a Irán arropado por una delegación compuesta por diez ministros de Bagdad junto a otros representantes de las esferas políticas