Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional DOMINGO 17 7 2005 ABC Hoy hay 1.138 trabajadores directos y fuentes de Defensa confían en que los despidos no llegarán al pico de esa cifra Desde el Ministerio de Defensa, se confía en que la pérdida de puestos de trabajo no llegará a ese pico de 1.138 que hoy figura en la cifra de empleados laborales, y se asegura que, pase lo que pase, estarán garantizadas prejubilaciones incentivadas a partir de 58 años o la incorporación de los afectados a dependencias del propio Ministerio. Pero de momento la consigna es que- -subrayan- no hay ningún dato ni comunicación por parte de la Administración Bush al respecto, y por tanto conviene no alarmar. Otra óptica bien distinta es la que mantienen los afectados, entre los que- -según un testimonio recogido por ABC- -la situación está dando lugar a una gran inquietud y muchos padecen estrés Llevan, aseguran, demasiado tiempo con la espada de Damocles pendiendo sobre la cabeza conscientes de las intenciones norteamericanas expresadas en el plan Visión 2010 -luego Visión 2021 -de dejar sólo un tercio de la plantilla de 1.650 trabajadores laborales que existía en 1997. Y que ya han cumplido en parte, con la extinción desde entonces de más o menos 520 puestos de trabajo entre jubilaciones anticipadas, incapacidades o bajas incentivadas y demás fórmulas de lo que llaman despido no traumático Militares estadounidenses en la base militar de Rota REUTERS Rota teme pérdidas directas millonarias y el despido de españoles por la retirada de 800 marines Sólo en consumo y vivienda dejarán de gastar 14 millones de euros al año de la economía local depende directa o indirectamente de esta base, de la que antes de fin de año se marcharán un tercio de las tropas de EE. UU. LAURA L. CARO MADRID. Primero fue el anuncio de la retirada tras 45 años de permanencia en Cádiz del Segundo Escuadrón de Vigilancia Aérea de la Flota VQ- 2 y del desmantelamiento de sus dos comandos de apoyo con todo su personal y familiares- -1.180 personas- -incluidos. Poco después, hace escasamente dos semanas, se hacía pública también la marcha de la Unidad de Operaciones Especiales, más conocida como SEAL, que oficialmente será desactivada el próximo día 25 de julio y su plantilla- -45 miembros- -enviada a diferentes puntos de Estados Unidos. En total, más de 1.200 ciudadanos norteamericanos, 800 de ellos militares, que antes de que termine este año 2005 dejarán un poco más vacía la imponente Base Naval de Rota, y lo que es más preocupante, más vacías las arcas de esta localidad de tan sólo 27.829 vecinos censados, cuya economía se nutre en más de un 90 por ciento de los ingresos que genera la macroinstalación militar, sin duda el motor de Rota desde su creación a principios de los años 50. La repercusión va a ser muy negativa: si Estados Unidos elimina 800 puestos de trabajo, se eliminan 800 arrendamientos, 800 recibos de agua y de luz, b El 90 por ciento usos de taxis... se resentirá todo el comercio local Quien habla es el alcalde de la localidad, Lorenzo Sánchez, del partido Roteños unidos que gobierna en coalición con el PP, y que ya ha puesto cifras a las pérdidas directas que, en términos de consumo, supondrá en la zona la inminente vuelta a casa de los norteamericanos vinculados al VQ 2 y el SEAL: 14,4 millones de euros al año, a razón de los 18.000 euros que, como término medio, gasta cada uno de estos funcionarios. Los cálculos del Ayuntamiento apuntan a que los perjuicios no empezarán a notarse hasta después del verano, pe- ro que afectarán a todos los campos: el transporte, los ingresos públicos, la alimentación... Pero hay mucho más. En una base que tiene autorizada la presencia de 4.250 militares norteamericanos, pero que hoy sólo cuenta con 2.235 de los que 800 tienen ya billete de partida a otros destinos, soplan vientos de reducción de plantilla entre los 1.138 trabajadores laborales españoles que prestan servicio en su interior. Por ahora, nadie se atreve a aventurar números, pero todas las fuentes consultadas dan por hecho que la reestructuración en Rota sí va a tener consecuencias negativas para el personal español. Trabajo en precario De lo que puede pasar de ahora en adelante, nada se sabe. Incertidumbre es la palabra a la que recurre el presidente del comité laboral, José Sabido, que se niega rotundamente a vaticinar la más mínima cifra de posibles despidos por aquello de no dar ideas, y mantiene que, de producirse, estarían más vinculados a la tendencia de la administración norteamericana de la base de sustituir empleos directos por contratas, que a la próxima salida de Rota de 800 militares estadounidenses. Sobre esta última circunstancia, estima que se trata de una situación transitoria que pronto se corregirá con la definición por parte de Estados Unidos de nuevas funciones para Rota que antes o después darán lugar al envío a Cádiz de nuevas unidades. Pero más allá, explica, lo preocupante es que últimamente se ha impuesto la práctica de entregar funciones que antes desarrollábamos los trabajadores laborales, relacionadas con sistemas de transporte, de abastecimiento o de mantenimiento a empresas externas, lo que- -critica- -constituye un cambio de trabajo de calidad por trabajo en precario Son estas empresas, recuerda, las que se están ocupando de la construcción de la mayoría de los nuevos edificios e instalaciones- -incluidos 16 hangares- -que prevé el gran plan de mejora de la Base Naval de Rota ya en marcha, que cuenta con un presupuesto de 476 millones de dólares. Somos causa- efecto de los complejos antiamericanos de este Gobierno Rota es una base con un interés estratégico incuestionable, y una calidad de vida que mereció en 2004 el título de Mejor base en el Extranjero concedido por la revista Navy Times Aún así, Estados Unidos replegará en los próximos meses 800 militares de esta instalación, casi un tercio del total, lo que a juicio del alcalde roteño, Lorenzo Sánchez, responde claramente a un motivo: la falta de facilidades que ofrece el Gobierno español y sus socios recalca, para mantener y optimizar el uso de esta base que, recuerda, da trabajo en total a unas 8.000 personas y tiene un presupuesto de 65.000 millones de las antiguas pesetas, que revierten en toda la comarca. ¿Qué unidades van a traer los norteamericanos aquí con el respaldo de este Gobierno? se pregunta. Somos causa- efecto de los complejos antiamericanos de este Gobierno, de su complejo a no reconocer que esto es una base militar de uso conjunto lamenta, con la esperanza de que la llegada del nuevo embajador, Eduardo Aguirre, ayude a normalizar la situación