Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 17 7 2005 Nacional 19 LUCHA CONTRA EL TERRORISMO ISLAMISTA Al menos una decena de internos participó en la agresión a Abu Dahdah Los reclusos del módulo se muestran reticentes a colaborar en la investigación D. MARTÍNEZ, P. MUÑOZ MADRID. Entre diez y quince internos, según la investigación abierta por la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, participó en la mañana del pasado viernes en la agresión sufrida por Imad Eddin Barakat Yarkas, más conocido como Abu Dahdah en la cárcel de Castellón. El presunto jefe de Al Qaida en España evoluciona favorablemente de sus heridas, si bien aún permanecerá hospitalizado entre dos y tres días más, ya que aún no se le ha podido examinar a fondo uno de sus ojos, completamente cerrado por una gran hinchazón. Además, los médicos del Hospital General que le atienden han descartado que sea necesario someterle a una intervención quirúrgica. Mientras tanto, la tranquilidad ha regresado al módulo de penados donde se produjo la agresión al líder islamista, que está a la espera de una sentencia por la que puede ser condenado a más de 74.300 años de cárcel si es considerado culpable de los atentados del 11- S en Estados Unidos. Tras los sucesos del viernes no se ha vuelto a producir incidencia alguna en la prisión de Castellón, a la que ha sido enviado un inspector de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias para que se haga cargo de la investigación. Ayer mismo prestaron declaración dos de los funcionarios que estuvieron de servicio en el módulo, así como alguno de los presos supuestamente implicados. Sin embargo, las fuentes consultadas destacaron que será difícil determinar el grado de participación de cada interno en la agresión, debido a que los reclusos no están colaborando en las pesquisas. De hecho, parece que la mayor parte de ellos están satisfechos de lo ocurrido, por lo que no están dispuestos en ningún caso a delatar a un compañero por un suceso como éste. No obstante, los investigadores confían en que a medida que pasen los días esa cerrazón inicial de los reclu- sos, clasificados en primer y segundo grado, ceda poco a poco y se llegue a conocer lo ocurrido. Por el momento no se han tomado medidas contra los internos, ya que no se tienen pruebas concretas de la responsabilidad de cada uno. De hecho, la única persona que había sido aislada, y que era el preso de etnia gitana que primero increpó a Abu Dahdah ya hace un régimen de vida normal, dado que su actuación simplemente consistió en insultar al líder islamista. En el momento en que se produjo el suceso- -en torno a las nueve y media de la mañana- en el módulo trabajaban cuatro funcionarios, si bien no todos ellos se encontraban presentes en la zona donde se produjo el ataque. Un exceso de confianza en una prisión tranquila Lo que más llama la atención en el ataque a Abu Dahdah es que este preso, considerado un jefe terrorista, esté en una prisión en la que no hay un Departamento de Régimen Especial para reclusos peligrosos. De hecho, esta es una de las líneas de la investigación abierta por Prisiones por orden de su directora general, Mercedes Gallizo. En cualquier caso, las fuentes consultadas recuerdan que Abu Dahdah ya estuvo en Castellón y no hubo problemas. Además, admiten que dada la gran cantidad de presos que están en aislamiento- -sólo islamistas hay más de 120- existen dificultades para encontrar infraestructuras adecuadas, por lo que se buscan otras soluciones. De hecho, en Castellón hay etarras y otros presos musulmanes y nunca se han producido incidentes. Esa tranquilidad hace que los presos en aislamiento puedan disfrutar de un par de horas de patio por la mañana y coinciden con otros reclusos. Eso sucedió con Abu Dahdah Y probablemente se pagó el exceso de confianza.