Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 DOMINGO 17 7 2005 ABC Nacional José María Aznar dice estar muy a gusto con su trabajo al frente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, dedicado a la aportación de ideas para el PP, y advierte que el debate no es si el PP está en el centro, sino que están desguazando España El mundo está en guerra; hacen falta líderes fuertes POR ÁNGEL COLLADO MADRID. Vaqueros claros, camisa remangada, el pelo más largo, igual de delgado y con las mismas contadas canas que cuando estaba en el poder. José María Aznar se pasea por el porche del hotel de Navacerrada donde se celebra el Campus de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales rodeado de jóvenes con los que charla y se fotografía entre seminario y seminario. Son las promesas del centro derecha español y el ex presidente del Gobierno cumple al frente de su FAES con la doble tarea encomendada: formar la nueva generación de políticos del PP y aportar ideas al partido. En Génova lo llaman la retaguardia la segunda línea de la batalla política, fundamental, dicen, para no convertirse en una organización amorfa y sin ideología. Y Aznar asegura estar satisfecho con su misión: Estoy muy a gusto y muy cómodo, me gusta trabajar y, como no paro, estoy encantado El ex jefe del Ejecutivo y del PP dirige la más poderosa fundación política de España, con un presupuesto de 5,8 millones de euros, 300 colaboradores habituales que, con la proyección in- ternacional y las relaciones del propio Aznar, son los fundamentos para promover las ideas del centro reformista en España y también en el extranjero, sobre todo en Hispanoamérica. Después de encabezar durante quince años el PP y el Gobierno durante ocho, Aznar departe en el Campus con catedráticos, escritores, intelectuales, economistas, juristas, dirigentes empresariales y sindicales. Sus viajes al exterior le permiten mantener una visión privilegiada de la política internacional. También de la nacional, que sigue día a día. A los 52 años, dista de ser un político jubilado. Aunque no concede más entrevistas que las obligadas por el editor de sus libros- Ocho años de Gobierno y Retratos y perfiles -tampoco se muerde la lengua ni pierde ocasión de dejar las cosas claras con su habitual contundencia para desesperación, resignada, de algunos miembros del equipo de Rajoy. El PP es hoy el único partido centrado porque es el único partido que defiende los valores constitucionales; ese no es el debate, el debate es que están desmantelando España Aznar re- chaza de plano que toque discutir sobre el grado de centrismo del PP, más bien atribuye a consigna socialista el cuestionamiento de las posiciones ideológicas del principal partido en la oposición con el fin de disimular las hipotecas propias con los nacionalistas. En España hay poco debate y eso no es bueno; el problema de fondo hoy es que la doble tenaza de la negociación con ETA y el proceso de reformas constitucionales y estatutarias amenaza con desguazar España. Y parar esa marea es obligación del PP Condensa así su análisis de la situación política sin querer entrar en más detalles. Puede ser la traslación del pacto no escrito entre la dirección del partido y la FAES: la táctica y la estrategia es de Génova; la fundación aporta reflexión, documentos y argumentario para las propuestas programáticas. Superioridad moral Entre los pinos y robles de los jardines del hotel de Navacerrada, el ex presidente del Gobierno parece tan relajado como los jóvenes asistentes al Campus de FAES que después de escuchar a Jiménez Aguilar, de la CEOE, se disponen a debatir con José María Fidalgo, de Comisiones Obreras. En FAES sostienen que la fundación no es neutral, pero sí abierta Aznar, mientras se toma una coca- cola light cuenta que sigue convencido de que el trabajo realizado por el PP en el Gobierno también ha cuajado en el terreno de las ideas y de la opinión pública aunque ahora parezca imperar lo contrario, lo que aquí llaman buenismo y relativismo moral Lo que es políticamente correcto lo juzga la izquierda que, a su vez, proclama tener una superioridad moral que nunca he admitido; nosotros tenemos que defender nuestros principios sin complejos FAES nació en Valladolid, de la mano de Aznar y con Miguel Ángel Cortes como primer encargado. Se la llevó a Madrid cuando fue llamado por Fraga a la sucesión. En la órbita del PP había entonces tres fundaciones: la conservadora Cánovas del Castillo, de Fraga; la democristiana Humanismo y Democracia, procedente de UCD, y la liberal José Canalejas. Pero el nuevo presidente del PP prefirió formular su proyecto político desde FAES. Aznar vistió con tintes sociales el liberalismo conservador que profesaba para lanzarse a esa carrera por el llamado centrismo Diez vueltas al mundo Condecoración en Georgetown José María Aznar exhibe un informe de viajes al extranjero y entrevistas abrumador hasta para un presidente del Gobierno en activo. Desde que dejó el poder en abril hasta este mes de julio, que ha consagrado en su primera quincena al Campus de FAES, ha hecho unos 400.00 kilómetros (diez veces la vuelta al mundo) se ha entrevistado con 45 personalidades internacionales, ha pronunciado 34 conferencias en distintos lugares del planeta, dio clases durante cuatro semanas en la Universidad de Georgetown, escribió dos libros de los que lleva vendidos 250.00 ejemplares, asistió a las reuniones de la Internacional de Centro en París y Río de Janeiro, compareció en la comisión del 11- M y ha ingresado en el Consejo de Estado. Encuentro con Madeleine Albright El capítulo de sus relaciones internacionales se condensa en la categoría de los dirigentes con los que se ha entrevistado: George W. Bush, Vladimir Putin, Tony Blair, Dick Cheney, Condoleezza Rice, Donald Rumsfeld, Robert Zoellick, Jeb Bush, Paul Wolfowitz, Madeleine Albright, Silvio Berlusconi, Nicolas Sarkozy, Angela Merkel, Ehud Barak, Ariel Sharon, Simon Peres, Benjamin Netanyahu, Vaclav Klaus, Néstor Kirchner, Vicente Fox, Álvaro Uribe, Alejandro Toledo, Ricardo Lagos, Leonel Fernández, Francisco Flores, Mohamed Abdelaziz, Pier Ferdinando Cassini, Marcello Pera, Vaclav Havel, Helmut Köhl, Raúl Rivero, Lech Walesa, Henry Kissinger, George Milton Friedman, George Tenet o Antonio Guterres. con el que trasmutó la conservadora Alianza Popular en el gran partido de centro derecha español que es el PP. Ya desde el poder y una vez que decidió renunciar a presentarse a las elecciones de 2004, fusionó todas las fundaciones en torno a la FAES y se puso al frente. Tras el 11- M no salió la jugada que se trazaba perfecta para que su partido siguiera en el Gobierno con otro candidato, pero en la fundación aseguran que ese detalle no ha trastocado mucho los planes. Es más, argumentan que un partido en la oposición necesita aún más soporte ideológico y programático que si está en el poder. Aznar destaca que FAES sirvió en su día para traer gente al PP, después para dar consistencia teórica al partido y que ahora tiene la misión de dar respuesta a una situación inédita como es que se ponga en cuestión la existencia misma de España como na- El ex presidente insiste en que la doble tenaza de la negociación con ETA y las reformas constitucionales y estatutarias amenazan con desmantelar España