Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 17 7 2005 Opinión 7 MEDITACIONES COHABITACIÓN B IEN saben los marineros gallegos del temible viento del Nordés, aquel que tanto las leyendas locales como los hombres del tiempo señalan como el responsable de las marejadas que suelen dejar a la flota amarrada a puerto. Los mejores conocedores de la realidad política gallega anotan estos días que las tensiones que PSOE y BNG han vivido en la negociación del nuevo Gobierno de la Xunta no han calmado el mar de fondo. Auguran que cuando vuelva a soplar el Nordés pudiéramos asistir a un desencuentro de fuerza ocho tan notable como el que ambos partidos protagonizaron en el Ayuntamiento de Vigo. Por eso hay quien insiste en que lo firmado entre Touriño y Quintana no es tanto un pacto de gobierno como una cohabitación, cuya fecha de caducidad dependerá de por dónde sople el viento. MARCO AURELIO LEER Y PENSAR ESPAÑA, ESA PEDANÍA POR QUÉ EUROPA LIDERARÁ EL SIGLO XXI DE MARK LEONARD Taurus Madrid, 2005 216 páginas 19,50 euros M Remedio para euroescépticos Si usted, europeísta convencido, experimentó el insidioso mordisco de la decepción tras el 29 de mayo, éste es su libro. Y también lo es si su euroescepticismo es razonablemente templado y votó con reluctancia en el referendo español. Quizás en esa vocación de contentar a casi todos resida la mayor debilidad del libro de Mark Leonard. Su tesis, simplificando, es que, frente al unilateralismo duro de los Estados Unidos- -una fuerza que se quiere disuasoria, y que se impone, pero no convence- -la influencia de Europa es suasoria, duradera y profunda, incluso más de lo que preveía hace medio siglo el patriarca Monnet. La Eurosfera, su zona de influencia, se extiende ya no sólo a países periféricos que anhelan formar parte del proyecto, sino a otros muchos para los que la UE es el principal socio comercial y su mayor fuente de crédito. Leonard resucita de modo original el eurocentrismo para convertirlo en foco de irradiación de un nuevo estilo para las relaciones internacionales en el siglo XXI. Un poder moderador que se agiganta frente al desgastado gendarme americano y a los emergentes estados- naciones asiáticos. Leonard ha diseñado un remedio de laboratorio para el euroescepticismo rampante. MANUEL RODRÍGUEZ RIVERO ARCAN el 93 no se cuántos: ¿Es San Sadurní de Noya? Que nos manden todos los excedentes de cava que dejaron de vender por las Pascuas cuando aquello del Madrid Olímpico, que nos lo vamos a beber de golpe. Y llaman a las pirotecnias de Valencia, y piden que manden por Seur todos los cohetes que les han sobrado, los que iban a tirar para celebrar la puesta en marcha del Plan Hidrológico Nacional. ¿Que por qué este derroche del descorche de cava, como las tanguistas de Pasapoga en las pelis de Garci, venga taponazos? ¿Qué por qué tiran cohetes y sueltan palomas? ¡Porque Carod ha anunciado que no nos toreará con el Estatuto catalán fuera de la raya de picadores de la Constitución, sino por los adentros! Gracias, señor Carod, muchas gracias. ¿Dónde le mandamos el pavo por Navidad? ¿Cómo podemos expresarle nuestro profunANTONIO do agradecimiento por ese detallazo BURGOS que ha tenido usted de aceptar la Constitución? Con razón decía Cervantes que Barcelona es archivo de cortesías. ¡Qué delicadeza, hacernos el inmenso favor de aceptar la Constitución! Porque lo católico no está de moda que, si no, hasta un tal Blázquez organizaba un Te Deum de acción de gracias. Un té moruno de acción de gracias sí estaría bien visto y vamos a hacerlo: gracias, gracias, señor Carod. Esto está cogiendo un punto que ya es una gran noticia que, en la general ceremonia del perjurio nacional, alguien cumpla o haga cumplir la Constitución. Y si viene un juez y la hace cumplir al que se la salta a la torera, ni te cuento: ¡Que paren las máquinas, que por fin van a ver si el partido de las Tías Vascas tiene algo que ver con la ETA! En el centenario de Miguel Mihura, España es el teatro del absurdo. La tomamos con Alberto de Móna- co porque se mete con España. Rajoy dice: Hasta una pedanía como Mónaco nos toma a broma ¡Qué torpe este Alberto de Mónaco! De Mónaco... en vez de presentarse como republicano catalán, radical vasco o nacionalista gallego! Si fuera Alberto de Euskadi, Alberto de ERC o Alberto Anxo, diciendo un trillón de veces de cosas más de las que ha dicho, hasta ZP lo recibiría en la Moncloa, ¡guardia a formar! Y no como los tres millones de firmantes del Foro de la Familia, que no los recibe porque están en actitud vociferante y son unos fachas, heterosexuales además, y encima católicos, peligrosísimos para el buen rollito. No hay que meterse en carretera para encontrar en Mónaco las pedanías que toman a broma a España. Marruecos está más cerca. La Edad Media juega con nosotros al abejorro: ¿dónde quiere usted que el ayuntamiento le haga la mezquita gratis total, Mohamed? Nos gastamos una millonada para que los moritos emigrantes en Europa no pasen calor en el Paso del Estrecho, cuando traen en la baca del coche la bicicleta que han comprado en Bruselas, a fin de darle envidia con ella a su primo de Xauen. Mientras, Marruecos nos sigue mandando pateras. Menos aire acondicionado y moqueta, ya les hemos puesto de todo en Algeciras. Falta una mezquita en el muelle, pero está al caer. Y de las pedanías interiores, ni te cuento: la pedanía de Carod, la pedanía de Ibarreche, la pedanía de Anxo, gallitos ante el gallinero socialista. En esas pedanías sí que se toman a broma a España, y ZP encima les ríe las gracias. Llegado al poder por lo que pone El Chino en su ordenata, estas pedanías lo mantienen en la Moncloa como alcalde pedáneo de la alianza de civilizaciones y del talante. A España, a España es a lo que están dejando en los huesos de una pedanía, y ni te cuento del déficit por cuenta corriente: cornada de caballo. Todo está tan sacado de quicio que, por ejemplo, en materia del juicio de Farruquito, como minoría étnica gitana que es, yo ya me conformo con que la sentencia no le conceda la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort.