Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 7 2005 Los sábados de ABC 99 Las velas de los palacios reales británicos nsiderado uno de los decoradores florales con mayor visión y talento, el inglés Kenneth Turner triunfa desde 1986 en el mercado de la decoración de interiores a través de su línea de fragancias para casa basada en flores y frutos que incluye colonias para el hogar, velas aromáticas, flores secas y soportes de vidrio para las velas, sin olvidar artículos de baño. Diez años después de comenzar el negocio estos productos fueron distinguidos por la Corona inglesa ganando un reconocimiento internacional que le ha permitido entrar en los hogares de personajes como Jackie Onassis, Lady Margaret Thatcher, Lauren Bacall o George Harrinson, sin olvidar las dependencias de los palacios reales británicos. Inspirado en el jardín de su abuelo en Irlanda, Kenneth Turner ha creado seis aromas para sus productos que se distribuyen en Canadá, Australia, Grecia, Estados Unidos y Portugal. En el país vecino, Maria Pereira da Cruz y su hijo David Motta son los encargados de su comercialización (a través de la empresa Espaço Subtil S. L. desde septiembre del año pasado y ya han logrado entrar en 25 espacios comerciales, principalmente en pequeñas tiendas de los hoteles y locales de decoración, sin olvidar VIVIMOS COMO SUIZOS ROSA BELMONTE Co TEXTO: BELÉN RODRIGO LA GRAN SHIRLEY Shirley Bassey, pegada a Goldfinger desde 1963 Los productos de Kenneth Turner llegarán este año a España, o al menos ése es el propósito de sus distribuidores portugueses U Turner triunfa desde 1986 en el mercado de la decoración su distribución en algunos de los restaurantes más prestigiosos del país, como es el caso del lujoso Tavares En menos de un año han superado los objetivos marcados por la empresa inglesa y ahora están dispuestos a conquistar el mercado español. Antes de fin de año queremos comenzar el negocio en España Para ello, están a la espera de algún contacto de comerciantes españoles dispuestos a distribuir estos reconocidos artículos, un poco de lujo, orientados para un público de clase media- alta En realidad, desde doce euros se pueden encontrar pequeñas velas aromáticas que tardan en consumirse seis horas y que en sólo 30 minutos ya dejan en el hogar un agradable perfume. Más información: www. kennethturner. com Velas y fragancias distinguidas por la Corona inglesa n año antes de morir (o sea, cuando vino al Festival de San Sebastián a recoger el premio Donostia) Lana Turner se escandalizaba por las pintas que ya entonces gastaban las estrellas de cine, que salían a la calle de cualquier manera. Anda, y aparecen en las películas con presunta pinta de castigadores, cuando dan ganas de sacar la manguera y ducharlos a presión. ¡Ese Jude Law de Closer Nunca me he creído que el personaje de Julia Roberts se enamore de alguien con semejante pinta de guarro porque sí. Ah, y pasaré por alto el aspecto de Bob Geldof, que debe de pensar que para organizar convincentemente conciertos contra la pobreza es mejor parecer un homeless (sólo le falta arrastrar un carrito) Claro, que conseguir ese acabado maculado también tiene su mérito (ahí están las greñas de Tim Burton, que debe de tardar más en atusarse que Tamara Yurena) Pero todavía quedan figuras del show business eterno. La semana pasada se publicó en el Daily Telegraph una entrevista con la gran Shirley Bassey (hasta las bombas contra los infieles, lo más comentado en los medios del Reino Unido) La propia cantante admitía que en ella nada es pusilánime pero es que ha sacado la katana. Primera víctima, Charlotte Church, galesa como ella pero a años luz de lo que debe ser una artista a juicio de la Bassey. La Church es una de esas jóvenes de las que también abominaría Lana Turner, que podía haber estado enredada con gansters y tener hijas que se los cargaban, pero eso no deja de ser glamouroso (el Hollywood Babilonia de Kenneth Anger lo es) Charlotte Church cuenta ella misma las hazañas que debería ocultar. Ha admitido que cuando sale por las noches se toma diez vodkas dobles. Qué fina la chica. Shirley piensa en su hígado y en su voz. Y recuerda que cuando era joven, ella y sus amigas salían a bailar a ver si conocía hombres guapos, no a ver cuánto podían pimplar. También se ríe de Mariah Carey por exigir un camerino recién pintado. Aparte de recordar que esas tonterías distraen del verdadero trabajo en el escenario, se hace cruces al imaginarse oliendo pintura fresca antes de cantar. Pero lo mejor de todo es que también carga contra sus propios fans. Está harta de que unos cuantos la sigan por todo el país y se sienten en las primeras filas. No quiero verlos ahí noche tras noche, es demoledor psicológicamente Cuando la entrevistadora le apunta que lo que dice es un poco rarito, la Dama contesta que también es raro cantar cada noche Goldfinger que es una canción del 63. Me parto. Ven a España, Shirley, que hace tiempo que no te vemos. Te prometemos caras nuevas. Embobadas, eso sí.