Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 7 2005 Los sábados de ABC 93 En el exclusivo Country Club, los facoceros pastan por el golf La línea del Ecuador, en piedra, pasa por el jardín de W. Holden Las cabañas del hotel Naivasha Nakuro Sopa KOBO El rancho Ol Pejeta, en Monte Kenia, fue la casa de Kasogui solo a las cabañas- bungalós tras la cena. Un empleado (rifle en mano) nos acompaña. Con su linterna señala la cercanía de hipopótamos y kobos de agua que acuden de noche, desde el lago Nakuru, a comer a las praderas del hotel. emocionantes de Kenia, pues tiene un enorme mirador (para no fumadores) para ver a los animales que vienen a beber a la charca de abajo. Estamos a 2.300 metros y hace frío. Es la hora del té y lo sirven con todo el ritual inglés. Mientras lo tomamos llegan a beber los elefantes con sus crías, los búfalos (el animal más peligroso de África) las mangostas y las hambrientas hienas que pusieron sus ojos en un tierno bocado: las crías de los facoceros. No lo consiguieron. A los sones de la marimba A las siete suena la marimba (una tabla con hierros y sonidos de guitarra) para anunciar la cena. El mismo toque se repite a las 6 de la mañana, para despertarnos. Durante la noche, un timbre avisa de la llegada de más animales. Dos timbrazos para el rinoceronte, tres para el leopardo... Los niños se despiertan y, en pijama, corren a la terraza. Seguimos viaje. Por la carretera, camino del Monte Kenia, las mujeres van con todo el peso de la casa a su espalda (y de la leña) los hombres cuidan el ganado que pasta en las tierras verdes que ha dejado la lluvia. Es la época de la migración y los animales, en manadas (más de 2 millones sólo de ñus) cruzan desde el seco Serengeti en Tanzania hacia las tierras altas de Kenia en busca de alimentos. Son auténticas máquinas cortacésped. Llegamos al Monte Kenia en cuyos pies tenía su casa el actor William Holden (un excelente cazador) hoy convertida en uno de los hoteles más lujosos del mundo, el Monte Kenia Safari Club un lugar privilegiado por cuyo jardín pasa la línea exacta del Ecuador. Es el sitio más elegante y glamuroso (también el más caro) del país, con campo de golf, picadero, río para la pesca, cabañas de lujo y un bar, presidido por una foto coloreada del artista, donde los ricos y famosos del mundo ven el atardecer saboreando un Dry Martini muy, muy seco. En el comedor, para la cena exigen etiqueta, lo que da al lugar aún más encanto. En su suite estuvo alojado el presidente Johnson y, en sus espléndidas habitaciones, muchos amigos de William Holden, pues la casa sirvió de alojamiento de artistas durante el rodaje de películas. Detrás del golf están todavía los estudios. El espectacular Masai Mara El camino al Masai Mara, la reserva más espectacular de Kenia, situada en la zona norte del Serengeti y con la mayor concentración de animales salvajes del planeta, es duro. La carretera (por llamarla de alguna forma) es de tierra y el polvo entra hasta por las orejas. A ambos lados aparecen las estampas altas, finas y rojas (por las mantas) de los masais. Y montones de animales que pastan a su antojo, Ha llovido y nos quedamos anclados en el barro. Otro coche nos saca de tan farragosa situación, ante la atenta mirada de cuatro leones, elefantes, impalas, ñus... El safari es una aventura, como también lo es el camino hacia las lujosas tiendas en las que nos hospedamos (con enorme bañera y tocador inglés) al borde del río Mara, donde los ruidos de los hipopótamos nos impiden conciliar el sueño. Al amanecer, un safari a pie, protegidos por masais. Al fondo, manadas de ñus y de búfalos, y en el barro, huellas de hipopótamos y leones. Es la aventura, el mito y la leyenda de África. Es el sueño del viajero. La hora del té desde el impresionante mirador del Hotel Ark Camino de Nairoinya vemos las gacelas Thomson y las De Green. Y más búfalos y ñus que van en manadas. Atravesamos la Falla del Rift (que va de Israel a Mozambique) y su fértil valle, hasta llegar al lago Naivasha, en cuyos alrededores se han asentado los ingleses y sus plantaciones de flores (la mitad del mercado de Amsterdam procede de Kenia) Todo un espectáculo de pelícanos blancos y flamencos rosas, con cebras, ñus, elefantes y bongos que acuden a beber. Al fondo, un bosque de acacias paraguas cuyas diminutas hojas forman un auténtico encaje en el suelo de luces y sombras y entre ellas, los rinocerontes. El camino es espectacular y la vegetación exuberante con bosques de enormes euphorbias. La parada es en el Naivasha Nakuro Sopa, un hotel donde no se puede ir Cómo y cuándo ir Consejos: No es obligatorio, pero conviene vacunarse contra la fiebre amarilla y tomar pastillas contra la malaria. Precio: Desde 1.200 hasta 5.000 euros dependiendo de la duración del viaje, del tipo de alojamiento y de los servicios que se contraten. Viaje: La mayorista Nobel Tours (www. nobel- tours. com) está especializada en este tipo de viajes y tiene con la compañía Air Plus Comet vuelo directo, una vez por semana, Madrid- Nairobi, desde junio a final de octubre. Los safaris se pueden combinar con estancias en las playas del Índico. La casa de William Holden es hoy uno de los hoteles más lujosos de África y por su jardín pasa la línea del Ecuador