Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 7 2005 Sociedad 51 Salud GINECOLOGÍA DEGENERATIVAS Los efectos de la terapia hormonal cesan en la mitad de los casos tras suspenderse Las mujeres menopáusicas vuelven a sufrir sofocos y sudores nocturnos b Una revista especializada conside- Descartan que las estatinas reduzcan el riesgo de padecer alzheimer ABC MADRID. El uso de estatinas y otros agentes farmacológicos que reducen los lípidos en los ancianos no se asocia con un menor riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer. Esta es la conclusión de un estudio de la Universidad de Washington en Seattle (Estados Unidos) que se publica en la última edición de Archivos de Neurología que desmiente investigaciones anteriores que habían trazado un posible uso de estos fármacos para esta patología neurodegenerativa. Los investigadores consideran que las estatinas podrían reducir el riesgo cardiovascular a través de la inhibición de la síntesis del colesterol o mediante efectos antiinflamatorios, mecanismos biológicos que podrían jugar un papel central en el desarrollo de demencia, en particular en el alzheimer. Sin embargo, los resultados de la investigación no sugirieron menor riesgo de desarrollar demencia de cualquier tipo, tanto asociada al alzheimer como a tipologías vasculares. Los clínicos creen necesarios más estudios. ra que el retorno de los síntomas puede deberse a la retirada brusca de la medicación, por lo que insta a supervisar la estrategia médica G. Z. MADRID. La controvertida terapia hormonal sustitutiva para combatir los síntomas de la menopausia ha vuelto a ser objeto de análisis. En esta ocasión, una investigación de la Universidad de Massachusetts, que publica la revista de la Asociación Médica Americana (JAMA) ha revelado que su suspensión provoca que los síntomas que intenta evitar reaparezcan en la mitad de las mujeres. Los investigadores señalan que síntomas vasomotores como los sofocos y los sudores nocturnos tienen seis veces más de posibilidades de reaparecer tras abandonar la terapia hormonal sustitutiva. Máxime cuando esta sólo se puede administrar, según las guías de práctica clínica, durante un máxi- mo de cinco años y con la dosis mínima. El estudio incluyó la revisión de los síntomas de 8.405 mujeres que aún recibían el tratamiento de estrógenos y progestina, y los efectos que percibieron hasta doce meses después de suspenderse la terapia. La media de edad de las participantes fue de 69,1 años, con una media de tratamiento de 5,7 años, superior a la recomendada actualmente. Según la directora del estudio, Judith K. Ockene, el uso a corto plazo de la terapia hormonal sólo puede aliviar los síntomas temporalmente de muchas mujeres, incluidas las de mayor edad, que pueden volver a experimentar los síntomas menopáusicos tras cesar el tratamiento Los investigadores añaden que el estilo de vida y las estrategias médicas pueden ayudar a controlar mejor los síntomas. En un editorial de JAMA se incide en la última valoración, aunque se asegura que la alta frecuencia de los síntomas (sofocos y sudores nocturnos) puede ser el resultado de la retirada brusca de la terapia hormonal Más beneficios que riesgos La Asociación Española para el Estudio de la Menopausia, junto a la de Ginecología y Obstetricia, publicó hace nueve meses un documento de consenso. Sus puntos fundamentales son: Quién debe tomarla: sólo se aconseja al 30 de mujeres menopáusicas con síntomas como sofocos, irritabilidad, insomnio, cansancio, depresión, atrofia del aparato genitourinario... Contraindicaciones: no es conveniente en mujeres con antecedentes de cáncer de mama, y tampoco con tumores de endometrio, enfermedades cardiovasculares o trombosis venosa. Duración del tratamiento: cinco años como máximo con la dosis mínima eficaz. Prevención de enfermedades crónicas: la utilización de la terapia hormonal se ha descartado para prevenir patologías crónicas como la osteoporosis si no existen síntomas, aunque la terapia pueda aportar como beneficio complementario la protección ósea o ventajas contra el cáncer de colon.