Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad SÁBADO 16 7 2005 ABC Salud Malaria Hepatitis A Hepatitis B La más extendida: quimioprofilaxis y tratamiento tras el viaje Es transmitida por la picadura del mosquito Anopheles. El periodo de incubación es variable, desde 6 días a meses (14- 28 días de media) África es el continente con mayor riesgo, seguido por el Sudeste asiático. Ninguna medicación previene de la infección totalmente. El tipo de quimioprofilaxis varía. Todos los medicamentos tienen efectos secundarios. En general, debe tomarse la medicación prescrita individualmente antes del viaje, durante y después, y emplear siempre repelentes. En países sin controles sanitarios y con deficiente red de agua potable Es una infección producida por el virus de la hepatitis A. Su periodo de incubación medio es de 28 días. Los síntomas son bruscos (fiebre, anorexia, náuseas, ictericia... Es más grave en adultos y se transmite por vía fecal- oral (contacto con infectados o por agua y alimentos contaminados) Existen tres vacunas, una combinada para hepatitis A y B. Tiene que considerarse si se visitan áreas de riesgo alto y medio. La inmunización induce la formación de anticuerpos en más del 95 de los vacunados. Evite contactos sexuales sin protección, tatuajes y piercings Se transmite por contacto sexual, con flujos o por contacto con sangre de una persona infectada. Puede convertirse en enfermedad crónica. Está extendida en todo el mundo, principalmente el Sudeste Asiático, China, África Subsahariana y Amazonia. Existen vacunas de uso habitual. Si no está ya inoculado, es aconsejable para personas que se van a trasladar durante periodos largos a países con altos niveles de prevalencia de la enfermedad. La mejor prevención es medicarse antes, durante y después del viaje. Los fármacos varían según zonas La enfermedad está provocada por agua y alimentos mal cocinados o contaminados La vacuna protege durante quince años y también existen medidas profilácticas ristas menos preparados, según ese estudio, eran los españoles y los griegos, quienes en su gran mayoría ni recordaban qué vacunas se habían inoculado. El 75 viajaba sin consejo sanitario y sólo una cuarta parte había realizado los tratamientos preventivos. Otro dato preocupante es que apenas el 10 de los españoles que viajaba a zonas endémicas de malaria se protegió con fármacos antipalúdicos, pese a ser la primera causa de mortalidad por enfermedad infecciosa en viajeros. La malaria es la enfermedad que más consultas origina. Durante el pasado año se registraron 364 casos en España, 456 en 2003 y 466 en 2001. El 35 se concentró en Madrid y afecta más a los turistas (65 que a los inmigrantes. En el 85 de los casos, la dolencia, que causa la muerte al 5 de los infectados y secuelas crónicas al 20 fue contraída en el África subsahariana, según De Juanes. El turista español no busca consejo médico antes de viajar a destinos de riesgo b Los centros de vacunación inter- nacional ofrecen, gratuitamente, tratamientos individualizados para cada viaje. Pese a ello, menos de una cuarta parte pide consejo G. ZANZA MADRID. El auge de los vuelos con compañías de bajo coste y el aumento de las reservas de último minuto ha generado un espectacular incremento de los viajes internacionales. Se estima que los españoles realizan cuatro millones de desplazamientos, anualmente, fuera de nuestras fronteras. Un porcentaje de ciudadanos cada vez más alto, aunque no existan datos precisos por destinos, eligen viajes exóticos o de aventura Pero este incremento en las ansias viajeras de los españoles no está acompañado por una mayor preocupación por los problemas relacionados con la salud que pueden derivarse de estos viajes. La sanidad internacional depende en España de los 48 centros de vacunación internacional que se reparten por todas las Comunidades autónomas. Como norma general, es necesario acudir o llamar por teléfono a sus consultas gratuitas entre cuatro y seis semanas antes de iniciar un viaje a un destino dudoso en sus características sanitarias, tanto para que las vacunas surtan efecto o para iniciar la quimioprofilaxis. Es importantísimo indicar al es- pecialista qué enfermedades se sufren, así como los tratamientos médicos, e indicar qué destino se va a visitar con la mayor exactitud. La página web del Ministerio de Sanidad (www. msc. es) ofrece una completa radiografía de la situación sanitaria de cada país y de las medidas preventivas a tomar, aunque no evite acudir obligatoriamente al centro de vacunación. También existen libros especializados, como Viajes internacionales, recomendaciones generales y vacunas de José Ramón de Juanes y Pilar Arrazola, del Hospital 12 de Octubre de Madrid. Durante el pasado año, los centros atendieron a 155.000 viajeros, lo que representa un incremento de 22,3 respecto a 2003, administraron 202.289 vacunas (fiebre amarilla, tifoidea, difteria- tétanos y hepatitis A, principalmente) e iniciaron 90.000 tratamientos preventivos de la malaria. Sin embargo, las cifras siguen siendo mínimas respecto al número total de viajeros. Así lo indica el jefe del de Medicina Preventiva del Hospital 12 de Octubre, José Ramón de Juanes, quien considera que los viajeros no están concienciados, puesto que sólo entre el 20 y el 30 consultan a un médico La Sociedad Internacional de Medicina del Viajero encuestó en 2003 a cinco mil turistas en ocho aeropuertos europeos. Los resultados fueron desalentadores: el 48 no recabó consejo sanitario y la mitad desconocía el riesgo de contraer malaria en su destino. Los tu- El botiquín ideal Resistente y ligero: consérvelo en lugares secos y frescos. Traslade la medicación que tome en cantidades suficientes. Si es enfermo crónico lleve su historia médica traducida al inglés para evitar problemas en las adunas. Artículos de primeros auxilios: repelentes de insectos que contengan DEET, IR 3535 o Icaridin, antisépticos, vendas, apósitos esterilizados, tijeras, imperdibles, sales de rehidratación oral, analgésicos, antiinflamatorios, antihistamínicos... Es conveniente añadir la medicación que requiera el país visitado, cremas solares con factor alto y pastillas potabilizadoras de agua. La diarrea es la enfermedad más común del viajero. Suele aparecer en la primera semana. Existen fármacos que pueden rebajar su incidencia. Consulte a su médico si acude a países donde no tiene garantías respecto al consumo de alimentos y bebidas. Los cuadros de deshidratación que acompañan a la diarrea pueden ser muy perjudiciales para los niños. Se debe beber agua en abundancia, con sales y glucosa. La profilaxis de la malaria El tratamiento contra la malaria o paludismo pasa obligatoriamente por la quimioprofilaxis, bien con cloroquina (Centroamérica) mefloquina (Sudamérica, Asia y África) o atovacuonaproguanil (para zonas donde existan resistencias a otros fármacos) entre otras. Todas ellas se tienen que comenzar a tomar, como mínimo, una semana antes de emprender el viaje, mantener el tratamiento durante el desplazamiento y continuarlo al regreso, a excepción de la atovacuona- proguanil. Para esta basta con una dosis antes del desplazamiento, un comprimido diario durante la estancia y uno al día durante siete jornadas al regreso. Todas las terapias se prescriben individualmente y en función de las características del viaje. No es lo mismo un desplazamiento al Caribe venezolano que uno a sus zonas selváticas, ni uno a ciudades de Perú que otro al interior rural. En unos lugares serán necesa- Un 10 de quienes viajen a destinos de aventura sufrirán molestias que serán atendidas en España