Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LA GUERRA DEL AGUA SÁBADO 16 7 2005 ABC El PP convocará en Almería otra manifestación a favor del trasvase b Narbona dice que si hubiera atendido las peticiones de Murcia a partir de octubre no habrían podido recibir ni una sola gota de agua de los embalses del Tajo ABC MADRID. El presidente del Partido Popular de Andalucía, Javier Arenas, anunció ayer que su partido convocará una manifestación en Almería a finales de septiembre o principios de octubre en protesta por la política hidrológica del Gobierno, y lamentó que en Andalucía haya muchos silencios sociales para denunciar esta situación. Arenas, que el jueves asistió en Murcia a la manifestación por el trasvase del Tajo- Segura, dijo que su partido va a convocar una similar en Almería, salvo que previamente la convoquen algunas entidades sociales como los regantes, algo que, no obstante, no impediría que su partido la apoyara. Mientras, el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, manifestó que el Gobierno del PSOE es el culpable de toda la crispación que se produce en torno al problema del agua Camps criticó además la pretensión del sindicato agrario Asaja de Castilla- La Mancha de declarar persona non grata al presidente del Partido Popular Mariano Rajoy. Esa es una de las cuestiones donde la responsabilidad del Gobierno socialista está más directamente ligada en torno a una errática, absurda e irresponsable política en materia de agua sentenció. Por su parte, la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, aseguró que, si hubiera accedido a trasvasar al Segura los 120 hectómetros cúbicos que reclamaban los regantes murcianos, a partir de octubre no podrían recibir ni una sola gota de agua de los embalses de la cabecera del Tajo La asistencia de Rajoy a la manifestación del jueves en Murcia ha sido un leve varapalo para el PP de Castilla- La Mancha EFE La guerra por el agua en la España seca empieza a dejar heridos en todos los frentes. El PP de Castilla- La Mancha se cree dañado por la presencia de Rajoy en la manifestación de Murcia, mientras el PSOE murciano tacha de maquiavélicos a sus compañeros manchegos Daños colaterales en la batalla de Murcia TEXTO: MARÍA JOSÉ MUÑOZ M. BUITRAGO TOLEDO MURCIA. Era evidente que la decisión del Gobierno de aprobar un trasvase de 82 hectómetros cúbicos del río Tajo al Segura no iba a dejar indiferente a nadie. Ya en su momento el gobierno de Castilla- La Mancha tachó el proyecto de irresponsable mientras que Murcia lo rechazaba por insolidario Pero la denominada guerra del agua parece adquirir con cada nuevo episodio tintes más dramáticos, políticamente hablando. A la lucha entre murcianos y manchegos se suman los continuos ataques entre socialistas y populares que, por rizar el rizo, están enfrentados también dentro de sus respectivos partidos. El penúltimo envite lo han sufrido las filas populares. Hace unos días el presidente del PP en Castilla- La Mancha, José Manuel Molina, no recibió precisamente con mucha alegría la noticia de que el presidente nacional de su partido, Mariano Rajoy, meditaba ponerse al frente de la gran manifestación convocada por los regantes murcianos para salvaguardar el trasvase. Según ha podido saber ABC, hasta pocas horas antes de esa manifestación, desde Castilla- La Mancha se intentó evitar la presencia de Rajoy en la multitudinaria protesta, contactos a alto nivel que no lograron su propósito pero que tampoco han sumido al partido en el desánimo. Y es que consideran que el tiempo juega a su favor, y que la mano ejecutora del nuevo trasvase vive en el Palacio de la Moncloa y es del mismo partido que el presidente Barreda. Será éste el que quedará entonces en una complicada situación y el PP quien ganará la próxima batalla. A pesar de ello, Molina tuvo que sentirse solo, muy solo, al contemplar a los más importantes líderes de su partido acompañando a Rajoy al grito de ¡Agua para todos! Pero Molina es un experto del renacimiento político y aunque últimamente se muestra esquivo cuando le preguntan, de todos es sabido que es el candidato del PP que deberá medirse en las urnas con Barreda en las elecciones autonómicas de 2007. Mientras, en Murcia, los socialistas mantienen una complicidad sin fisuras con la política de aguas de la ministra Cristina Narbona. Nunca ha salido ni una crítica hacia el Ministerio de Medio Ambiente de la boca de su secretario general, Pedro Saura, quien reparte sus ataques por igual entre el pre- A los continuos ataques entre PSOE y PP se une, por rizar el rizo, el enfrentamiento dentro de sus propios partidos sidente regional, Ramón Luis Valcárcel, y su compañero de partido en Castilla- La Mancha, José María Barreda. De hecho, los ataques de Saura hacia Barreda son incluso más virulentos que las discrepancias que mantiene con su homólogo castellanomanchego el propio Valcárcel. El secretario socialista murciano ha tachado de maquiavélicos los intentos de su compañero de partido de eliminar el trasvase, a la vez que ha criticado las grandes cantidades de agua que consumen los cultivos de Castilla- La Mancha. Saura insiste a menudo en que Rodríguez Zapatero y Cristina Narbona son los grandes defensores del acueducto Tajo- Segura, y que otorgan un trato preferencial a Murcia, pero tiene que soportar una cuota de desgaste diario por la decisión del Consejo de Ministros de enviar a los regadíos murcianos 40 hectómetros cúbicos menos de los que reclamaban. Los socialistas siguen entre la espada y la pared y son los que más se juegan con la política de agua del Ministerio. Cruzan los dedos para que las medidas del Programa Agua, basado en la desalinización masiva, tengan cierto éxito, pues este programa, junto con la defensa del trasvase, son los elementos que baraja el PSRM- PSOE para desbancar a Ramón Luis Valcárcel y recuperar el poder en la Región de Murcia.