Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 7 2005 Nacional 15 LUCHA CONTRA EL TERRORISMO ISLAMISTA La pareja explicó a ABC que la vida en Madrid no era lo mismo para los marroquíes después de las detenciones de compatriotas miliar tras la muerte de Sanae hace dieciséis meses. Según explicó la mujer a este periódico, ayer viernes fue la última vez que acudió a visitarlo a la prisión madrileña. Sigue insistiendo en su inocencia. ¿Cómo creen que iba a seguir yo viviendo con él? se pregunta. No tiene nada que ver Con motivo del primer aniversario de los ataques terroristas a los trenes, ABC se puso en contacto con dos de las tres familias de marroquíes que habían muerto en las explosiones. Jamila y su marido, al que conocen con el diminutivo de Abdu, explicaron que la vida se había vuelto más difícil para ellos no sólo por la ausencia de la niña, sino porque en la capital ser marroquí después de todas las detenciones de sus compatriotas no ha vuelto a ser lo mismo. Abdenneri era el único sustento familiar y, cuando fue contactado el pasado mes de marzo, trabajaba de forma esporádica en el servicio de limpieza de Carrefour. Según explicó ayer Jamila, en el momento de ser detenido el mes pasado, su marido estaba trabajando de vigilante de un garaje cerca del Hotel Madrid. Lo acusan de estar relacionado con un chico que se llama Mohamed y le han preguntado por ello. Pero creo que aparte del trabajo no sabe nada más de su vida señala la mujer. Jamila vive en Madrid desde antes de que naciera su hija y no tiene pensado, a pesar de todo, cambiar de residencia. De hecho, su viaje a Tánger el 14 de marzo del año pasado para enterrar a Sanae fue una ida y vuelta rápida. Entierro en Tánger de la niña Sanae Ben Salah, muerta en los atentados del 11 de marzo LUIS DE VEGA El detenido del 11- M cuya hijastra murió en Atocha se acogió a la reagrupación familiar Su mujer confía en su inocencia y afirma que no tiene nada que ver LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. Sanae Ben Salah nació en España de padres marroquíes y contaba con doce años cuando murió en una de las explosiones del 11- M. Su madre, Jamila, ya se había separado entonces de su marido y hacía dos años que había vuelto a contraer matrimonio con otro marroquí que había fijado su residen- cia en Madrid gracias a la reagrupación familiar. El juez Juan del Olmo decretó el ingreso de este hombre en prisión el pasado 20 de junio después de ser detenido junto a otras cuatro personas en la denominada operación Sello que se desarrolló en Madrid y Barcelona. Los cinco estarían supuestamente implica- dos en los atentados del 11- M. Abdenneri Essebar, padrastro de Sanae, se encuentra en la prisión de Soto del Real acusado de mantener contactos con otros implicados en los atentados de Madrid. Jamila vive desde su casa de Nueva Numancia el encarcelamiento de Abdenneri como un segundo mazazo fa-