Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 7 2005 Opinión 7 ción del punto quinto sino del contenido de todo el pacto de Pamplona, aunque aceptaba que se recordara de forma especial el punto quinto, que se transcribía en su integridad. Aceptamos la enmienda sin ningún problema, porque nuestro objetivo quedaba plenamente cumplido. El voto favorable del PSOE, y así lo dijimos en el Pleno, permite pensar en una recomposición del clima necesario para resucitar el Pacto por las Libertades y frente al Terrorismo. Es verdad que en el acuerdo de Pamplona se incluye un punto seis- -que nosotros compartimos porque, entre otras cosas, somos consecuentes con los pactos que firmamos- donde se dice que si se produce un final dialogado de la violencia aceptaremos la concesión de medidas de reinserción. No hay ningún problema en ello. Pero ese final dialogado no podrá ser consecuencia más que del abandono unilateral, definitivo y sin condiciones de la violencia criminal por parte de ETA y no de ningún proceso de negociación política. LA ESPUMA DE LOS DÍAS ZAPATERO, SANTO SÚBITO! AJABAN el sábado 9 de julio desde la piazza della Repubblica hacia la Bocca della Veritá esa que en Santa María en Cosmedin le come la mano a los mentirosos que la meten en sus fauces- ¿quién la introduce sin recelo? -y fue a la espalda de Santa María la Maggiore donde presencié la cabalgata pintoresca. En la via Cavour- -la prudencia del Risorgimento- -de esa Roma aún lejos del ferragosto, ya poblada de turistas, sucia de todo desperdicio, la de las mil iglesias, la de Fellini, la del tráfico autorregulado; era allí donde el orgullo gay desfilaba como en un carnaval a destiempo, torsos desnudos, ajados disfraces de novias y curas, cueros MANUEL negros y látex, fetichisÁNGEL MARTÍN mo sadomasoquista de guardarropía, travestidos de alegría difícilmente creíble, plataformas mecánicas torpemente camufladas de carrozas de la ilusión. ¿Qué tiene todo esto que ver con esos señores tan serios que regularizan en Tres Cantos sus treinta años de situación de hecho, que no quieren dar el espectáculo, ni siquiera besarse en público, pero que no pueden evitar ser portada en los periódicos? Il Giornale titula su foto a tres columnas, Ieri sposi grazie a Zapatero La marcha dell orgoglio sigue entre el estruendo de música bacalao y las miradas de espectadores variopintos, de aluvión, que marcan el compás con cierto nerviosismo, que observan que les observan, e inmortalizan con sus cámaras- -yo mismo- -este homenaje a la trasgresión, este desafío de los descarados. El animador convoca un minuto de silencio por las víctimas de Londres, pero es imposible que nadie respete nada, y sigue el jolgorio, se gritan las consignas y se enarbolan las coloristas banderas arcobaleno, las pancartas que reclaman Pacs súbito no el matrimonio entre homosexuales, sólo para países muy decentes en el sentido de ZP, sino un pacto de solidaridad que garantice los derechos civiles. Como antes en Milán o en Madrid, una pancarta exhibe esa petición tan burlona como sincera, Zapatero, santo súbito! más allá de la burla a los católicos que lo piden para el Papa fallecido, los del orgullo gay reconocen que han encontrado un reformador que merece ser elevado a los altares de inmediato, santificado en vida- -se supone- quizá luego mitificado como Lenin o Evita Perón. Todavía no incluyen en sus peticiones a la ministra Calvo, que sería una santina fértil en milagros y reliquias, pero todo se andará cuando haga falta poblar la corte celestial de especímenes milagreros. Así es la sociedad- red. Más allá de la teoría del caos o del teorema de la mariposa, cuando se toca un elemento del entramado social nunca se sabe cuáles serán los efectos ni dónde aparecerán. Se desea entrar en la historia como campeón laicista, y se puede acabar propuesto como santo- -ya- -de la religión gay. Una gloria. B constituían un todo indisoluble, entendimos que sería bueno que el Congreso reafirmase el punto quinto del pacto pamplonés porque en él se rechaza la posibilidad de llevar a cabo una negociación política no sólo con ETA, sino con cualquier partido filoetarra tanto para alterar el marco jurídico general como el status de Navarra en particular. Así que formulamos la oportuna proposición no de ley. Horas antes del debate, el PSOE anunció la presentación de una enmienda de sustitución. Sentimos cierta inquietud hasta que verificamos que se pedía no sólo la ratifica- En la defensa de la proposición ante el Pleno hice alusión a cómo hasta un ilustre editorialista del periódico El País reconocía la posibilidad de que, a raíz del acuerdo del Congreso del pasado 17 de mayo, hubiera sospechas honradas por la imprecisión de algunos pronunciamientos del presidente Zapatero Esta afirmación me llevó a formular una larga serie de sospechas honradas cuya sustancia era la siguiente: ¿Existe un pacto secreto con Batasuna para poner en marcha la propuesta de Anoeta, lo que explicaría la no ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas para permitir la constitución de la mesa de partidos? ¿Forma parte de esta estrategia pactada la defunción del Pacto por las Libertades y el Terrorismo? ¿Está dispuesto el Gobierno a trasladar el pago del precio político a la mesa de partidos? El voto del Partido Socialista de ratificación del pacto de Pamplona y, de modo especial, su punto quinto debería ser suficiente para eliminar cualquier sospecha. Nada me gustaría más que poder proclamar que el presidente Rodríguez Zapatero es leal al compromiso asumido el pasado 21 de junio en el Congreso de los Diputados, donde de nuevo la unidad de los demócratas consiguió resucitar al menos en el instante de emitir el voto, el espíritu del Pacto por las Libertades y frente al Terrorismo. PALABRAS CRUZADAS ¿Debe apoyar Piqué la reforma del Estatuto catalán? ASÍ, NI HABLAR Y QUÉ REMEDIO E L primer artículo lo dice bien claro: Cataluña es una nación Luego, en el segundo, afirma que Cataluña ejerce su autogobierno mediante instituciones propias, constituida como comunidad autónoma de acuerdo con la Constitución y el Estatuto El segundo contradice al primero, porque la Constitución española afirma que España es una nación indivisible, luego difícilmente Cataluña podrá serlo también. Nos vienen con esa historia de la nación de naciones, que no cuela ni de broma aunque los independentistas andan buscando con lupa un constitucionalista que dé el visto bueno a su idea. Lo encontrarán, siempre hay un roto para un descosido, pero los que saben no tienen duda sobre el concepPILAR to nación. Piqué no debe respaldar el boCERNUDA rrador tal como lo ha aprobado el tripartito. Hombre de cabeza clara y brillante, que a veces incomoda al sector más conservador de su partido, se equivocaría si aceptara ese texto que es anticonstitucional en sus cuatro primeras palabras. De hecho, para tranquilidad de muchos, ya ha dicho que así no. Sería magnífico que el PP apoyara la reforma del Estatut. De esa forma se eliminarían muchas asperezas en la vida política. Pero sólo si respeta la Constitución y no pretende convertirse en una constitución para los catalanes. Que es lo que quieren Maragall y Carod. EBE apoyarlo globalmente, aun haciendo expreso y público su disgusto ante determinados artículos, como el 1, en el que se dice, matizando luego, que Cataluña es una nación. Desconozco aún el texto definitivo del Estatut que sería, si Convergencia i Unió da su apoyo, enviado a Madrid, pero apuesto a que nada tendrá de claramente inconstitucional, aunque algunos artículos lo sean potencialmente (la Constitución, ya se sabe, es interpretable según los intereses temporales. Como todo) El debate está servido, sí: el fragor de la batalla en Parlamento, medios y calle ya se adivina. Pero ni Josep Piqué puede quedarse sólo en el rechazo a un Estatut que no apasiona a los FERNANDO catalanes, pero que allí casi todos acepJÁUREGUI tan, ni el Partido Popular puede hacer bandera del no a esa extraña pasión neoestatutaria que ha surgido en las autonomías, con Cataluña al frente. Si no dramatizamos, nada será dramático; la construcción de las relaciones con ese tripartito imposible habrá de hacerse desde la cautela y el mirar al futuro. Piqué, uno de los políticos más vocacionales e inteligentes del PP (y no sólo) hará un enorme servicio a España si fuerza la moderación de los socialistas catalanes y logra un Estatut, al menos, digerible. D ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate