Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión SÁBADO 16 7 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil LA VERDADERA RAZÓN DEL 11- M L ERC, SOCIO INSACIABLE UNQUE hace tiempo que no hay lugar para la duda, la entrevista de ayer en Moncloa confirma la opción del Gobierno socialista en favor de una alianza con el nacionalismo radical. No debería ser posible el acuerdo entre Zapatero y Carod- Rovira, puesto que ERC actúa como un partido antisistema en el más estricto sentido: no sólo cuestiona la forma monárquica de gobierno, sino que proclama sin eufemismos su condición independentista. Es absurdo, por tanto, que los socialistas se empeñen en satisfacer sus pretensiones a base de concesiones que siempre van a ser insuficientes. El caso es que, a pesar de su porcentaje mínimo de representación, Esquerra decide sobre las grandes cuestiones de política nacional y eso que uno y otro partido se mueven en planos diferentes: el PSOE busca el apoyo para acuerdos políticos (tal vez, en este caso concreto, los presupuestos para 2006) mientras que los republicanos catalanes exigen reformas estructurales que implican la ruptura del modelo territorial vigente. Zapatero ha optado por una alianza que altera el poder constituyente en sentido material en contra de una gran mayoría de los españoles- -de una o de otra tendencia ideológica- -que consideran al Estado autonómico como una fórmula satisfactoria para conjugar los principios de unidad y diversidad. La actitud del PSOE sólo se explica desde el objetivo partidista de crear una nueva mayoría que suponga el aislamiento del PP, ya que no hay ni un solo argumento que lo justifique desde el punto de vista del interés nacional. La reforma formal de la Constitución no podrá salir adelante sin el apoyo del PP, incluso en los cuatro aspectos (no tan limitados como parece) sobre los que el Gobierno ha pedido opinión al Consejo de Estado. Lo más grave es la quiebra de la norma fundamental a través de los nuevos estatutos, a pesar de que Carod mostrase ayer una aparente sensatez acerca del tope insuperable que implica la Constitución, lo cual da mucho que pensar sobre los posibles acuerdos alcanzados en la entrevista de Moncloa. Como es lógico, la preocupación crece ante la próxima formación de un gobierno social- nacionalista en Galicia y ante el rumbo actual del PSE. A Esquerra resulta imprescindible para mantener el precario equilibrio del tripartito catalán, pero no debería serlo en la política nacional porque- -como señaló Rajoy en el debate sobre el estado de la Nación- -Zapatero es prisionero voluntario de ERC. En efecto, la oferta leal de la oposición habría facilitado una acción de gobierno que evitase el chantaje de los votos a cambio de las reformas estructurales. El jefe del Ejecutivo no quiere oír hablar de ese acuerdo en defensa de la España constitucional, porque antepone el oportunismo táctico a cualquier otra consideración. El PSOE se encuentra en una posición esquizofrénica ante el debate estatutario en Cataluña. Por una parte, el PSC está comprometido a fondo con el proyecto, al que ha fiado el éxito de su gestión en esta legislatura. Al tiempo, tiene que satisfacer a Esquerra y no romper la baraja con CiU, cuyo apoyo es imprescindible. En este sentido, es lógico que Rodríguez Zapatero insista en que va a respetar la voluntad del Parlamento catalán. Pero a la vez el PSOE debe mostrarse ante la sociedad española como defensor de la Constitución, para evitar que el PP monopolice esa posición política. Tiene además que templar los ánimos de Guerra, Bono, Ibarra y otros líderes que representan, más que una corriente interna, una sólida tradición contraria a fragmentar la soberanía. Pero Zapatero sigue jugando a aprendiz de brujo, buscando satisfacer a todos y confiado absurdamente en la eficacia de la sonrisa y del talante que, por razones obvias, no bastan cuando llega el momento decisivo en política de decir sí o no De este complejo panorama resulta ser Carod- Rovira el gran beneficiado, gracias a las posibilidades que nuestro sistema electoral (que quizás debería ser objeto de un debate a fondo) otorga a la minoría a la que representan. No es tan buena noticia como podría parecer para la España constitucional la actitud constructiva que mostró ayer el líder de esquerra en Moncloa, porque tal vez esconde una dosis importante de concesiones, prueba de que Zapatero está dispuesto a llegar demasiado lejos en contra de una importante mayoría de los ciudadanos. A nota hallada en un ordenador de Jamal Ahmidan, alias el Chino -uno de los cabecillas del 11- M- -viene a confirmar, de certificarse su autenticidad, que la intención última de los terroristas era provocarun vuelco electoral en España. Ahmidan confiesa en ese documento (adelantado por la Cope) que la rápida reivindicación del atentado se debía a que el factor tiempo era muy importante para poner fin al gobierno del innoble Aznar, rabo de los tiranos americanos La teoría de que ése era el único fin de la matanza, expuesta por el ex presidente del Gobierno en su comparecencia ante la Comisión parlamentaria, no ofrece ninguna duda. Ya no tiene sentido que el PSOE se esfuerce en poner en duda esta versión y en no considerar este asesinato en masa como piedra angular del cambio de Gobierno que se produjo el 14- M. Se van desvaneciendo, pues, otras interpretaciones, desde la peregrina del desgaste del Ejecutivo del PP a la de la mentira y la manipulación masiva posterioresal estallido de las bombas, como factores determinantes. Son demasiados los datos (recuerden el ¿Quién ha ganado las elecciones? del imputado Zougam, apresado el día 13, cuando iba a declarar al Juzgado) que confirman que el mensaje hallado en el ordenador de el Chino -terminar a toda costa con el Gobierno del PP- -fue el único móvil. Y el resto son ganas de entretenerse en excusas que constituyen material averiado; en definitiva, cuentos chinos que ayer dejaron en evidencia la estrategia seguida hastael momento por el PSOE en este asunto y que hoy fenecen, precisamente, en el ordenador de el Chino LA PAZ EN LA CUERDA FLOJA L proceso de paz en Oriente Próximo está en la cuerda floja, asfixiado por una espiral de violencia que ha vuelto a ponerse en marcha como si fuera un huracán que destruye a su paso todos los delicados equilibrios levantados en los últimos meses. La tregua se ha roto por donde pasaba el eslabón más débil, los terroristas de la Yihad Islámica, y los radicales en los dos lados se frotan las manos, porque los coches bomba y las represalias militares les dan los argumentos que necesitan unos y otros para seguir en pie de guerra y alejar las perspectivas de que el conflicto encuentre un camino de solución. Frente a ello se hace necesario que aquéllos que sí aspiran a la paz cumplan con sus responsabilidades. El líder palestino Mahmud Abbas debe lograr con toda la contundencia posible que sus servicios de seguridad detengan y lleven ante la justicia a los que cometen actos terroristas contra Israel, y el Gobierno judío ha de limitar sus acciones militares indiscriminadas, porque en estos momentos no son útiles más que para alentar a los extremistas. Israel ha de mantener el objetivo de su retirada de Gaza como un elemento Jamal Ahmidan, alias el Chino ABC E fundamental del proceso de paz, pero ha de quedar claro que se trata sólo de un paso y no del fin de todas las acciones encaminadas a hacer posible un estado palestino. La secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice ha decidido viajar personalmente a Israel y los territorios palestinos la semana próxima, como una señal que refleja la gravedad de la situación y el interés estratégico que Estados Unidos concede al éxito de las negociaciones de paz. La Unión Europea ha mantenido una semana de intensa actividad en la zona por parte de Javier Solana, trabajando en la misma dirección con apoyos concretos a la consolidación de la autoridad palestina. Hasta ahora, la presión internacional ha sido el motor que había empezado a mover las ruedas de la paz, poniendo en marcha la retirada de Gaza. Pero para que estos esfuerzos fructifiquen es necesario que las partes implicadas directamente mantengan su compromiso con el fin de la violencia. Porque por desgracia provocaciones las puede haber siempre. Como nos han enseñado los británicos, el error es caer en la trampa de seguirles el juego. A PEOR L último Euskobarómetro refleja que la opinión pública detecta un sustancial empeoramiento de la situación política tras la formación del nuevo Ejecutivo que preside Ibarretxe. Tan es así que casi el 15 por ciento (el veinte en Álava) de los vascos se muestra dispuesto a abandonar su Comunidad si encontrase fuera similares condiciones económicas. Además, más de un tercio sigue teniendo miedo a expresar sus ideas políticas y más de la mitad está descontentacon el funcionamiento de la democracia (tres puntos por encima del anterior sondeo) Pero quizá todo este clima de pesimismo se entienda si tenemos en cuenta que sólo el 5 por ciento de los ciudadanos del País Vasco prefiere como opción de Gobierno la del tripartito que ahora encabeza Ibarretxe. A peor. E