Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 VIERNES 15 7 2005 ABC Economía Las cajas vascas buscan el respaldo político que convierta su colaboración en una fusión Socialistas y populares la consideran económicamente razonable, pero ven una maniobra del PNV b El Ayuntamiento de Vitoria y la LOS PROTAGONISTAS DEL PROCESO Diputación de Álava rechazan este proyecto porque consideran que es más importante para esa provincia que se mantenga Caja Vital M. PORTILLA M. L. G. FRANCO MADRID BILBAO. Las tres cajas de ahorro vascas- -la vizcaína BBK, la guipuzcoana Kutxa y la alavesa Caja Vital- -presentaron hace dos semanas y media a los socialistas vascos (PSE) un borrador de intenciones para emprender un proceso de fusión, según manifestaron a este periódico fuentes oficiales socialistas de ese partido. Ese mismo borrador también fue presentado al Partido Nacionalista Vasco, mientras que el PP vasco quedó al margen de esa documentación. No obstante, sí le ha sido presentado a la dirección nacional de este partido. Asimismo, las tres cajas han consultado su proyecto- -que podría culminarse en marzo de 2006- -a la CNMV y al vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, quien no parece haber puesto pegas a la fusión y ha delegado este trabajo a las autoridades de Competencia. El Banco de España también habría sido consultado, y aunque fuentes del regulador no quisieron pronunciarse al respecto, parece ser que el gobernador, Jaime Caruana, no se opuso. BBK, Kutxa y Caja Vital emprendieron hace unos cuatro meses una alianza estratégica para colaborar en todas las actividades que sustentan el negocio financiero y que no signifique la relación directa con el cliente o la venta de productos. De hecho, ya tienen una sociedad conjunta, Norbolsa, mediante la cual las tres cajas realizan sus inversiones bursátiles. También se planteó la creación de un holding en el que volcar la toma de participaciones empresariales. Xabier de Irala Presidente de Bilbao Bizkaia Kutxa La especialidad de este ingeniero industrial (Nueva York, 1946) con pedigrí vasco- -no en vano es hijo de Antón Irala, secretario de José Antonio Aguirre, lendakari en el exilio- -es la de reflotar a empresas casi en bancarrota. Así lo hizo cuando desempeñó el cargo de consejero delegado de General Electric en nuestro país y, posteriormente, de ABB. Sin embargo, fue el desembarco en una famélica Iberia, allá por 1996, lo que le facilitó mostrar sus dotes de excelente gestor, hasta 2003, cuando asumió la presidencia de BBK. Carlos Etxepare Presidente de Kutxa Ligado hace escasamente un año a la caja guipuzcoana y a la administración foral durante casi toda su vida (nació en 1952 en Irún) este licenciado en Empresariales y Derecho es considerado como un todoterreno a la hora de poner en práctica todos sus proyectos, desde el de director de Hacienda y Presupuestos hasta el de asesor del ex diputado Antton Marquet. A pesar de su valía desde el punto de vista técnico, no ha podido desprenderse de las acusaciones de estar ligado al nacionalismo vasco. Gregorio Rojo Presidente de Caja Vital Este burgalés de 52 años ocupó el cargo de vicedirector segundo de la mayor entidad de Álava a partir de 1992. Sus relaciones con la política- -es hermano de Javier Rojo, presidente del Senado- -aparecieron cuando impulsó la Plataforma por la Pluralidad (con el PSOE, PP y UA) en 2000. Junto con Pascual Jover (del que fue su mano derecha) consiguieron arrebatar la caja a un PNV que se quedó sin el control de una de sus más importantes entidades. Posteriormente sustituyó a Jover al frente de la presidencia. Estudios de viabilidad Después de haber encargado varios estudios de viabilidad, ahora los tres presidentes- -Xabier de Irala (BBK) Carlos Etxepare (Kutxa) y Gregorio Rojo (Caja Vital) -pretenden que esa colaboración se convierta en una fusión, pero son conscientes de que, dada la naturaleza de las cajas, necesitan además de las autorizaciones correspondientes de los reguladores, el respaldo político. No obstante, en algunos medios muy próximos a las cajas también se apunta la posibilidad de que la fusión esté siendo forzada desde el lado político, y más concretamente desde el PNV. Ayer, el PSOE, que en prin- cipio se mostró reacio a esta operación, señaló de forma oficial a ABC que consideraba el proyecto de fusión como positivo aunque también matizó que no había tomado ninguna decisión, pues todavía estaban analizando la documentación. Desde el PP, el parlamentario vasco Antón Damborenea indicaba que las cajas no les han presentado ninguna documentación relativa al proyecto de fusión; sí, en cambio, a la dirección nacional del partido, que ha valorado el proyecto como económicamente razonable aunque precisan que tiene un gran componente político, en referencia a la posible desaparición de Caja Vital. No obstante, el PP ha dejado la respuesta oficial en manos de la dirección regional, que ayer tarde se reunió para analizar la situación y hoy la dará a conocer. Pero ayer mismo se quitó presión, ya que tanto el Ayuntamiento de Vitoria como la Diputación de Álava, am- bos gobernados por el PP, se opusieron a la fusión. El alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, dijo que el rechazo a este proyecto se debe a que consideran que sigue siendo prioritario para los intereses de los ciudadanos de esta provincia que siga existiendo Caja Vital, ya que su desaparición perjudicaría el de- BBK, Kutxa y Caja Vital presentaron hace 20 días un borrador de intenciones al PNV, al PSE y a la dirección nacional del PP Génova deja la llave para dar el visto bueno a la operación a sus dirigentes políticos en el País Vasco sarrollo social y económico de Álava, informa Ep. La única posibilidad de no oponerse a este proyecto es que se dé alguna garantía jurídica- -tipo acción de oro -para que Caja Vital no se diluya en esa fusión. Al margen de los partidos, las tres cajas han iniciado una serie de consultas a nivel de los principales dirigentes de ayuntamientos y diputaciones vascas, y están a la espera del resultado de este sondeo para dar el salto definitivo si obtuvieran un respaldo político amplio. BBK y la Kutxa convocaron a los sindicatos presentes en ambas cajas para explicarles durante la tarde de ayer y hoy el mencionado proyecto. La idea de fusionar a las tres cajas vascas se remonta a 1990, durante el gobierno de Ardanza, cuando se produjeron las fusiones de las cajas municipales y provinciales, y es un proyecto con el que también se siente identificado Ibarretxe.