Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 7 2005 Cultura 53 El Papa Benedicto XVI se resiste a la magia de Harry Potter b Siendo cardenal, felicitó por carta a Gabriele Kuby, autora del libro Harry Potter: ¿Bueno o malo? en lo que era su primera referencia sobre el joven mago JUAN VICENTE BOO, CORRESPONSAL ROMA. La magia de Harry Potter habrá conquistado a millones de lectores, pero no ha hecho mella en el Papa, según dos breves cartas que escribió cuando todavía era el cardenal Ratzinger a una estudiosa alemana, Gabriele Kuby, autora de un libro crítico con el mundo del pequeño mago. El 7 de marzo de 2003, Ratzinger le agradecía el envió de su libro, Harry Potter: ¿bueno o malo? y elogiaba que usted haga un poco de luz sobre Harry Potter, porque se trata de seducciones sutiles, que actúan sin que se note, distorsionando profundamente el cristianismo en el alma antes de que pueda crecer correctamente La escritora le preguntó si podía hacer pública la carta, a lo que el cardenal respondió el 27 de mayo con unas breves líneas: le doy con mucho gusto el permiso para dar a conocer mi opinión sobre Harry Potter Aunque atorizara a que se publicara su opinión, el entonces cardenal Ratzinger, protagonista continuo en los debates culturales, nunca se refirió al pequeño mago en ninguno de sus centenares de artículos, conferencias y entrevistas. En esa línea, un portavoz del Arzobispado de Westminster manifestó ayer que, aunque los comentarios del actual Papa fuesen duros, los católicos tienen libertad de opinión. El desahogo de Ratzinger procedía, en parte, de su desacuerdo con un sacerdote británico, Peter Fleetwood, coautor de un documento del Vaticano sobre la New Age Durante la presentación, un periodista le preguntó si habría que meter en el mismo saco la magia de Harry Potter, y Fleetwood respondió que probablemente nadie en esta sala habrá crecido sin hadas, magia y ángeles en su mundo imaginario. No es una ideología anticristiana. La intención de J. K. Rowling, si no me equivoco, es ayudar a los niños a distinguir entre el bien y el mal Ratzinger opinaba de otro modo, y por eso sugirió con cierta malicia a Gabriele Kuby que enviase su libro también a Fleetwood. En todo caso, la publicación oportunista de las cartas en Internet, en vísperas del lanzamiento de la sexta entrega, contribuirá a aumentar la publicidad y las ventas. Hace dos años, cuando Fleetwood hizo su comentario, parte de la prensa británica tituló erróneamente: El Papa se alinea con Harry Potter Hoy podrá titular, igual de erróneamente, justo lo contrario, con la consiguiente alegría de los editores. Daniel Barenboim, ayer, junto a Alberto Ruiz- Gallardón, alcalde de Madrid, y Alicia Moreno, concejal de las Artes JULIÁN DE DOMINGO Barenboim eleva su música en profundo homenaje a las víctimas de Londres El músico dirige hoy en la Plaza Mayor la Novena sinfonía de Beethoven b Barenboim mostró su preocupación por la pérdida de fuerza que está sufriendo la música clásica, para lo que recomienda entender la profundidad de su contenido ISABEL AGUILAR MADRID. Nada hacía presagiar que el regreso a Madrid del director de orquesta y pianista Daniel Barenboim y la Orquesta y Coro de la Staaskapelle de Berlín estaría empañado por repetidas notas de luto, consecuencia de una nueva sacudida del terrorismo en Europa. El concierto que el pasado año rindiera homenaje a las víctimas del 11- M, se repite con exactitud en esta nueva ocasión, en la que el músico y la orquesta más antigua de Berlín, regresan a la Plaza Mayor madrileña (22.00 horas) para rescatar la Novena Sinfonía de Beethoven. Barenboim quiso acentuar ayer, durante la presentación del concierto programado dentro de Los veranos de la villa y de carácter gratuito, en la que estuvo acompañado por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, la importancia de la música para enrique- cer la vida de los individuos manifestando su preocupación porque hemos hecho más pobre el contenido de la música, separándolo del resto de la sociedad y alejándolo de la educación de las personas. Ahora- -continuó- está al alcance de todo el mundo y, sin embargo, ha perdido fuerza Y añadió: Hay que incluirla en la educación y aceptar su carácter ambivalente: por un lado, evasión de la vida cotidiana y por otro, instrumento para entender el mundo Por último, Barenboim considera fundamental el entendimiento profundo del contenido de la música ÓPERA Parsifal Autor: Richard Wagner. Dirección musical: Daniel Barenboim. Dirección escénica: Bernd Eichinger. Intérpretes: H. Müller- Brachmann, C. Fischesser, R. Pape, B. Fritz, J. Schmeckenbecher, M. Schuster, P. Jürgen Y. Yang. Orquesta y Coro de la Deutsche Staatskapelle de Berlin. Lugar: Teatro de la Maestranza, Sevilla. HISTÓRICO ESTRENO RAMÓN MARÍA SERRERA l estreno absoluto de Parsifal en Sevilla, que protagonizó Daniel Barenboim con la compañía de la Staatsoper de Berlín en pleno, queda para la historia lírica de nuestra ciudad. Musicalmente, fue una representación antológica, de referencia. Con esta orquesta en el foso, con este coro sobre las tablas y con un elenco de auténtico lujo de voces solistas genuinamente wagnerianas, todo tenía nece- E sariamente que funcionar. Y si en el podio estaba el mejor músico vivo que hoy puebla el firmamento musical, pues aquí no hay más trucos. Interesante e innovadora la producción y la dirección de escena de Bernd Eichinger, que tanta controversia despertó en su reciente estreno berlinés. Muchachas en flor enlutadas; desolador y gélido parque neoyorquino; moderna tribu urbana con cadenas, navajas y peinado punk en vez de los caballeros en torno a le mesa de un inexistente Santo Grial en el último acto; abuso de la proyección desde el retroescenario... Ese no es el Parsifal de nuestro imaginario, pero resulta interesante y muy original, aunque no afloró en ningún momento el espíritu de unción y de religiosidad, de profunda y poética espiritualidad, del postrero título wagneriano. No hablo de Barenboim como director y concertador. A estas alturas huelga comentar cómo concibe y dirige la música de Wagner. Hoy por hoy, es el más fiel ejecutor de la música del genio de Leipzig. Bajo sus órdenes, la orquesta berlinesa ofreció una deslumbrante exhibición de registros expresivos y dinámicos. Denso, envolvente, de embriagadora e hipnótica sonoridad ese tercer acto que no olvidaré mientras viva. De lujo el coro de Deutsche Staatsoper, todos en emisión fundida, templada, vocalizando y cantando con unción. Y en cuanto a las voces solistas, difícil sería analizarlas de forma pormenorizada. Estos cantantes pertenecen a una raza distinta, por su incisividad, su manera de proyectar, su caudal canoro, su maratoniana resistencia física, su manera de dominar el canto declamado a veces sobre difíciles apoyos armónicos. La Schuster se llevó la mayor ovación de la noche por encarnar a una Kundry de libro, protagonista de un segundo acto de ensueño en su diálogo con un poderoso y maléfico Klingsor (Jochen Schmeckenbecher) de caudalosa vocalidad. René Pape es hoy una de las más grandes voces wagnerianas y un Gurnemanz de referencia. De lujo el Anfortas de Hanno Müller. Lo mismo cabe decir de Chistof Fischesser como Titurel. De ensueño las seis muchachas en flor. Y de autentica proeza la actuación de Burkhard Fritz como Parsifal.