Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 7 2005 Sociedad 47 Descifrado el genoma de los parásitos que provocan tres enfermedades devastadoras Abre vías de investigación para obtener medicamentos y vacunas eficaces b Los tres patógenos comparten La NASA aún desconoce la causa del fallo que impidió lanzar el Discovery P. RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Tras vaciar el tanque externo y realizar múltiples pruebas, la NASA aún desconoce la causa de las erróneas lecturas ofrecidas por uno de los sensores de combustible que el miércoles obligó a cancelar el lanzamiento del Discovery. Los responsables de la misión han indicado que teóricamente sería posible realizar un nuevo intento este domingo, pero reconociendo que se trata de una previsión muy optimista han planteado la necesidad de varios días para detectar el fallo en una parte esencial durante la delicada maniobra de despegue. El sensor defectuoso ofrece de forma intermitente lecturas erróneas. Para averiguar la causa de esta avería, la Agencia Espacial de Estados Unidos ha organizado doce equipos de ingenieros, tanto de la NASA como de contratistas. Si uno de estos sensores cierra prematuramente el suministro de hidrógeno líquido y apaga los motores de forma anticipada, el shuttle no puede alcanzar su órbita espacial. Si los sensores funcionan tarde, el motor seguiría operando con oxigeno líquido, lo que podría resultar una catástrofe. El 14 de abril, dos de estos sensores críticos funcionaron mal durante un ensayo con un tanque exterior lleno de combustible. Estos sistemas respondieron adecuadamente durante un segundo ensayo realizado con el mismo tanque el 20 de mayo. Seis días después, el tanque exterior fue reemplazado pero los responsables decidieron el 6 de junio que no se necesitaban más pruebas. Geografía y epidemiología Leishmaniasis: Es endémica en 88 países y mantiene en riesgo a 350 millones de personas, de los cuales 12 están infectados. Puede producir daños en órganos internos, lesiones cutáneas y mutilación de nariz y boca. Una de sus variantes mortales, la visceral, está aumentando debido a coinfecciones con el VIH y a epidemias en India y Sudán. Enfermedad del sueño: Amenaza a 55 millones en 36 países, la mayoría en el África subsahariana. La parasitosis está transmitida por la mosca tse- tsé. Provoca un trastorno debilitante y sufrimiento mental. Sin tratamiento, es mortal. En los países afectados más de la mitad de la población de las aldeas a las que afecta puede caer enferma. Chagas: Se concentra en Iberoamérica, donde hay 18 millones de infectados. Provoca lesiones irreversibles del corazón y los intestinos. La enfermedad se transmite también por transfusiones de sangre y de la madre al bebé. jidos, evaden los sistemas inmunológicos y causan enfermedades, incluso la muerte, en los organismos que infectan. Con la identificación de los genes de los parásitos se pueden localizar aquellos que son vitales para su supervivencia, marcando posibles dianas terapéuticas. características similares y transmiten, tras alojarse en insectos, las enfermedades del sueño y de Chagas y la leishmaniasis G. Z. MADRID. Científicos del Instituto de Investigación Genómica de Rockville (Estados Unidos) y del Instituto Sanger de Wellcome Trust (Reino Unido) han descifrado y comparado los genomas de los tres parásitos responsables de las enfermedades del sueño y de Chagas, así como de la leishmaniasis. Las enfermedades son endémicas en varias zonas de los continentes americano y africano, afectan a millones de personas y permanecen en el olvido, sin tratamientos adecuados en la mayor parte de los casos. La secuenciación del genoma y el análisis detallado de estos organismos unicelulares de la familia Tripanosomatidae identifica genes específicos de cada parásito, pero también 6.200 que se encuentran presentes en los tres, en orden similar. Con el hallazgo, que publica hoy Science se abre la vía para el desarrollo de medicamentos y vacunas, actualmente inexistentes. Los pocos tratamientos disponibles son inadecuados debido a la resistencia, toxicidad o el coste económico. Los tres patógenos comparten muchas características. Cada uno de ellos se transmite de la misma forma, mediante diferentes insectos, infectan te- SCIENCE Niño con la enfermedad de Chagas, con síntomas en su ojo derecho Dianas terapéuticas Pero también, como otra vía para el desarrollo de medicamentos, se pueden concentrar los esfuerzos en las proteínas específicas de cada parásito, inten- tando anular su potencialidad. En este sentido, los investigadores descubrieron numerosas codificaciones de genes de enzimas desconocidas para los seres humanos. Al tener menor capacidad de infectar, también pueden convertirse en dianas para el desarrollo de fármacos. La lucha contra el organismo que causa la enfermedad del sueño Tripanosoma cruzi parece ser la menos prometedora en las vías que abren estas investigaciones, debido a que estos parásitos son muy hábiles para escapar del sistema inmunológico.