Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 VIERNES 15 7 2005 ABC Sociedad Los alumnos de 4 de Secundaria pueden repetir curso dos veces con la nueva ley El borrador de la LOE lo condiciona a que no lo hayan hecho en ningún curso de ESO b El nuevo texto incluye también la Reacciones Nicolás Fernández Vicepresidente del sindicato Anpe El anteproyecto es inconcreto y deja demasiados asuntos en manos de las autonomías. Además, el hecho de que deban decidir los profesores si un alumno de ESO pasa de curso con tres suspensos puede provocar enfrentamientos entre docentes de diferentes áreas. Otro asunto que el texto deja indefinido es la fecha de celebración de las pruebas extraordinarias. Una vez más, no resuelve el problema propuesta de una prueba extraordinaria al terminar 4 de Secundaria, sobre las asignaturas que los alumnos no hayan superado M. ASENJO, R. BARROSO MADRID. El proyecto de ley Orgánica de Educación (LOE) que se encuentra en proceso de dictamen por parte del Consejo de Estado, establece la repetición de curso como última solución para los alumnos que no superan los objetivos marcados en la enseñanza obligatoria, ya que sus redactores prefieren dar mayor realce a la evaluación continua y a las medidas de refuerzo para superar las asignaturas. En Primaria, la normativa es idéntica a la que se contiene en la aplazada ley de Calidad (LOCE) según la cual los escolares podrán permanecer un curso más en cada ciclo (de los tres que la componen) y una sola vez por etapa. En Educación Secundaria Obligatoria (ESO) las cosas son bastantes diferentes. El alumno podrá repetir curso una sola vez y dos veces como máximo dentro de la etapa según se señala en el texto del mencionado borrador, que introduce una novedad respecto al anteproyecto inicial. Ésta consiste en que excepcionalmente el alumno podrá repetir una segunda vez en 4 de la ESO, siempre que no lo haya hecho en cursos anteriores de la etapa. Esta posibilidad permitirá al estudiante permanecer hasta tres años más en el sistema educativo obligatorio que fija el límite en los 16 años, es decir, al concluir la Secundaria. Un grupo de alumnos durante un examen en un colegio cordobés guntarse qué sucederá con quienes tengan tres materias suspensas, circunstancia que no se menciona expresamente. El texto deja en manos de las Administraciones educativas la fórmula que se adaptorá para que el equipo docente responsable de la evaluación decida si los alumnos pueden pasar de curso con tres suspensos. Sobre la obtención del título, el anteproyecto establece en uno de sus artículas que las decisiones sobre la obtención del título al final de la misma serán adoptadas de forma colegiada por el conjunto de profesores del alumno respectivo, atendiendo a la consecución de las competencias básicas y los objetivos de la etapa Fuentes del profesorado consideran que el Consejo de Estado podría modificar las normas relativas a la evaluación debido a la complejidad e inconcrección del texto. La ley de Calidad (LOCE) establecía la repetición con tres asignaturas pendientes y fijaba pruebas extraordinarias de recuperación. Precisamente, la normativa sobre evaluación y promoción es una de las que aún se mantiene vigente, ya que cuando el Gobierno decretó la moratoria de dos años en la aplicación de la reforma ya había entrado en vigor. No obstante, resulta significativo que, en este periodo de aplicación de los exámenes extraordinarios, en algunos centros públicos el porcentaje de alumnos suspensos que se presenta a las pruebas extraordinarias apenas llega al 10 por ciento. El texto de la nueva ley señala que en Bachillerato la evaluación del alumno será continua y diferenciada según las materias. Así, pasarán de primero a segundo cuando hayan superado las materias cursadas o suspendan dos asignaturas como máximo. En este caso, deberán matricularse de ellas en el segundo curso. José Campos Secretario de Enseñanza de CC. OO. La solución no está en que los alumnos repitan o no curso, sino en que el sistema educativo ofrezca a quienes no alcancen los objetivos académicos actuaciones de índole muy diferente de las que les han llevado a repetir. Aunque en algún caso convenga, puede ser contraproducente si desmotiva al alumno y lo margina del grupo de compañeros de clase San Segundo niega que la LOE vaya a suprimir la oferta obligatoria de Religión J. GUIL BARCELONA. La ministra de Educación, María Jesús San Segundo, negó ayer que la ley Orgánica de Educación (LOE) vaya a suprimir la Religión católica como asignatura de oferta obligatoria por parte de los centros. Antes de participar en Barcelona en la presentación del manifiesto Por una nueva educación pública de la Asociación Redacción confusa En todo caso, señala el proyecto que las repeticiones se planificarán de manera que las condiciones curriculares se adapten a las necesidades del alumno y estén orientadas a la superación de las dificultades detectadas Sin embargo, y en opinión de los expertos, el apartado 3 del artículo 28 del borrador es confuso en relación con el número de asignaturas con las que se podrá pasar de curso, ya que determina que no habrá decisión negativa cuando el alumno no haya superado los objetivos en dos o menos materias, ni positiva cuando no los haya superado en cuatro o más materias Ante esta redacción, cabe pre- de Maestros Rosa Sensat, San Segundo admitió que en la disposición adicional segunda del nuevo borrador de la LOE se han producido modificaciones para aclarar su contenido, pero sigue diciendo lo mismo Las enseñanzas de religión deben ajustarse a los acuerdos con la Santa Sede dijo. Como publicó ABC el 7 de julio, el borrador de la LOE suprime una redacción anterior en la que se establecía que la asignatura de Religión católica sería de oferta obligatoria para los centros y de libre elección para los alumnos. La redacción ha cambiado, pero el contenido es el mismo. Sigue diciendo que las enseñanzas de religión se atendrán a lo dispuesto en los Acuerdos, y éstos establecen su obligatoriedad sentenció la ministra. Prueba extraordinaria El borrador de la LOE incluye también una prueba extraordinaria al finalizar 4 de ESO, sobre las materias que los alumnos no hayan superado. También esta decisión ha suscitado controversia en amplios sectores educativos, por entender que el legislador debería ser más preciso al fijar las fechas de las pruebas. El último informe del Consejo Escolar del Estado propuso que los exámenes extraordinarios se celebren en septiembre, pero Educación no ha atendido esta sugerencia tal como ha ocurrido con la mayoría de las enmiendas del Consejo.