Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional ATENTADOS DE LONDRES OTROS ESCENARIOS VIERNES 15 7 2005 ABC Homenaje a las víctimas del 7- J ante la Embajada británica en Madrid ABC. Numerosos ramos de flores, velas AFP y mensajes de apoyo fueron depositados ayer por ciudadanos anónimos ante la Embajada del Reino Unido en Madrid, donde se guardaron dos emotivos minutos de silencio en homenaje a las víctimas de los atentados del 7- J en Londres. En la capital de España, el Congreso de los Diputados, la Bolsa y el Palacio de la Moncloa fueron escenario del tributo a las víctimas. Un nutrido grupo de personas- -en su mayoría empleados de la legación diplómática- -encabezadas por el embajador de Gran Bretaña, Stephen Wright, (en la imagen) se unieron al homenaje de los madrileños. EE. UU. probará sistemas antimisiles en aviones de tres aerolíneas comerciales La instalación de estos dispositivos costaría 11.000 millones de dólares han recibido 45 millones de dólares para probar la eficacia de los sistemas, diseñados para hacer frente a lanzaderas de misiles al hombro MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Los atentados de Londres han sido un llamada de atención para los sistemas de transporte urbanos, pero al Gobierno de EE. UU. le ha recordado, también, lo vulnerables que son los aviones ante un simple misil lanzado a hombro por lo que ha ordenado pruebas de sistemas antimisiles en aviones comerciales. Estas unidades de defensa tienen ya muchos años de uso en aviones militares, e incluso los estudios para la adaptación de esta tecnología a aparatos de uso comercial están en marcha desde hace tres años. Pero el alto coste de la instalación y el mantenimiento, así como las dudas sobre su seguridad en vuelo, han disipado el interés oficial. Los analistas sugieren, sin embargo, que el coste económico que uno de estos ataques tendría en el sector, y con ello en toda la economía, superaría con creces los 11.000 millones de dólares que se calcula costaría instalar estos antimisiles en los 6.800 aviones comerciales que tiene EE. UU. Dos compañías, la estadounidense Northrop Grumman y la británica BAE System, han recibido cada una contratos por valor de 45 millones de dólares para probar la efectividad de los sistemas desarrollados. La primera ha anunciado que lo hará en aviob Dos firmas de armamento nes Boeing 747 de Northwest y MD- 11 de la flota de mensajería de Federal Express, mientras que la segunda ha llegado a un acuerdo con American Airlines para hacerlo en aviones que no estén en uso. Se estima que equipar los aparatos costará al menos un millon de dólares por avión, y el mantenimiento anual de este sistema en la flota estadounidense sobrepasará los 2.000 millones de dólares. Con todo lo escalofriante que resultan estas cifras, los números palidecen ante las estimaciones del estudio realizado por Cato Institute, llamado Volando cielos poco amigos: Defendernos de la amenaza de los misiles de hombro Según dicho estudio, si los terro- ristas lograran derribar un avión comercial en EE. UU. sería muy difícil restaurar la confianza de los pasajeros. Tan sólo detener el tráfico aéreo durante una semana para adoptar medidas supondría pérdidas de 15.000 millones de dólares. La idea no es descabellada. Se calcula que hay unas 150.000 lanzaderas de hombro para misiles sin control en el mundo, y el FBI estima que desde los años 70 se han producido ya una treintena de ataques que se han cobrado 550 vidas. Entre los intentos contra aparatos comerciales destaca el ataque fallido, en noviembre de 2002, contra un avión israelí que acababa de despegar de Mombasa (Kenia) con 271 pasajeros a bordo. El año pasado, uno de estos misiles alcanzó a un avión de DHL cuando salía del aeropuerto internacional de Bagdad, pero afortunadamente logró evitar la tragedia con un aterrizaje de emergencia. Por su parte, las fuerzas militares de EE. UU. los sufren a diario en Irak y Afganistán. Por este motivo, los legisladores norteamericanos se impacientan con la lentitud del Gobierno en ponerlo en práctica, y algunos trabajan en un proyecto de ley que obligaría a las aerolíneas a implantarlos en apenas seis meses a partir de que se terminen con éxito las pruebas actuales. Pese a que estas pruebas empezarán en septiembre, y sus resultados pueden estar en manos del Congreso a principios del año que viene, muchos dudan de que el plazo de seis meses sea posible, ya que el presupuesto oficial para 2006 no incluye más que 110 millones de dólares para este apartado. Los analistas insisten en que el Gobierno no tendría problemas para eliminar otros gastos y obtener lo que supondría menos del 1 de su presupuesto. Annan pide al mundo que se una a la alianza de civilizaciones que propuso Rodríguez Zapatero M. GALLEGO NUEVA YORK. La alianza de civilizaciones que propusiera José Luis Rodríguez Zapatero ante la Asamblea General de la ONU, en septiembre pasado, para cerrar la brecha que separa al mundo islámico del occidental, recibió ayer el importante espaldarazo del secretario general, Kofi Annan, que en un comunicado pidió a la comunidad internacional que se sume al proyecto. Los recientes acontecimientos extienden la sensación de una amplia brecha de falta de entendimiento entre las sociedades islámicas y occidentales, un ambiente que ha sido explotado y exacerbado por los extremistas de todas las sociedades dijo Annan. Para este ambicioso proyecto, que ahondará en el campo de la imagen y de las percepciones erróneas de unos y otros, España cuenta con un socio importante que hará de puente entre ambas culturas: Turquía. El país otomano- -que aspira a integrarse en la UE- -atraerá a otras naciones islámicas. El proyecto ha recibido ya el apoyo de 15 países- -forman el Grupo de Amigos de la Alianza de Civilizaciones que han expresado su interés en participar en el fondo que se ha constituido para financiarlo. Estos países compartirán con España, Turquía y la ONU la selección de eminencias para el futuro grupo de sabios anunciado ayer, que mantendrá cuatro reuniones antes de presentar su informe de iniciativas a finales del año que viene. La primera de estas reuniones se celebrará en Madrid el otoño próximo, y la última en Turquía. El Gobierno español advirtió de que las medidas, dirigidas sobre todo al campo de la educación e internet, no darán resultados inmediatos, sino que se verán a medio y largo plazo.