Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 7 2005 Nacional EL LABERINTO VASCO 13 El Gobierno mejorará el cuartel de Inchaurrondo, símbolo del acoso a ETA El Consejo de Ministros dará hoy luz verde a la contratación de las obras para la construcción de una residencia colectiva y de un edificio de usos auxiliares en el cuartel de la Guardia Civil de Inchaurrondo, en San Sebastián. El importe máximo de licitación de las obras será de 21.079.792,88 euros. La reforma permitirá superar las deficiencias de espacio y de habitabilidad que presenta el cuartel, integrado por edificios inicialmente diseñados como viviendas. Las obras tienen un plazo de ejecución de dos años y se financiarán con cargo a los Presupuestos Generales de 2005 (798.377,29 euros) 2006 (11.147.149,04 euros) y 2007 (9.134.266,55 euros) El cuartel de Inchaurrondo es uno de los mayores baluartes en la lucha contra ETA. Los nacionalistas vascos, pese a ello, piden desde hace mucho tiempo su desmantelamiento. Patxi López quiere preservar su territorio ante el puenteo de Ibarretxe con Rodríguez Zapatero. Sabe que de lo contrario, corre el riesgo de caer en la total irrelevancia Madrid- Vitoria, puente aéreo POR CHARO ZARZALEJOS Precisamente, Barreda se mostró ayer partidario de investigar a EHAK porque, a su juicio, existen indicios suficientes y no se puede hacer la política del avestruz ni mirar para otro lado También, señaló que el fiscal general del Estado debería haber actuado contra esta formación política con anterioridad a la decisión del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande- Marlaska. Creo que hay que investigar esas cosas, hay que saberlo todo y la verdad es que da la impresión de que hay indicios suficientes que justifican la investigación indicó a Telemadrid. No obstante, no quiso hacer juicios de valor sobre los motivos que justificaron que no se iniciara el proceso de ilegalización del PCTV. Dos cráneos privilegiados Por su parte, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, dejó claro en Murcia que va a ser muy difícil recuperar el consenso porque el Gobierno ha roto los ejes fundamentales de la lucha antiterrorista. Asimismo, comentó que el hecho de que los presos etarras lleven camisetas de Partido Comunista de las Tierras Vascas es una confirmación de lo que todos- -excepto dos cráneos privilegiados como el fiscal general del Estado y Zapatero- -sabíamos: que EHAK es el brazo político de ETA en el País Vasco MADRID. Juan José Ibarretxe ha superado el último protocolo. Con la visita al Palacio de la Zarzuela, el lendakari vuelve a Vitoria para, en las próximas semanas, ultimar el inicio de un septiembre que se promete lleno de noticias. Ayer no quiso hablar, pero sí hubo nota oficial: Ibarretxe había comunicado al Monarca su disposición al diálogo para afrontar los nuevos tiempos. En realidad, el lendakari lleva apelando al diálogo desde el año 2000. De momento, los nacionalistas vascos miran a Cataluña y toman nota, porque no van a ser menos. Los nacionalistas catalanes, y con ellos el PSC, o por lo menos Pasqual Maragall, han interiorizado que ahora o nunca Y es natural que así sea. ¿Cómo no van los nacionalistas a poner toda la carne en el asador cuando es el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien relativiza en el Senado el concepto nación ¿Cómo renunciar a ser ellos los que diseñen el Estado si la doctrina establecida es que cada cual plantee lo que quiera, de manera que el Estado sea el resultado de un cúmulo de apetencias? En Ferraz y en Moncloa sostienen que todo va a salir bien pero también perciben que comienza el baile sobre el alambre. Y los más realistas auguran que va a ser muy difícil recortar expectativas cuando se han abierto todas las puertas que las alimentan. Pero el panorama territorial no se agota en Cataluña. A expensas del acuerdo que se alcance en Galicia- -si Cataluña es nación ¿con qué argumento se le puede negar ese título a Galicia? ahí está Vitoria. De momento, en Euskadi se libra un pugilato por los liderazgos. El dirigente de los socialistas vascos, Patxi López, llegó a Ferraz con un mensaje muy claro: Euskadi es mi territorio Reclamaron los socialistas vascos su propio espacio. Saben que Ibarretxe es especialista en el puenteo Siempre ha sido así. Mientras se pueda hablar Saltan alarmas por las exigencias del término nación y de incluir la financiación en los estatutos ¿Es inmovilista y trasnochado afirmar que todos somos iguales y que queremos seguir siéndolo? CHEMA BARROSO con el número uno, es decir, Moncloa, los de Vitoria no dejan de ser circunstanciales sin capacidad de decisión. Nada se va a hacer sin contar con nuestra opinión aseguraba el portavoz del PSE en la Cámara de Vitoria, Rodolfo Ares. En ese nada no se incluye el eventual proceso de pacificación. Eso le corresponde al presidente En Bilbao, y de manera pública, el mismo Patxi López advertía al PNV que no le puenteara; pero los nacionalistas, que conocen el juego, han interiorizado que Zapatero ha hecho tal apuesta que naturalmente nuestra referencia, el que nos interesa, es él, aunque el PSE sea un interlocutor necesario, como todos los demás en el Parlamento vasco López quiere preservar su territorio, porque de lo contrario corre el riesgo de la total irrelevancia. En esas está también Ibarretxe, quien ya ha advertido que no va a renunciar ni a condicionar su interlocución con Moncloa, y si alguien tiene que compartir liderazgo con Rodríguez Zapatero es él, y no Patxi López, que, no hay que olvidar, tiene 18 escaños sobre 75 en el Parlamento de Vitoria. El próximo mes de septiembre vendrá Ibarretxe a Moncloa y vendrá con la puesta en marcha del denominado Consejo Político para la Normalización, porque, eso sí, el proceso de elaboración del nuevo Estatuto para el País Vasco lo va a liderar él y lo va a hacer sobre la base del derecho de autodeterminación. En la sede socialista de Ferraz dicen que no le van a dar a él lo que no van a dar a los catalanes. Si Cataluña obtiene lo que se reclama en el proyecto de Estatuto, reclamar la autodeterminación se hace innecesario. Saltan algunas alarmas por la exigencia del término nación o por incluir la financiación en el articulado estatutario. Pero más significativo que esto, o por lo menos igual, es que tanto en el proyecto catalán como en el proyecto vasco se arroguen la potestad de regular los derechos civiles y políticos de sus respectivos ciudadanos. ¿Es incorrecto, inmovilista, jacobino y trasnochado afirmar que todos somos iguales y que queremos seguir siéndolo? Es verdad que en el Partido Popular hay pasillos y dimes y diretes, pero en el PSOE no cabe hablar de unanimidades y entusiasmos compartidos. El poder es un buen antídoto para el desasosiego, pero el poder también es efímero y, como muchos socialistas nos recuerdan a los periodistas, José Luis Rodríguez Zapatero no es Felipe González