Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional ATENTADOS DE LONDRES MEDIDAS EN LA UNIÓN EUROPEA JUEVES 14 7 2005 ABC Los ministros de Interior diseñan una directiva de control de comunicaciones Los Veinticinco guardarán dos minutos de silencio a la una de esta tarde b La actitud del francés Sarkozy Clarke agradece el apoyo de España tras el atentado E. S. BRUSELAS. El ministro británico del Interior, Charles Clarke, se reunió ayer en un aparte con su colega español José Antonio Alonso, para expresar su agradecimiento al Gobierno y al pueblo español por el apoyo mostrado tras los atentados de Londres. El ministro británico agradeció el envío de material y expertos españoles a Gran Bretaña y recordó el hecho de que Alonso fue de los primeros en telefonearme para expresarme su solidaridad con el Gobierno y la población Alonso y Clarke tienen una buena relación personal y debido a ello celebraron esta reunión bilateral minutos antes de empezar el consejo, en la que no se trataron temas específicos. El británico quiso señalar así el hecho de que hubiese sido Alonso quien propuso convocar esta reunión extraordinaria. fue un elemento que introdujo confusión y zozobra en un consejo previsto para respaldar al británico Charles Clarke ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. Los ministros de Interior de la Unión Europea dieron ayer su apoyo caluroso y explícito a su colega británico, Charles Clarke, y acordaron hacer un esfuerzo especial para poner en práctica los mecanismos que ya están sobre la mesa en materia de lucha contra el terrorismo. Fue una reunión más simbólica que efectiva, aunque los observadores consideran que en estas circunstancias, los símbolos son muy importantes. Con la única excepción discordante del titular francés, Nicolás Sarkozy, que llegó tarde y se fue pronto, justo el tiempo de organizar una pequeña trifulca con el ministro británico y con todos los demás por el anuncio de que Francia ponía en marcha las excepciones previstas en el Tratado de Schengen para aumentar el control fronterizo. Como se trataba de una reunión extraordinaria, nadie esperaba que se diesen pasos concretos más allá de escenificar el consenso en incrementar la cooperación en la lucha contra el terrorismo. Unánimemente se ha dicho que debemos hacerlo mejor. Y esto no es un reproche, sino un objetivo dijo Clarke, que ha inaugurado una presidencia en la que se hace especial hincapié en que los compromisos tienen también una fecha concreta para su adopción. En este caso, hasta octubre no habrá ocasión de que los ministros se vuelvan a reunir con capacidad decisoria. Ahora, después del atentado de Londres, los ministros se han centrado en la reglamentación sobre los datos de las comunicaciones para obligar a las compañías a mantener los datos esenciales de llamadas telefónicas y correos electrónicos, para que estén a disposición de la Policía en caso de que se investiguen actos terroristas. La medida ya está prácticamente diseñada en un proyecto de directiva de la Comisión Europea, pero todavía no se puede poner en práctica, porque hay que superar no pocas reticencias legales. El comisario de Interior, Franco Fratini, dijo que se están preparando dos proyectos paralelos, uno sobre el mantenimiento de esta información para fines policiales, y otro para reafirmar el respeto y la protección de los datos individuales. La seguridad es también un derecho anterior a los demás. Sin seguridad no se puede vivir dijo. El consejo, a su vez, convocó a los ciudadanos europeos a guardar dos minutos de silencio a las doce del mediodía, hora de Londres (a la una en la Es- Charles Clarke y José Antonio Alonso conversaban ayer en Bruselas EFE Los 25 acordaron aprobar en octubre medidas para que la Policía pueda ver los datos de los móviles Francia y Holanda invocan los mecanismos de Schengen para reforzar la vigilancia fronteriza paña peninsular) en señal de duelo por la muerte de las 52 personas en los atentados del pasado jueves. Los ministros reiteraron la declaración hecha después de los atentados de Madrid en marzo del año pasado, que mantienen su absoluta determinación de combatir al terrorismo y que la amenaza de los criminales no tendrá éxito ¿Tendrán éxito los ministros del Interior en su intención de coordinar de una forma visible la política europea? El responsable de la coordinación antiterrorista, el holandés Gijs de Vries, hizo en los pasillos del consejo un recopi- latorio para tratar de explicar cómo han cambiado las cosas después del 11 de septiembre. Entonces comprendimos que se trataba de una nueva amenaza y se pusieron en marcha ciertas medidas, aunque poco después se constató que había pocos avances. Después del 11 de marzo se reforzaron aquellas medidas, entre otras la lucha contra el blanqueo de dinero, el perfeccionamiento de las medidas de identificación en los pasaportes y la completa aplicación de la euroorden. También se creó la Célula de Análisis, que estudia la información compartida Los móviles se convierten en el centro de todas las miradas en la investigación antiterrorista E. SERBETO BRUSELAS. Lo que los ministros pretenden no es que se graben las llamadas telefónicas, algo para lo que, como recordó el titular español José Antonio Alonso, se necesita una orden judicial, sino los datos objetivos de las llamadas, en casos en que esta información está sólo en manos de las compañías operadoras. Un móvil que funcione con una tarjeta prepago realiza y recibe llamadas y el titular del aparato no recibe ninguna lista de los números con los que estuvo en contacto. Sin embargo, las compañías sí pueden disponer de esa información que puede ser muy relevante en una investigación como se demostró en las investigaciones del 11- M y por ahora no están obligadas a guardarla. Lo que los ministros pretenden es que estos datos, que pue- den incluir incluso el área geográfica desde donde se realizó la llamada, se mantengan en un archivo informático, a disposición de la policía si fuera necesario en el marco de una investigación Las reservas a esta medida han venido por parte de países como Alemania, donde parece que los gobiernos regionales tienen competencias en materia de telecomunicaciones, y algunas compañías (T- Mobile) se habrían quejado por el coste que esta medida podría representar. Finlandia, una potencia en la fabricación de teléfonos móviles, teme por las repercusiones en la industria. Cuatro países (Francia, Reino Unido, Irlanda y Suecia) tienen ya en marcha esta legislación. Si el proyecto que prepara la Comisión para Octubre no resultase aceptable para los ministros, entonces la presidencia británica se propone utilizar este acuerdo como modelo para extenderlo a los demás socios comunitarios. Todos están de acuerdo en reconocer que una parte del coste tendrán que sufragarlo los propios gobiernos, para evitar que repercuta en las tarifas de los usuarios, pero según los expertos no es éste el principal obstáculo. Hay informes del servicio jurídico de la Comisión que exponen serias dudas sobre la legalidad de una medida como esta, que pasa muy cerca de los derechos a la intimidad y a la vida privada de millones de ciudadanos europeos. Y el hueso más duro de roer podría ser el Parlamento Europeo, que debe ratificar al final el trámite. Ayer los ministros se reunieron con representantes del Parlamento, para tratar de asegurarse la comprensión de la Eurocámara. La propuesta que se está barajando prevé que sea obligatorio mantener los datos de las llamadas telefónicas durante un año, y seis meses para los correos electrónicos, no los contenidos sino las direcciones que los intercambian.