Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional ATENTADOS DE LONDRES LOS AUTORES JUEVES 14 7 2005 ABC Los terroristas suicidas eran muchachos ingleses, habitantes en la geografía urbana del norte, donde comunidades de origen diverso se mezclan desde los años cincuenta, cuando llegaron en busca de trabajo en la industria textil La cuna de los jóvenes airados POR ÍÑIGO GURRUCHAGA. CORRESPONSAL LEEDS. Un chaval de 22 años, que ayuda de vez en cuando en el puesto de pescado y patatas que tiene su padre y al que le apasiona el juego del bate, la bola y la elipse. Fish and chips y cricket La Inglaterra de siempre. Hasta que se conocen el nombre del muchacho, Shedzad Tanweer, y su descricpión póstuma: terrorista suicida. La vivienda familiar está en el barrio de Beeston, en Leeds. Hileras interminables de casas adosadas construidas con ladrillo rojo y techo de pizarra. Los agentes inmobiliarios las conocen como dos arriba y dos abajo En la planta baja, la sala y la cocina, en la primera, un dormitorio y el baño. Quizás un ático. En la calle mayor, el comercio familiar, Pesquerías del Sur de Leeds Poco más abajo, Mohamed Rashid, de 56 años, que nació en Pakistán y habla un inglés impecable, está sentado con su gorro de lana, su larga barba canosa y su chilaba veraniega en el exterior de su carpintería. Conozco muy bien a su padre y a su madre. Ellos no tienen nada que ver con esto. Son buena gente. Pero los padres nunca saben en qué están metidos sus hijos nos dice. Todas las conversaciones, en un vecindario asombrado por las noticias, los policías, las televisiones... rondan sobre por qué un chico nacido y crecido aquí se volvió un iluminado que tramó su muerte y una masacre. Rashid lo tiene claro: Si se quieren suicidar, que se tiren de un balcón. El Corán no les dice que maten a otra gente cualquiera de una escuela pública cualquiera del país. Y el programa es el mismo en toda Inglaterra. Una asamblea matinal en la que el director inculca el espíritu cívico, el respeto mutuo. Celebraciones escolares de la Navidad, del Diwali hindú, del Ramadán... La ética del multiculturalismo aplicada, además, a comunidades que ahora no se sienten abandonadas. El colegio tiene un proyecto de ampliación. El Gobierno de Blair ya ha presupuestado los fondos para que la mayor parte de las escuelas de Leeds tengan edificios de nueva planta en 2007. En los años cincuenta, el primer ministro conservador Harold MacMillan animó al país a disfrutar de la expansión de la posguerra: Nunca habéis vivido mejor Y, sin embargo, el teatro y la literatura británicos habían sido sacudidos por los jóvenes airados Por John Osborne o Alan Sillitoe, dramaturgos o novelistas que expresaban la frustración de jóvenes ingleses crecidos precisamente en estas comarcas del norte. El Reino Unido, en los escenarios imaginados por Osborne y en el papel representado por Laurence Olivier, un comediante en decadencia, se sabía herido y no podía librarse del asfixiante peso del establishment La voz del norte se oyó por primera vez en la vida pública de un país que había vivido la humillación de Suez y la reducción de su gran imperio a unos cuantos puntos marcados con color rosa en los mapas escolares. Los jóvenes airados Visitó Afganistán y Pakistán Un conocido del joven Tanweer asegura, al paso, que hace medio año visitó Afganistán y Pakistán, donde permaneció nueve semanas... Fue con un grupo de jóvenes, todos de Beeston Un vecino se detiene y charla con Rashid en urdu. El otro no quiere hablar, pero luego, cuando ya se ha perdido de vista una chica que le ha saludado y que caminaba con la cabeza y el rostro descubiertos, confiesa en voz baja: Ella lo sabe todo, seguro Una de estas casas, que hace tres años costaba 25.000 euros, vale ahora 150.000. Los jóvenes encuentran trabajo en centralitas telefónicas. Leeds es ahora un enorme call center que ha sustituido a las viejas industrias. Pero Ray Broadshaw, de 38 años, uno de los pocos blancos que caminan por la calle, aún no ha encontrado trabajo. Bajo un canastillo con flores ajadas que cuelga de una farola- Beeston en flor participa en el concurso nacional de ciudades adornadas- -predice que habrá problemas. Mi mujer ha escuchado en la farmacia cómo unos hombres de unos treinta años convocaban a la gente a ir a Holbek. Esta es una comunidad unida, con mezcla racial, pero todo el mundo se habla. Estas A la industria textil de Leeds, a la de Bradford, llegaron miles de familias de Asia y del Caribe, porque el país nunca había vivido tan bien y había trabajo. El laborismo las integró políticamente. En las nuevas comunidades multirraciales nacidas entonces hay ahora otros jóvenes airados. Que viven la vida convencional del mundo rico y que acumulan una furia que creen beber del Corán, pero que se debe a las guerras del mundo y quizás también a las frutraciones de su propia vida. En Thornhill Park, un barrio de Dewsbury, donde hay menos trabajo que en Leeds, desde el cierre de una fábrica de galletas la comunidad musulmana es dominada por los Patel de la India. Emprendedores, ilustrados, viven en casas cuidadas. Desde allí viajó, el pasado jueves, el paquistaní Mohamed Khan hacia King s Cross. En el jardín trasero de la hilera de casas donde vivían Khan, su mujer y su bebé de ocho meses, abuelos ingleses empujan el columpio de sus nietas y charlan cordialmente con las vecinas, jóvenes mujeres cubiertas de negro salvo los ojos. Ellas cuelgan la ropa en un jardín que está junto a un campo grande, con postes para el rugby e hileras de cipreses. El piar de los gorrio- Establecimiento regentado en Leeds por Mohamed Tanweer, padre de Shedzad, uno de los cuatro jóvenes terroristas suicidas de Londres bombas ayudarán al Partido Nacional Británico explica Broadshaw. El vaticinio de este vecino es lúgubre: Blair no tendría que haberse unido a Bush en la guerra de Irak. Ha empeorado las cosas. Y aquí va a estallar una guerra civil. En todo el país. Se van a romper los cristales de las casas de los musulmanes. En cuanto la Policía se vaya, habrá problemas asegura Broadshaw, que precisa: Yo no participaré. Es demasiado peligroso. Vivo rodeado de asiáticos En Holbeck vivía Hasib Hussain, de 19 años, otro de los terroristas del 7- J. Algunos amigos han dicho de él que hace tiempo era un muchacho díscolo, gamberro, problemático, pero se enderezó con la religión. Dashan Singh conoce bien a sus padres. Otra familia formal. El padre se acercaba todos los días al quiosco de Singh para comprar el Daily Jung, un AP periódico en urdu. Su hijo, que se inmoló y mató indiscriminadamente a los pasajeros de un autobús en Londres, pasaba por aquí todos los días camino de la escuela. Acudía al colegio Matthew Murray hasta hace dos años. Es un edificio Si se quieren suicidar, que se tiren de un balcón. El Corán no les dice que maten a otra gente Blair no tendría que haberse unido a Bush en lo de Irak. Todo ha empeorado... Aquí habrá una guerra civil