Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Deportes TOUR DE FRANCIA DÉCIMA ETAPA MIÉRCOLES 13 7 2005 ABC D ÑA. MARÍA LUISA ZAMORA SEGOVIA, ILUSTRÍSIMA SEÑORA MAGISTRADOJUEZ DE PRIMERA INSTANCIA N 2 DE LOS DE SAN FERNANDO HAGO SABER: Que en este Juzgado y con el número 245 2005 se sigue a instancia de MARÍA JOSÉ LUINS ZALDIVAR expediente para la declaración de fallecimiento de JUAN MANUEL VILLA MARTIN, natural de Madrid, vecino de esta ciudad, de 34 años de edad, destinado en la Unidad de Operaciones especiales del Tercio de Armada, encontrándose participando en unas maniobras militares denominadas GRUFLEX 02- 04 cayó al mar y sin que tras las operaciones de búsqueda realizadas por la Armada y por el Salvamento Marítimo desde entonces se hayan tenido noticias suyas. España, no teniéndose de él noticias desde 25 de noviembre de 2004, ignorándose su paradero. Lo que se hace público para los que tengan noticias de su existencia puedan ponerlos en conocimiento del Juzgado y ser oídos. Dado en San Fernando, a uno e julio de dos mil cinco. LA ILUSTRÍSIMA SEÑORA MAGISTRADOJUEZ. EL SECRETARIO. El trío del T- Mobile, Heras y Mayo encabezan el desfile de heridos Beloki: Ha sido una etapa nefasta para el equipo y para mí J. C. C. COURCHEVEL. Los alemanes se arremolinaban unidos, como un solo hombre, un único deseo, en torno a la televisión de la sala de prensa del Tour. Presenciar en primera fila la rodilla doblada de Armstrong, su sometimiento al poder germano, la pujanza de un equipo que gasta millones de euros al año para competir contra él. Este verano había tres flechas para el arco, más que nunca (Vinokourov, Ullrich y Kloden) y hasta un gregario que ha sido podio en la Vuelta a España y mejor joven del Tour, Óscar Sevilla. A la conclusión del día, los germanos mascullaban en voz baja y reían irónicos sin decibelios. Al fin y al cabo, lo de siempre. Derrotados. La misma expectativa luminosa había germinado en el Liberty Seguros, un equipo emergente que se dio de bruces frente a la montaña. Cayó Roberto Heras, el español vencedor de tres Vueltas que asomaba pujante a su mejor colocación. No tuve buenas sensaciones desde el principio del día y al pero el nivel que tenía. He sufrido un mazazo muy fuerte, pero intentaré recuperarme Suena a punto final. Es lo que hay También cayó Beloki, cuyo caché había relanzado el puerto de entrada a Gerardmer. Me he encontrado muy mal. Ha sido una etapa nefasta para todo el equipo y también para mí, sobre todo en la última subida. Esperaba más, pero también reconozco que llevaba demasiado tiempo sin disputar una carrera importante y lo he notado Y había mínimo consuelo para Manolo Saiz, el director ilusionado. Hemos sido protagonistas durante todo el día, que era uno de los objetivos. A Beloki, después de dos años sin disputar ninguna carrera, no se le puede pedir más. De Roberto Heras esperábamos un poco más, pero es lo que hay A Iban Mayo le pudo la rabia. Llegó a meta, dio media vuelta y se negó a hablar. Se había replanteado su relación con el Tour y quería una etapa. Objetivo que se le ha puesto muy caro. Beloki llega demacrado a la meta REUTERS final he estado muy mal. Me he llevado un varapalo y no sé qué me ha pasado. Por eso espero que sólo haya sido un mal día, porque me encontraba muy bien. Hoy no me han ido las piernas. En la general ya estoy muy lejos, pero todavía tengo que esperar a ver si recu- Sus 2.645 metros convierten al Galibier en el gran coloso de los Alpes, por encima de los puertos modernos y sus estaciones de esquí. Marmotas, águilas y liebres pueblan sus laderas. Los habitantes de la zona tienen un 53 por ciento de hematocrito en la sangre Naturaleza viva en el cielo TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS Etapa 11 Courchevel 1.374 m Courchevel- Briancon Col du Galibier 2.645 m Col de la Madeleine 2.000 m HC 173 Km Briancon 1.237 m COURCHEVEL. No hay rastro de humanos antes de doce kilómetros Galibier abajo. Y en el primer pueblo, Bonne Nuit, el viajante descubre una estirpe especial. Nadie baja entre los pobladores del 53 o 54 por ciento de hematocrito. Franceses propietarios de sangre enriquecida, de un caudal de glóbulos rojos envidia de ciclistas y anémicos. Hay otra vida hacia la cima del Galibier. Un mundo en silencio, abanicado por un aura majestuosa. Sus ocupantes son las marmotas que buscan alimento mineral para no ceder a la congelación, las águilas que sobrevuelan los riscos y las liebres blancas que hurgan en las madrigueras. El Galibier te hace pequeño describe Philipe Bouvet, cronista de ciclismo de L Equipe Un puerto sin precipicios, sin alarmas en la conducción, una fina línea de asfalto que desciende por praderas inacabables y que escala hasta 2.645 metros. En la cima, con la carencia de oxígeno atravesando los pulmones, una estatua de bronce del escultor alemán Arno Brecker recuerda que el Galibier, además de una delicia para los sentidos, ha registrado heroicas batallas ciclistas. Puede helar todos los días del año, dicen los vecinos. Por algo es la carretera más alta de Francia, abierta duran- Col du Télégraphe HC 1.566 m 1 St. Michel de Maurienne 754 m Moulin- Baron 1.523 m S S 0 km 55 97,5 110 133 162 173 Km te todo el año. Y cuando alguien la encuentra cerrada por nieve, la soledad abruma. Le ocurrió a un periodista italiano. Se quedó bloqueado en la cumbre y un escalofrío recorrió su espalda en la noche. Pensó que había lobos, escapó de allí y en la estación invernal de Serre Chevalier le informaron de que hay carnívoros en el Galibier. Era el viento el que aullaba El imponente Galibier ha creado una barrera climática. En el lado oeste se cultivan arroz y patatas. En el este, no hay arroz ni patatas. Otra curiosidad del macizo que alberga 1.800 variedades de plantas, algunas de las cuales sólo crecen en el Tíbet. Los datos se cuentan a partir de Saint Jean de Mau- rienne. Hay 11,7 kilómetros de escalada hasta el Telegraphe, un falso llano de 4,5 hasta el pueblo de Valloire y 17 más hasta la cumbre del Galibier. Algo menos de 34 kilómetros en un porcentaje medio del 6,9 por ciento. En el Tour se subió por primera vez el 10 de julio de 1911 y lo hizo por el viejo túnel que abrió en 1976. Ganó un francés, Emile Georget, que tardó dos horas y 38 minutos. Por el descenso del lado opuesto se estrelló en 1935 Francisco Cepeda y murió en Grenoble. Y en su cima coronó primero Vicente Trueba (1933) uno de los muchos españoles que lo han hecho (Ezquerra, Bahamontes, Julio Jiménez, Ocaña, López Carril, Muñoz, Arrieta)