Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 13 7 2005 65 Toros FERIA DE SAN FERMÍN A uno y otro lado del río, nada Plaza de toros de Pamplona. Martes, 12 de julio de 2005. Octava corrida. Lleno de no hay billetes Toros de Juan Pedro Domecq, desiguales dentro de una presentación correcta y voluminosa; muy pobres de casta, poder y fondo en general, destacó el mansito y muy noble y humillado 2 y se dejaron 3 y 5 Enrique Ponce, de grana y oro. Pinchazo y media estocada atravesada. Aviso (silencio) En el cuarto, media estocada (silencio) Miguel Abellán, de malva y oro. Estocada ladeada. Aviso (oreja) En el quinto, media estocada y descabello (vuelta al ruedo) Matías Tejela, de malva y oro. Pinchazo y bajonazo yéndose de la suerte (silencio) En el sexto, dos pinchazos, otro hondo y descabello (silencio) ZABALA DE LA SERNA PAMPLONA. Lo peor no es que Enrique Ponce sueñe al otro lado del río con una retirada antes o después pronta. Lo grave es que a este lado del río no vive el toreo. Lo triste es ir a una plaza con la idea de que la corrida la puedes contar sin ir y que aciertes, más o menos. Lo que desconsuela es todo lo previsible que mata la Fiesta, cuando la Fiesta es improvisación, sorpresa, el arte de torear, torear con arte, torear. Tensión, pasión, miedo, valor, quebranto y llanto; poder, admiración, tesón, gallardía y torería. Con los toros de Juan Pedro Domecq no se produjo nada, aunque algunos lo solicitaban, los menos: el fracaso del toro artista es que no hay artistas, que quienes paraban los relojes se pararon por edad y tiempo. Y Abellán, aunque triunfase a su manera, no detiene las agujas, ni trae prendida en su esportón la verdad de un cuerpo quebrando el aire fino. Contó con un lote que salvó en parte la nota baja y descastada de los juampedros, pero que reclamaba otro son, otro estar, otro ser. Ese segundo bien hecho, mansito, fácil, que se abría solo en la muleta, necesitaba, como la tarde, algo más, o mucho más, que el hacer pegado al suelo de Abellán: la cintura, el compás, el sentimiento. Otra historia a lo que se vio. La rutina de quien no se sabe si cabalga por ésta u otra orilla. Al final por ninguna. Y cortó una oreja, y nadie recordaba nada en los cien metros si- Miguel Abellán torea de rodillas al toro al que cortó una oreja guientes a la salida de la plaza. Ni las rodillas por tierra de principio de faena en los medios, ni los derechazos ligados. Toro para torero bueno, para el torero más que para el aficionado. Y si no existe ese torero, el toro se difumina en el premio menor de una oreja de la que mañana nadie hablará, como nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto. El toro de espejo no sobrevive de espejismos, sino de un reflejo brillante, profundo, de mentón hundido, de suerte cargada, de la conjunción entre calidad y calidad. Abellán es Abellán y no se pueden pedir manzanas al limonero, ni hierba a la tierra que produce cosechas en las que abunda la paja sobre el heno. El castaño quinto, más bastote, se dejó por el derecho, se acabó parando después de tres series sobre la diestra oficiosa, de oficio, de Miguel Abellán. La pesada embestida terminó por apagarse cuando la izquierda se presentó, muy parado el de Juan Pedro. El arrimón final desembocó en una vuelta al ruedo de premio, ¿y qué comparación admite con las que pasearon Serafín Marín o López Chaves? Presagiamos aquí que cuando los nombres más sonoros se pronunciasen en los carteles, la sombra respondería con una generosidad que en días anteriores ha faltado, precisamente cuando más verdad se ha percibido en el ruedo: Marín, Chaves o, por supuesto, Salvador Cortés. A Matías Tejela no le galopó nunca un toro altote, cornidelantero y abanto, al que le faltó un tranco y transmisión, pero que se dejó con pacífico juego. ¿Y qué le faltó al torero? Todo, par- EFE tiendo desde la ambición a la colocación. ¿Por dónde camina Tejela, por qué ribera del río? Que medite. Sin ninguna clase se movió el jabonero sexto. Nada. Nada. Enrique Ponce sorteó los dos peores domecq. Uno muy alto de agujas, castaño, chorreado, que no descolgó nunca, que no se desplazó, que fue tan aburrido como la faena al ineludible unipase del maestro, que con la espada quiere matar por control remoto. El cuarto, muy cuajado, largo y enmorrillado, apuntó algo en los capotes, pero se desfondó a plomo en la muleta. Nota: los presidentes vienen dando en esta feria un cante inoportuno cuando envían los avisos a punto de doblar los toros, con las espadas hundidas y barbeando la muerte. Mal. Linares Valencia Teruel Las Navas (Ávila) Ponce, El Juli y El Cid harán el paseíllo en la Feria ABC. La empresa Balañá ha cerrado los carteles de la Feria de Linares (Jaén) que se celebrará entre el 28 y el 31 de agosto. Las combinaciones son: domingo 28, toros de Domingo Hernández para Ponce, Curro Díaz y El Fandi; lunes 29, toros de Valdefresno para Francisco Rivera Ordóñez, El Cid y Tejela; martes 30, toros de García Jiménez para Finito, El Juli y Manzanares hijo; miércoles 31, toros de Sánchez Cobaleda para Bohórquez, Hermoso de Mendoza y Montes. Serafín Marín sustituirá a Gallo en San Jaime FRANCISCO PICÓ. Serafín Marín sustituirá al herido Eduardo Gallo en la Feria de Julio de Valencia el próximo día 22. Éste será el debut del matador de toros catalán en el coso de la calle de Játiva. El cartel lo completan José Ignacio Uceda Leal y el francés Sebastián Castella. Se enfrentarán a toros de Juan y Alipio Pérez- Tabernero. Por su parte, Eduardo Gallo continúa recuperándose del gravísimo percance que sufrió en la Feria de San Juan de Badajoz. Paulita, Torico de Plata al triunfador del ciclo ABC. Paulita ha sido galardonado con el Torico de Plata al triunfador de la Feria de Teruel. Otros premios son: mejor toro, Beodo el sexto de la corrida de El Casillón; trofeo del Ayuntamiento de Teruel a la mejor faena, Serranito; trofeo del Ayuntamiento a la mejor ganadería, desierto; trofeo de la Diputación a la mejor estocada, Serranito; trofeo de la peña Celestino Martín al mejor par de banderillas, Niño de Belén; trofeo de la peña Nicanor Villalta al mejor novillero, Cayetano. Diego Ventura y Sergio Domínguez, a hombros MUNDOTORO. Los rejoneadores Diego Ventura y Sergio Domínguez se repartieron ayer cinco orejas en Las Navas del Marqués. Joao Moura fue ovacionado tras sortear el lote de menos posibilidades. Con tres cuartos de entrada, se lidiaron utreros de Barcial, colaboradores en líneas generales. Joao Moura, ovación y ovación. Diego Ventura, que sustituía a Moura hijo- -lesionado el pasado domingo en Serranillos del Valle- oreja y oreja. Sergio Domínguez, tres orejas.