Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid MIÉRCOLES 13 7 2005 ABC LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 91 742 41 04. Correo electrónico: madrid abc. es MADRID AL DÍA Madrid 2012 Ante todo, me gustaría dar la enhorabuena al equipo de Madrid 2012, que ha mostrado una gran ilusión y capacidad de trabajo. Mi opinión es que no hace falta esperar año y medio para anunciar de nuevo nuestra candidatura al año 2016. Si nuestro proyecto era el mejor, yo seguiría apostando por él. Luis María J. Gómez FLEMA MANUEL MARÍA MESEGUER Nuevos trenes El Metro se moderniza. Nuevas líneas, estaciones reformadas y, ahora, nuevos trenes. Aunque siempre me ha parecido discutible esta política de infraestructuras, me gustaría alabar la atención que se ha prestado a los discapacitados. Roberto Luque CHEMA BARROSO T ras los atentados en cadena en el subsuelo de la City londinense han menudeado los paralelismos con el 11- M madrileño en los que la balanza parece haberse volcado a favor de los británicos. Una especie de aldeanismo palurdo se ha abatido sobre las tensas imágenes, las expresiones y los afanes de los habitantes de aquel Madrid golpeado hace quince meses de modo que solamente los británicos parecen capaces de domeñar sus impulsos, contener la indignación, olvidar en el acto el terror y comportarse como si cada hora de sus vapuleadas vidas fuera un permanente five o clock tea No voy a poner a competir la taza del carajillo con la del five pero creo que los paralelismos utilizados nos dejan tullidos sin fundamento alguno. Allá los políticos que quieran sacar ventaja de equiparar actitudes. Si a una ciudad como Madrid le abren las venas a golpe de mochila explosiva a la vista de todos, como en un ensayo general de holocausto- dos centenares de muertos, miles de heridos, explosiones en directo, miedo, terror, pavor- y no se sume en el estupor paralizante es una ciudad heroica, como lo son sus servicios de voluntarios, sus sanitarios, sus policías, su ciudadanía. Sin olvidar que la sola muerte de una persona debe hacer sufrir al cuerpo social entero, Londres se ha visto golpeada por el mismo terrorismo que Madrid, pero sus muertos quedaron en el subsuelo, escondidos a la vista de los ciudadanos y las cámaras, amparados no tanto por los medios de comunicación, que también, sino por el oculto escenario en el que se desarrollaron las explosiones. Junto a la parsimonia con que se han ido dando los datos en Londres, la matanza no llevó a la sensación de angustia que se vivió con la carnicería de Madrid o al estupor y el desgarro del ataque contra las Torres Gemelas. En momentos de gran conmoción y al margen de las torpezas o los aciertos de sus dirigentes los pueblos suelen estar a la altura de las circunstancias; quizá sea el miedo el que paralice las emociones, o la necesidad de rutina lo que llame al heroísmo. Y si de flema se trata, no olvidemos la tercera votación de Singapur que nos dejó a todos con la ceja arqueada y el meñique levantado como en un five o clock carajillo