Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional ATENTADOS DE LONDRES LAS VÍCTIMAS, EN LA MEMORIA MIÉRCOLES 13 7 2005 ABC Las familias piden no publicar los nombres Anoche habían sido identificados once de los cuerpos, en un proceso muy lento para evitar errores b Scotland Yard, coordinada con una comisión presidida por un juez de paz, prosigue la difícil tarea de identificar los cadáveres de los atentados del pasado jueves I. GURRUCHAGA LONDRES. El lento proceso de identificación de las víctimas avanza penosamente. Anoche, la comisión encargada anunciaba que once de los cuerpos han sido ya identificados, mientras la Policía facilitaba los nombres de dos de las víctimas, muertas en el autobús de la línea número 30: Jamie Gordon, de 30 años, y Philip Rusell, de 29. El primero trabajaba en una firma financiera, City Asset Management. En la mañana del 7- J llamó a su oficina para informar de un posible retraso. Estaba en un autobús que unía Euston con King s Cross. Su novia, Yvonne Nash, fue fotografiada en los aledaños del lugar de la explosión, llorando, esperando el milagro de la reaparición del hombre con el que ya perfilaba planes de matrimonio. Su familia e Yvonne emitieron ayer un comunicado: Jamie era una persona amable y cariñosa, que siempre ponía a los demás en primer lugar. Era una persona vitalista, que no se tomaba las cosas muy seriamente Philip Russell estaba en el número 30 por equivocación. Como el metro no se detuvo en la estación de Moorgate, llegó a Euston, un lugar que no conocía bien, y cogió un autobús que no le llevaba en la buena dirección. También trabajaba en finanzas, en la banca JP Morgan. Llamó asimismo a la oficina para explicar su situación. Llegaría tarde. Su padre, Graham, de 62 años, dijo: Estoy llorando por su muerte. Era un chaval maravilloso, que simplemente estaba en el lugar equivocado, en el momento equivocado Muchos familiares han pedido a la Policía que no publique las identidades de sus seres queridos muertos, a la espera de que sea inevitable en la encuesta pública del juez de paz. Ciudadanos británicos observan en la estación de King s Cross una pared con fotografías de desaparecidos el 7- J REUTERS Los comercios londinenses pierden casi 40 millones de euros E. J. BLASCO LONDRES. Desde el 7- J hasta el pasado domingo, los comercios de Londres dejaron de ingresar 26 millones de libras (casi 40 millones de euros) en ventas. La expresión business as usual se ha utilizado para indicar el interés por la rápida vuelta a la normalidad en la capital británica y- business as usual -las tiendas han analizado rápidamente la caja registradora. Las pérdidas, en todo caso, han sido menores de las esperadas, según estimación del British Retail Consortium (BRC) Después del 11- S, las cifras en las tiendas volvieron a sus niveles previos en dos semanas, y esperamos que algo similar ocurra ahora indicó un portavoz al Financial Times. Clave para la recuperación será el impacto que tengan los atentados en la llegada de turistas, dado que la población de Londres ya ha vuelto a sus hábitos de compras. Si los turistas se retraen de venir a Londres, entonces el impacto de los ataques terroristas será a más largo plazo de acuerdo con la apreciación de BRC. El World Travel Tourism Council estima que el 7- J significará este año la llegada de un dos por ciento menos de turistas, de los 31 millones estimados al comienzo de temporada. Evitar errores El meticuloso proceso de verificación de identidades que lleva a cabo la Policía, en coordinación con una Comisión de Identificación presidida por un juez de paz, intenta evitar otras experiencias, como la del atentado en Bali, donde se produjeron errores que causaron aún más dolor a los familiares y allegados. Pero la protesta formal ha procedido de la familia de una mujer, de origen ghanés, Gladys Wundowa, de 51 años, que había desaparecido de su trabajo como limpiadora en una universidad de Londres. La familia conoció la noticia de su muerte a través de la televisión. Pero la culpa no es de los responsables del proceso de identificación. La oficina de prensa del University College ha pedido disculpas públicamente por informar a una cadena de televiREUTERS Tony Blair firmó en el libro de pésames: Mis profundas condolencias para aquellos que perdieron sus vidas y para sus familias que lloran su muerte. Y con mi admiración más sentida para Londres, la más grande de las capitales del mundo sión, Sky News de la posible muerte de su empleada por su propia cuenta. Y en medio de la conmoción, un lugar de internet, creado con el nombre de werenotafraid (No estamos asus- tados) se ha convertido en catalizador de reacciones a los atentados. Heridos por las bombas y gentes de todo el mundo cuelgan allí sus fotos y su mensaje de desafío a los terroristas.