Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 13 7 2005 Nacional XXV ANIVERSARIO DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL 13 Casas recuerda que el TC ha evitado la redefinición de la Constitución por normas inferiores Constitución y preservando su espíritu integrador y solidario A la insustituible tarea del Tribunal en la configuración del Estado de las Autonomías y en la consolidación de la democracia se refirió también durante su intervención la presidenta del TC, María Emilia Casas, quien destacó la vitalidad del texto fundamental, que nos devolvió a los españoles, con la libertad y el autogobierno, la genuina paz que intenta romper, y no lo logrará, el terrorismo La presidenta destacó cómo a través de su labor interpretativa, el TC ha impedido que la Constitución se redefiniera a través de normas subordinadas, tentación presente en ocasiones en los legisladores y recordó cómo los españoles disfrutamos de una Carta Magna fruto del consenso y de un clima político caracterizado por la tolerancia, la concordia y la defensa del pluralismo Casas tuvo palabras de recuerdo para los seis presidentes que le han precedido en el cargo- -en especial a los desaparecidos Manuel García Pelayo y Francisco Tomás y Valiente- -así como para los 46 magistrados que en este cuarto de siglo han contribuido a construir la sólida doctrina del Tribunal. La presidenta del TC hizo hincapié en que el éxito de la jurisdicción constitucional depende de la independencia de los magistrados que la integran así como de su capacitación profesional. Esa es su característica básica afirmó María Emilia Casas tajante. La independencia y la competencia deben primar sobre cualesquiera otras virtudes y sensibilidades que puedan acompañar a los candidatos a magistrados del Tribunal subrayó la presidenta. La intervención de Casas no olvidó reiterar la ya clásica petición- -casi reclamación- -de todos los presidentes del Constitucional: una reforma legislativa que evite que el recurso de amparo sea una tercera instancia judicial No faltaba casi nadie. La celebración del vigesimoquinto cumpleaños del Tribunal Constitucional reunió a los representantes de las más altas instituciones del Estado Encuentros difíciles TEXTO: N. C. POOL MADRID. Por unas horas, la sede del Tribunal Constitucional se convirtió ayer en la casa de todos La celebración del cuarto de siglo de vida de una institución clave en el desarrollo del Estado de las Autonomías congregó, bajo la presidencia de los Reyes, a quince presidentes de Comunidades Autónomas- -no faltaron Maragall, Ibarretxe ni Rodríguez Ibarra- a miembros del Gobierno, a representantes de los órganos constitucionales, partidos políticos y un sin fin de personalidades más, entre ellas los ex presidentes y ex magistrados del TC; el fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido; el presidente del Tribunal Supremo, Francisco Hernando; los de las Cámaras, Manuel Marín y Javier Rojo; o el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica. En el homenaje al Tribunal Constitucional y- -de paso- -a la Constitución participaron todos, hasta los que menos se identifican con lo que la institución y el texto fundamental representan. La recepción ofrecida por el Tribunal tras el acto solemne fue el escenario ideal para encuentros difíciles de ver salvo en ocasiones, como esta, excepcionales. Así, entre aperitivo y ape- Don Juan Carlos conversa con Rodríguez Zapatero EFE ritivo, Maragall intercambió algunas palabras con el presidente de Extremadura, su más crítico compañero de partido, mientras la vicepresidenta del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, conversaba con el Nuncio del Papa, Manuel Monteiro de Castro. Poco antes, el presidente del PP, Mariano Rajoy, estrechaba la mano a un solicitadísimo Ibarretxe, poco dado a participar en conmemoraciones de Estado. bunal y el firme compromiso de la Corona de servir a todos los españoles, desde el amor a España y la lealtad a la Constitución, para seguir construyendo un país unido, justo, próspero y solidario El Rey apostó también por la labor de control jurisdiccional que ejerce el Constitucional, garantía de que la acción de los poderes del Estado se ajuste a una Constitución que es esencial para poder afrontar con éxito nuestro futuro en común Pero el máximo intérprete de la Carta Magna debe acometer su función, en palabras de Don Juan Carlos, con prudencia y responsabilidad garantizando el equilibrio territorial de la El Nuncio Manuel Monteiro escucha a la vicepresidenta del Gobierno JAIME GARCÍA